.
Press releases

Vuelta

CONJUNTO FAO/OMS-CONSENSUADO EL DOCUMENTO FINAL SOBRE LOS PRINCIPIOS PARA LA EVALUACIÓN DE LOS ALIMENTOS MODIFICADOS GENÉTICAMENTE

Comunicados de prensa 02/24


Para obtener mayor información:

Señor Enrique Yeves

Tel: (3906) 5705-2518

Fax: (3906) 5705-3699/5924

E-mail: Enrique.Yeves@fao.org

Página principal FAO 


Enlaces

Para mayores informaciones contactar: John Riddle, Oficial de relaciones con los medios de la FAO, tel: 0039 06 5705 3259

ó Jorgen Schlundt, Coordinador de la OMS, Servicio de inocuidad de los alimentos, tel. móvil: 0041 79 4755468, fax: 0041 22 791 48 07

Portal de la OMS

Roma/Ginebra, 8 de marzo 2002.- El grupo de trabajo de la Comisión del Codex Alimentarius ha llegado a un acuerdo sobre la propuesta final del documento de "Principios para el análisis de riesgos de los alimentos derivados de la biotecnología", según ha anunciado hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El acuerdo, firmado el miércoles 7 de marzo, fue recibido con un gran aplauso por parte de los 226 participantes en la reunión del Grupo de Trabajo del Codex Intergubernamental sobre alimentos derivados de la biotecnología, celebrada en Yokohama (Japón).

Los principios facilitarán un marco para evaluar los aspectos nutricionales y de inocuidad de los alimentos modificados genéticamente. Definirán además la necesidad de una evaluación sobre la inocuidad anterior a la comercialización de todos los alimentos de ese tipo, basándose en un análisis caso por caso. Según la FAO y la OMS, la evaluación debe analizar tanto los efectos previsibles como los potenciales, identificar los peligros nuevos o modificados e individuar los cambios relevantes para la salud de los seres humanos, especialmente en lo que se refiere a los nutrientes clave y a los ingredientes potencialmente causantes de alergias.

Los principios establecen la necesidad de contar con autoridades que despejen las dudas en la evaluación de la inocuidad y para implementar las medidas apropiadas para la gestión de estas incertidumbres. Un enfoque posible, descrito en los principios, es el de la vigilancia después de la comercialización. Los principios facilitan también consejos relacionados con la metodología analítica y otras herramientas útiles en los casos de gestión de los riesgos. En este sector, aseguran la FAO y la OMS, el Grupo de trabajo "ha llegado a un nuevo acuerdo muy importante relativo a la localización de los productos modificados genéticamente con el propósito de facilitar su retirada del mercado cuando se dé un peligro para la salud humana".

El grupo de trabajo ha consensuado también los requisitos necesarios para evaluar las plantas modificadas genéticamente, incluidos los controles sobre sus efectos alérgicos.

El acuerdo puede constituir también una piedra angular en las negociaciones internacionales concernientes al empleo de sistemas de localización relativas a los alimentos en el comercio internacional, afirman FAO y OMS.

Los principios subrayan además que es necesario un mayor esfuerzo para mejorar la capacidad de las autoridades reguladoras, sobre todo en los países en vías de desarrollo, para poder llevar a cabo eficazmente la evaluación y la gestión de los alimentos modificados genéticamente.

El grupo de trabajo, que se reúne en Japón desde el año 2000, continuará fijando las directrices de la evaluación de riesgos para los alimentos modificados genéticamente derivados de microorganismos. Proseguirá su labor hasta marzo de 2003. Una vez concluido el documento, el Grupo de trabajo lo someterá a la Comisión del Codex Alimentarius de la FAO y la OMS, para su adopción en la próxima reunión que se celebrará en julio de 2003 en Roma (Italia).

El Codex Alimentarius o Código de Alimentación, se ha convertido en el punto de referencia capital a nivel mundial para consumidores, productores y elaboradores de alimentos, así como para los organismos nacionales de control de los alimentos y el mercado del comercio internacional. El código ha influido en la mentalidad de los productores y elaboradores de alimentos, así como en la toma de conciencia de sus destinatarios finales, los consumidores. Su influencia se extiende a todos los continentes, y su aportación a la protección de la salud pública y a los métodos correctos en el comercio de alimentos es muy importante.


Página principal FAO 

 Búsqueda 

Webmaster@fao.org

©FAO, 2002