Comunicados de prensa de la FAO 98/69
Comunicados de prensa

 Archivo 1998

Comunicados de prensa 98/69

INFORME ANUAL DE LA FAO: AUMENTA EL NUMERO DE PERSONAS QUE PADECEN HAMBRE MIENTRAS SE PREVE UN CRECIMIENTO ECONOMICO MAS BAJO EN LOS PAISES EN DESARROLLO


Roma, 26 de noviembre.- Desde el comienzo de los 90 ha aumentado el número de seres humanos que padecen hambre, sobre todo porque ha habido pocos progresos en la reducción de la pobreza. Lo indican los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en su Informe Anual sobre el Estado Mundial de la Alimentación y la Agricultura en 1998 (SOFA 98). El documento subraya el aumento del número de personas afectadas por la desnutrición a pesar de que en algunos países en vías de desarrollo las cifras relativas al hambre y a la desnutrición registren un descenso significativo.

Según el informe entre 1994 y 1996 en los países en desarrollo las personas crónicamente desnutridas fueron 828 millones, 6 millones más que en el bienio anterior. El empeoramiento de la situación no se debe solamente a los daños provocados por los fenómenos atmosféricos en las cosechas, que han desembocado en la menor disponibilidad de alimentos locales en muchos países, sino también a las restricciones al comercio exterior que vetaban la importación de alimentos para compensar el déficit nacional. A esto hay que añadir otros factores, entre ellos el crecimiento demográfico que se traduce en el aumento de la población joven y que introduce una serie de cambios en las necesidades alimentarias mínimas.

Aunque el porcentaje total de seres humanos desnutridos -sostiene el documento- haya bajado en el mismo período del 20 al 19 por ciento, el descenso no ha sido suficiente como para compensar el aumento de la población.

El informe advierte que la tempestad financiera global amenaza ahora algunos de los logros económicos -entre ellos la mayor seguridad alimentaria- de muchos países en Asia y América Latina. Su impacto negativo en las economías nacionales, en el empleo y en las perspectivas de la producción agrícola y del comercio podría desembocar en el aumento de la inseguridad alimentaria para millones de personas.

"El objetivo más urgente y al que hay que dedicar el mayor esfuerzo es el de la Cumbre Alimentaria Mundial: reducir a la mitad de aquí al 2015 el número de personas que en 1996 padecían hambre en el mundo", afirmó el Director del Departamento de Análisis del Desarrollo de la Agricultura y la Economía de la FAO, Jacques Vercueil. "El número de personas desnutridas en el este y en el sudeste de Asia es de 258 millones. En el sur de Asia en el bienio 1994-96, el hambre afectaba a 254 millones de seres humanos, respecto a la cifra de 237 millones del período 1990-92", subrayó Vercueil.

"En Africa Subsahariana -dijo- aumenta también el número de personas desnutridas. Los últimos datos relativos a la región africana del sur del Sahara muestran que los 196 millones de personas que padecían hambre entre 1990 y 1992 pasaron a ser 210 millones en el arco de tiempo comprendido entre 1994 y 1996.

"Otro de los datos evidenciados en SOFA 98 como factor determinante del hambre en muchas regiones del globo - prosiguió Vercueil - es la creciente disparidad en la distribución de los ingresos".

Según el informe, en absoluto el mayor número de personas que padecen hambre se encuentra en Asia mientras el porcentaje más amplio de la población aquejada de hambruna es el de Africa Subsahariana.

"El dato más llamativo - se lee en SOFA 98 - es que contrariamente a la tendencia que se registra a nivel global en los países en desarrollo, el grupo de naciones más pobres no ha sido capaz de reducir desde los años 1969-1971 ni el número ni el porcentaje de la población desnutrida."

En conjunto, SOFA 98 afirma que "el número de países que está afrontando situaciones de emergencia alimentaria aumentó de los 29 de mediados de 1997 a los 36 de 1998; aumento debido sobre todo a los efectos del fenómeno atmosférico de El Niño". Según el Sistema de Información Global y Alerta Previa de la FAO, desde esa fecha las naciones en situación de emergencia alimentaria han pasado a ser 40.

En un capítulo especial titulado NUTRIENDO A LAS CIUDADES DEL MUNDO, SOFA 98, afirma: " En los próximos 20 años, el 93 por ciento del crecimiento urbano tendrá lugar en las ciudades del mundo en desarrollo. Algunas de estas ciudades son enormes: en la actualidad hay en el mundo más de 20 metrópolis con una población de más de 10 millones de habitantes, mientras hace 50 años solamente Nueva York podía hacerse acreedora de ese título". Dhaka, en Bangladesh tiene 9 millones y su porcentaje anual de crecimiento es del 5 por ciento, mientras cada día el número de residentes en la ciudad aumenta de 1.300 personas.

"Es una empresa considerable alimentar a una ciudad con varios millones de habitantes", dice SOFA 98. "Una ciudad de 10 millones de habitantes - como Manila, El Cairo o Río de Janeiro - pueden tener que importar al día al menos 6.000 toneladas de alimentos. Para ello hace falta una gran coordinación entre productores, transportistas, dirigentes de mercado y vendedores al por menor tanto en los almacenes, como en las calles o en los mercados al aire libre. En el 2005, más del 50 por ciento de la población mundial será urbana y la inseguridad alimentaria pasará a ser cada vez más un problema metropolitano. Las necesidades de los consumidores y la responsabilidad tanto del gobierno como de los operadores privados, así como los servicios de mercado son algunos de los temas examinados en este capítulo de SOFA 98.

El informe incluye además un apartado dedicado a los ingresos no ligados a la agricultura en las zonas rurales, es decir: el rédito derivado de actividades salariales y del empleo en el comercio, la manufactura u otros servicios en las zonas rurales. Este tipo de ingresos es "un recurso importante para el cultivo de la tierra y otros quehaceres rurales así como para los campesinos sin tierras o para los residentes de las ciudades en el medio rural", sostiene SOFA 98. El apartado estudia la labor a emprender en las zonas rurales para incrementar la actividad económica y el empleo, y de igual manera estrechar los lazos entre la agricultura y el sector no agrícola rural. Según el informe, en este contexto, la actividad no agrícola topa a menudo con un vacío institucional en el que los ministerios de industria centran su interés en la industria urbana y los de agricultura en el cultivo de la tierra, mientras sería necesario -sostiene el documento - una coordinación interministerial mucho más eficiente.

Las 227 páginas de la publicación representan un análisis vasto y profundo de materias que en los próximos años tendrán un fuerte impacto en las políticas de agricultura y alimentación global.

********

SOFA 98 se puede adquirir en el Grupo de Ventas y Marketing de la FAO, Departamento de Información (fax: 39 06 57 05 33 60). E -mail: Publications@fao.org

Para más información: ponerse en contacto con el Jefe de Información de la FAO , John Riddle en el número de teléfono : 39 06 57 05 32 59 o en la dirección de correo electrónico: john.riddle@fao.org

Más información en el Web de la FAO: http://www.fao.org


 FAO Home 
 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1998