ACONTECIMIENTOS RELACIONADOS

Desarrollo sostenible de zonas de montaña


Objetivo del acto

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, en colaboración con el Grupo de Orientación del Año Internacional de las Montañas, va a hospedar un Acto Colateral sobre las Montañas en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después. El Grupo de Orientación del Año Internacional de las Montañas representa a 15 países1 que apoyan la realización del Año Internacional de las Montañas. El Acto tiene por objeto compartir información acerca de ideas, planes estratégicos y realizaciones regionales y nacionales en relación con el desarrollo sostenible de las zonas de montaña; la colaboración mundial sobre las zonas de montaña que se establecerá en la próxima Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible que se celebrará en Johannesburg para cumplir los compromisos del Capítulo 13 del Programa 21; planes y oportunidades para el seguimiento del Año Internacional de las Montañas; y la investigación sobre el hambre, la pobreza y la seguridad alimentaria en las zonas de montaña.

Antecedentes

La Asamblea General de las Naciones Unidas invitó a la FAO a dirigir el apoyo del sistema de las Naciones Unidas al Año Internacional de las Montañas. Esto constituye una ampliación de la responsabilidad de la FAO como coordinadora sectorial para la aplicación del Capítulo 13 del Programa 21 de la Cumbre sobre la Tierra de 1992, que marca las pautas para el desarrollo sostenible de las zonas de montaña.

El desarrollo sostenible de las zonas de montaña contribuirá a alcanzar el objetivo de la FAO de mitigar el hambre y la pobreza en el mundo y asegurar que todas las personas en todo el mundo tengan acceso a los alimentos que necesitan para llevar una vida activa y sana.

Más de la mitad de la humanidad - 3 000 millones de personas - obtiene de las montañas agua dulce limpia para cultivar alimentos, producir electricidad, sostener las industrias y, la cosa más importante, beber. Millones de personas dependen de las zonas de montaña para obtener alimentos y empleo por medio de actividades como la agricultura, la pesca y la silvicultura.

Las montañas son el hogar de una de cada ocho personas y ricos depósitos de diversidad cultural, idiomas y tradiciones. Son asimismo los lugares donde se halla más diversidad biológica que en otras ecorregiones del planeta, incluidos los bosques húmedos tropicales de tierras bajas. Sin embargo, por muy diversos que sean los ecosistemas de montaña y por muy fuerte y poderosa que sea la imagen que tenemos de las montañas, en realidad, estas zonas son extremadamente frágiles. Cada día, el cambio climático, la contaminación, la explotación minera y prácticas agrícolas inadecuadas se cobran un tributo de los entornos montañosos. La población de las montañas que es la guardiana de estos ecosistemas, es la más vulnerable a tales cambios. Asimismo, figura ya entre las poblaciones más pobres, hambrientas y marginadas del mundo.

Se calcula que unos 800 millones de personas padecen subnutrición crónica en el mundo. Aunque la población de las montañas representa alrededor del 12 por ciento de la población mundial, según investigaciones de la FAO, las comunidades que viven en ellas pueden representar una parte mucho mayor de la población subnutrida. Las causas de ello son principalmente la inaccesibilidad de las zonas de montaña, la complejidad y fragilidad de sus entornos y la medida en que su población, especialmente las mujeres, se halla frecuentemente marginada social, política y económicamente. Pero hay también otra razón. La mayor parte de los conflictos armados del mundo se combaten en regiones montañosas.
Una forma de resolver los conflictos y llevar la paz a las zonas montañosas es fomentar el desarrollo sostenible de las mismas y establecer políticas y leyes favorables para ellas. Todos los esfuerzos deberán basarse en la prudencia, los conocimientos y la experiencia de la población de las montañas, y apoyarse con investigaciones. En la FAO, la labor sobre la seguridad alimentaria en las zonas de montaña está contribuyendo a comprender mejor la naturaleza y dimensiones de la pobreza y el hambre en tales zonas y a elaborar programas más eficaces.

Hay un camino evidente para conseguir el desarrollo sostenible de las zonas de montaña. En la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible que se celebrará en Johannesburg en agosto, se establecerá una colaboración mundial sobre las zonas de montaña para aplicar el Capítulo 13. A fines de este año, en la Cumbre Mundial sobre las Zonas de Montaña que se celebrará en Bishkek (Kirguistán), se publicará una declaración oficial sobre las zonas de montaña. Se va a preparar dicha declaración con contribuciones de los países y regiones, investigadores, mujeres, niños, organizaciones populares de zonas de montaña, organizaciones no gubernamentales y organismos de las Naciones Unidas que se hallan empeñados en proteger los ecosistemas de montaña y mejorar la calidad de la vida de sus comunidades.

Este Acto Colateral que se propone organizar durante la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después constituye una oportunidad única para que una amplia gama de interesados de distintos sectores, como la FAO y los representantes de los gobiernos, grupos regionales y nacionales y las ONG, presenten las necesidades y exigencias especiales de los grupos vulnerables de las regiones montañosas de todo el mundo, y para examinar la nueva colaboración mundial sobre las zonas de montaña que se establecerá en la próxima Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, en Johannesburg, para cumplir los compromisos del Capítulo 13 del Programa 21.

1 Austria, Bhután, Bolivia, Eslovenia, Etiopía, Francia, Guatemala, Islandia, Italia, Jamaica, Kirguistán, Laos RDP, Lesotho, Perú y Suiza.

 

Inicěo de página

© FAO, 2002