ACONTECIMIENTOS RELACIONADOS

EL AGUA Y LA AGRICULTURA

 

Objetivo del acto


El objetivo del acto es examinar la función del agua para garantizar el suministro mundial de alimentos.

Antecedentes


En todo el mundo, el empleo del agua y su gestión han sido un factor esencial para elevar la productividad de la agricultura y asegurar una producción previsible. El agua es esencial para aprovechar el potencial de la tierra y para permitir que las variedades mejoradas tanto de plantas como de animales utilicen plenamente los demás factores de producción que elevan los rendimientos. Al incrementar la productividad, la gestión sostenible del agua (especialmente si va unida a una gestión adecuada del suelo) contribuye a asegurar una producción mejor tanto para el consumo directo como para el comercio, favoreciendo así la producción de los excedentes económicos necesarios para elevar las economías rurales.

Desde los años sesenta, la producción mundial de alimentos ha mantenido el paso del crecimiento demográfico mundial, suministrando más alimentos por cápita a precios cada vez más bajos en general, pero a costa de los recursos hídricos. Al final del siglo XX, la agricultura empleaba por término medio el 70 por ciento de toda el agua utilizada en el mundo, y la FAO estima que el agua destinada al riego aumentará un 14 por ciento para 2030. Aunque este aumento es muy inferior al registrado en los años noventa, según las proyecciones, la escasez de agua será cada vez mayor en algunos lugares y, en algunos casos, en algunas regiones, lo que limitará la producción local de alimentos.

La mejora en la utilización del agua tanto en la agricultura de secano como en la de regadío será fundamental para afrontar las situaciones previstas de escasez de agua. La mejora de la utilización o de la productividad del agua se entiende frecuentemente en términos de obtener la mayor cantidad de cultivos posible por volumen de agua: "más cultivos por gota". Es posible que los agricultores prudentes con respecto al dinero prefieran fijarse como objetivo el máximo de ingresos por unidad de agua: "más dólares por gota", mientras que los dirigentes de las comunidades y los responsables de las políticas podrán tratar de conseguir el máximo empleo y los máximos ingresos en todo el sector agrícola: "más puestos de trabajo por gota". Por consiguiente, en un sentido amplio, el incremento de la productividad en la agricultura puede dar lugar a mayores beneficios por cada unidad de agua tomada de los recursos hídricos naturales. Sin embargo, los cambios que ello provocaría en la utilización del agua en la agricultura exigen respuestas de los gobiernos para asegurar la productividad y la utilización sostenible de los recursos de tierras y aguas de los que depende la agricultura.

Puntos para el debate


El acto permitirá a los participantes debatir sobre las formas de:

1. Conseguir suministros de agua para una agricultura segura y económicamente viable
La utilización del agua en la agricultura es consuntiva y la agricultura de regadío exigirá necesariamente grandes cantidades para producir alimentos. Sin embargo, se dispone de tecnologías que ahorran agua y pueden reducir notablemente los desperdicios. Se reconoce que las aguas desalinizadas y residuales pueden constituir recursos hídricos no convencionales. Hay que conseguir soluciones para la asignación sostenible del agua entre los usuarios.

2. Elaborar nuevos enfoques en la gestión del agua en la agricultura
Se han hecho grandes inversiones para desarrollar los sistemas de riego existentes. Sin embargo, las actividades de funcionamiento/mantenimiento y rehabilitación de tales sistemas están insuficientemente financiadas en los sectores público y privado. Los esfuerzos de reforma incluyen cambios institucionales que transfieran a las asociaciones de usuarios del agua las responsabilidades de funcionamiento y mantenimiento de los sistemas, así como nuevos métodos de recuperación de los gastos.

3. Desarrollar una gestión del agua en la agricultura que sea viable y favorable a los pobres
Se necesitan sistemas baratos y en pequeña escala de recolección del agua, de riego y drenaje para las pequeñas comunidades rurales, las cuales es posible que cuenten únicamente con medios manuales y de tracción animal (por ejemplo, bombas de pedal).

4. Mitigación de los efectos ambientales y de salud de los sistemas existentes y los nuevos
El mal riego y avenamiento producen pérdidas de agua y la propagación de enfermedades transmitidas por el agua, el encharcamiento y la salinización de casi el 10 por ciento de las tierras de regadío del mundo, lo que reduce la productividad. Es prioritario mejorar la proyectación y gestión de riego y drenaje.

 

 

Top of Page

© FAO, 2002