ACONTECIMIENTOS RELACIONADOS

EL DERECHO A LA ALIMENTACIÓN


 

"Nosotros, Jefes de Estado y de Gobierno, ... reafirmamos el derecho de toda persona a tener acceso a alimentos sanos y nutritivos, en consonancia con el derecho a una alimentación apropiada y con el derecho fundamental de toda persona a no padecer hambre."
Declaración de Roma sobre la Seguridad Alimentaria Mundial, 1996

Objetivo

Este acto está abierto a los participantes en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después, a quienes se invita a que examinen medios para poder poner en práctica el derecho a una alimentación adecuada y el derecho fundamental a no padecer hambre, a la luz de la Declaración sobre la Alianza Internacional contra el Hambre, aprobada por la Cumbre.

Programa

Apertura: Excelentísimo Señor Robert Woonton, Primer Ministro de las Islas Cook
Presidente: Excmo. Sr. Giovanni Alemanno, Ministro de Políticas Agrícolas y Forestales de Italia
Declaraciones:


  • Discurso principal del Señor Jean Ziegler, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación (10 minutos).
  • Declaración de la Señora María Luisa Silva, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (5 minutos)
  • Declaración del Señor Michael Windfuhr, Red de Información y Acción para la Alimentación (FIAN) sobre la propuesta de Código de Conducta sobre el Derecho a la Alimentación (5 minutos)
  • Declaración del Embajador Fernando Gerbasi, Representante Permanente de Venezuela ante la FAO (5 minutos)


Debate: En la Plenaria
Observaciones finales: Presidente

Antecedentes

En el Objetivo 7.4 del Plan de Acción de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación se pedía que se esclareciera el contenido del derecho a una alimentación adecuada y del derecho fundamental de toda persona a no padecer hambre, como se declaraba en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y otros instrumentos internacionales y regionales pertinentes, y que se prestara especial atención a la aplicación y la realización plena y progresiva de este derecho como medio de conseguir la seguridad alimentaria para todos.

El contenido del derecho a una alimentación adecuada se ha esclarecido en la Observación general No. 12, aprobada en 1999 por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Según la Observación, el derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea solo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla. Los Estados tienen la obligación básica de adoptar las medidas necesarias para mitigar y aliviar el hambre, incluso en caso de catástrofe natural o de otra índole.

La Observación indica que este derecho impone tres tipos o niveles de obligaciones a los Estados Partes en el Pacto Internacional: las obligaciones de respetar, proteger y realizar. Aunque las obligaciones previstas en el Pacto recaen sobre los Estados que son partes en él, todos los miembros de la sociedad son responsables de la realización del derecho a una alimentación adecuada, y el Estado debe crear un medio que facilite el ejercicio de esas responsabilidades.

En este contexto, la Observación hace referencia a la necesidad de un código o códigos de conducta establecidos de común acuerdo por el gobierno y la sociedad civil. En la Observación se ofrecen directrices para la aplicación a nivel nacional, incluida la adopción de estrategias nacionales, la formulación de políticas y de los indicadores correspondientes y la formulación de una legislación marco nacional.

Pese a que la comunidad internacional ha reafirmado con frecuencia la importancia del pleno respeto del derecho a una alimentación adecuada, la Observación advierte que sigue habiendo una disparidad inquietante entre las normas que se fijan en el Pacto y la situación que existe en muchas partes del mundo.

En su Objetivo 7.4, el Plan de Acción de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación pide también que se propongan formas de aplicar y realizar el derecho a una alimentación adecuada como medio para conseguir los compromisos y objetivos de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, teniendo en cuenta la posibilidad de establecer directrices voluntarias encaminadas a alcanzar la seguridad alimentaria para todos.

La Alianza Internacional contra el Hambre, aprobada por la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después, invita al Consejo de la FAO a que establezca un Grupo de Trabajo Intergubernamental, con la participación de los interesados, con el fin de elaborar un conjunto de directrices voluntarias para apoyar los esfuerzos de los Estados Miembros encaminados a alcanzar la realización progresiva del derecho a una alimentación adecuada. Se pide a la FAO que, en estrecha colaboración con los órganos pertinentes creados en virtud de tratados, organismos y programas del sistema de las Naciones Unidas, preste asistencia al Grupo de Trabajo, el cual deberá informar al Comité de Seguridad Alimentaria Mundial en un plazo de dos años.

Debate

Teniendo presente cuanto antecede, puede que los participantes deseen examinar, entre otras cosas, las cuestiones siguientes:


  • La pertinencia e importancia de un enfoque de la seguridad alimentaria basado en los derechos;
  • El posible contenido de unas directrices voluntarias sobre el derecho a una alimentación adecuada, y las modalidades de su elaboración;
  • Medios para poner en práctica el derecho a una alimentación adecuada, incluida la formulación de una legislación marco nacional.

 

Top of Page

© FAO, 2002