FAO.org

Inicio > Acerca de > Reuniones > Cumbre Parlamentaria Mundial contra el hambre y la malnutrición > Sobre la Cumbre > Organizadores
Cumbre Parlamentaria Mundial contra el hambre y la malnutrición


La 
Agencia Española de Cooperación Internacional
para el Desarrollo 
(AECID) es el principal órgano de gestión de la Cooperación Española, orientada a la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible. Según su Estatuto, la Agencia nace para fomentar el pleno ejercicio del desarrollo, concebido como derecho humano fundamental, siendo la lucha contra la pobreza parte del proceso de construcción de este derecho.

Para ello sigue las directrices del V Plan Director de la Cooperación Española, con atención a los elementos transversales de la Cooperación Española: el enfoque basado en los derechos humanos y las libertades fundamentales, la perspectiva de género, la calidad medioambiental y el respeto a la diversidad cultural, en consonancia con la nueva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada en 2015 y que regirá los planes de desarrollo mundiales durante los próximos 15 años. Se plantean 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que incluyen poner fin a la pobreza en el mundo, erradicar el hambre y lograr la seguridad alimentaria, garantizar una vida sana y una educación de calidad, lograr la igualdad de género, asegurar el acceso al agua y la energía, promover el crecimiento económico sostenido, adoptar medidas urgentes contra el cambio climático, promover la paz y facilitar el acceso a la justicia.

La AECID está adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación a través de la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe. La Ley 23/1998, de 7 de Julio, de Cooperación Internacional para el Desarrollo contempla a la Agencia como órgano ejecutivo de la Cooperación Española, y enmarca su objeto dentro de sus prioridades: el fomento del desarrollo y del equilibrio en las relaciones internacionales, la prevención y atención de situaciones de emergencia, la promoción de la democracia y el impulso de las relaciones con los países socios. Para ello, cuenta con instrumentos como la cooperación técnica, la cooperación económica y financiera, la ayuda humanitaria y la educación para el desarrollo y sensibilización social.

Más información


Instalar el desafío Hambre Cero de la Agenda 2030 en los parlamentos y plasmarlo en leyes, en una adecuada fiscalización, en mejores presupuestos y políticas públicas de Estado que garanticen continuidad, independientemente de quién esté al frente del Gobierno, es la tarea  que une a los Frentes Parlamentarios contra el Hambre de América Latina y el Caribe.

Los frentes nacieron en 2009, en el marco de la “Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre (IALCSH 2025)”, un compromiso entre los países de la región que se acordó en Ciudad de Guatemala con el fin de erradicar el hambre por completo antes del 2025.

Gracias al apoyo técnico que han recibido desde sus inicios por parte de la FAO, la Cooperación Española y el Parlamento Latinoamericano, hoy los frentes se han convertido en una red de más de 400 parlamentarios y parlamentarias de 19 países de la región , totalmente paritaria, plural y que ha aprobado más de 20 leyes en seguridad alimentaria y nutricional.

Entre sus desafíos más próximos figura la atención hacia los segmentos poblacionales más vulnerables de cada país de la región, es decir,  en los que ha sido más difícil reducir sustantivamente la prevalencia de hambre y pobreza.

Más información


El Senado integra, junto con el Congreso de los Diputados, el Parlamento español o Cortes Generales, cuya importancia deriva de que representan al pueblo español, tal como establece el artículo 66.1 de la Constitución española de 1978, que es el titular de la soberanía (artículo 1.2 de la Constitución).

Se configura así como un Parlamento bicameral que, tal y como está configurado en la Constitución de 1978, responde a una doble definición.

Por un lado, desarrolla una función de reflexión o reconsideración ofreciendo la posibilidad de examinar y, en su caso, oponerse o modificar las decisiones de la Cámara Baja mediante vetos o enmiendas. Por otro, es la Cámara de representación territorial. Este segundo aspecto es consecuencia directa de la configuración del Estado como Estado de las autonomías, esto es, organizado en Comunidades Autónomas con importantes competencias. De este modo se da entrada en el Parlamento central a la voz e intereses de estas entidades territoriales para conseguir una integración y coordinación mayores entre los poderes centrales y los autonómicos.  

 Las funciones que ejercen las Cortes Generales son:

 1.- La legislativa, consistente en la aprobación de leyes;

 2.- La presupuestaria, que se materializa en la aprobación de los ingresos y gastos anuales del Estado:

 3.- El control de la acción del Gobierno y el impulso político, que se instrumentan a través de diversos procedimientos (preguntas, interpelaciones, mociones, comparecencias) y

 4.- Otras funciones, establecidas en la propia Constitución.

 Las funciones antes citadas son comunes al Congreso y al Senado. Pero esto no impide que los procedimientos y facultades de cada Cámara puedan ser distintos. Así, el procedimiento legislativo, que se inicia habitualmente en el Congreso y el Senado interviene después como Cámara de segunda lectura, se desarrolla de forma distinta en cada Cámara, con unas posibilidades de actuación también diferentes.

Por otro lado, aunque las Cortes Generales actúan normalmente de forma separada, hay casos en que procede la actuación conjunta para la adopción de decisiones relativas a la Corona, como la proclamación del Rey, la proclamación del Príncipe heredero, la provisión de la sucesión a la Corona cuando se extingan todas las líneas llamadas en Derecho y la designación eventual de la Regencia, o para nombrar Comisiones de investigación sobre cualquier asunto de interés público. En la práctica las dos Cámaras se reúnen conjuntamente para la inauguración formal de la Legislatura por parte del Rey.


La FAO es la agencia de las Naciones Unidas que lidera el esfuerzo internacional para poner fin al hambre. Nuestro objetivo es lograr la seguridad alimentaria para todos, y al mismo tiempo garantizar el acceso regular a alimentos suficientes y de buena calidad para llevar una vida activa y sana. Con más de 194 Estados miembros, la FAO trabaja en más de 130 países. Todos podemos desempeñar un papel importante en la erradicación del hambre.

Las actividades de la FAO comprenden cinco esferas principales:

1. Facilitar información y apoyar la transición hacia una agricultura sostenible 

2. Fortalecer la voluntad política y compartir conocimientos especializados en materia de políticas. 

3. Reforzar la colaboración público-privada para mejorar la agricultura en pequeña escala. 

4. Llevar el conocimiento al campo

5. Apoyar a los países a prevenir y mitigar los riesgos

Más información