FAO.org

Inicio > Acerca de > Quiénes somos > El Director General > Archivo de noticias > Noticias

El organismo mundial de normas alimentarias cumple medio siglo

Los países elogian la labor del Codex Alimentarius en su 50º aniversario
Photo: ©FAO/Giulio Napolitano

2 de julio de 2013, Roma - El Codex Alimentarius, el máximo organismo mundial de normas alimentarias para la protección de los consumidores y la garantía de prácticas equitativas en el comercio internacional de alimentos, ha celebrado su 50º aniversario. Con este motivo, los Directores Generales de la FAO y la OMS y los gobiernos nacionales se han unido en elogiar sus beneficios.

"Hoy en día, las normas del Codex son las normas de referencia para la inocuidad de los alimentos. No hay competencia", aseguró la Directora General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, al intervenir ante la Comisión del Codex Alimentarius, en su reunión anual. "Son reconocidas internacionalmente como las mejores, en cualquier punto a lo largo de la cadena alimentaria".

Chan añadió que el programa conjunto FAO-OMS, fundado en 1963, es" uno de los acuerdos de colaboración de más larga duración en la familia de las Naciones Unidas, y ha sido profundamente eficaz".

El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, señaló por su parte que: "el Codex Alimentarius es tan relevante hoy como cuando fue creado. El Codex ayuda a mejorar el acceso a alimentos sanos y nutritivos, y proporciona normas para guiar a las personas que dependen directamente de la agricultura y del sistema alimentario para su sustento".

"La inocuidad de los alimentos -añadió- también es importante para el objetivo global de la FAO de erradicar el hambre y la desnutrición, ya que la gente no puede contar con seguridad alimentaria, si su comida no es inocua".

El Codex Alimentarius (código de los alimentos, en latín) es un compendio de normas alimentarias internacionales, directrices y códigos de conducta destinados a proteger la salud de los consumidores y asegurar prácticas equitativas en el comercio de alimentos. Las normas armonizadas ayudan a eliminar las barreras comerciales y permiten mayor libertad de movimiento de los alimentos entre países, a la vez que protegen la salud de los consumidores.

El Codex ha establecido más de 200 normas alimentarias y más de 100 directrices y códigos de conducta para la producción y procesado de alimentos. También ha establecido los niveles máximos permisibles para miles de aditivos alimentarios, contaminantes, plaguicidas y residuos de medicamentos veterinarios.

La FAO y la OMS llevan a cabo programas de desarrollo de capacidades para promover la participación efectiva de los países en desarrollo y garantizar que los 185 países miembros del Codex tienen voz en el proceso para establecer normas. El Fondo Fiduciario del Codex ha proporcionado durante los últimos diez años capacitación y apoyo financiero para desplazamientos a los miembros que lo han necesitado.

Países en desarrollo describen los beneficios

Los países en desarrollo que asistieron a la reunión de la Comisión elogiaron al Codex por darles una base para la legislación alimentaria nacional, la protección de sus consumidores y permitir que sus países puedan competir en el comercio internacional de alimentos.

"Puedo afirmar sin lugar a dudas que las normas del Codex han sido la base de nuestra legislación alimentaria", dijo Gloria Abraham Peralta, Ministra de Agricultura y Ganadería de Costa Rica. La ministra elogió la contribución del Codex a la inocuidad y calidad de los alimentos y declaró que había fomentado "la agricultura basada en el conocimiento" en su país.

Ghulam Nabi Azad, Ministro de Salud y Bienestar Familiar de la India, indicó que el Codex Alimentarius fue vital en el camino recorrido por la nación asiática hacia la seguridad nutricional y la promulgación de una ley de seguridad alimentaria. "Ya que la India importa una gran cantidad de alimentos, el Codex es muy importante también para nuestro país", dijo.

Por su parte Assik Tommy Tomscoll, Ministro de Agricultura y Ganadería de Papúa Nueva Guinea, habló sobre la importancia del Codex para las economías de pequeños países como los Estados insulares del Pacífico. Explicó que podía imaginar un mundo en el que se eliminaran las barreras comerciales y que en ese caso, el "Codex Alimentarius será el anteproyecto mundial para un comercio global libre y justo".

Futuro del Codex

Graziano da Silva y Chan coincidieron en la necesidad de que el Codex se adapte a los nuevos tiempos.

"El Codex debe seguir el ritmo de un mundo cambiante, en el que el transporte, las comunicaciones y los avances científicos se mueven a un ritmo mucho más rápido que antes, con implicaciones directas e importantes para la inocuidad de los alimentos", dijo Graziano da Silva.

El responsable de la FAO hizo hincapié en la necesidad de cooperación para integrar al Codex de forma aún más completa en el sistema alimentario mundial. "Es importante -añadió- actuar juntos, luchar por una mayor colaboración entre diferentes sectores, superando las fronteras nacionales, y entre jurisdicciones".

Margaret Chan señaló a su vez la creciente tendencia mundial hacia la obesidad y las enfermedades no transmisibles: "Hoy en día, los alimentos más baratos, más prácticos, más accesibles y de mejor sabor son a menudo ricos en energía, pero pobres en nutrientes. Hoy la obesidad y las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta a menudo conviven codo con codo con la desnutrición en el mismo país, incluso en la misma comunidad o familia".

"Es bueno saber -dijo- que el Codex está abordando esta cuestión a través de los comités de nutrición y etiquetado de los alimentos". "Este puede ser uno de los próximos grandes retos para el Codex: introducir un mayor equilibrio en el suministro mundial de alimentos", concluyó Chan.

12047g8129.jpg