FAO.org

Home > About FAO > Who we are > Diretor-Geral > Arquivo de discursos > detail
Declaración del Director General de la FAO José Graziano da Silva

5 de octubre de 2013

Foro Anual del Mecanismo de la Sociedad Civil

 

Quisiera darle a todos ustedes la bienvenida a Roma y a la FAO. 

Yo creo que todos si dan cuenta de la importancia política que va ganando ese foro del Comité sobre Seguridad Alimentaria Mundial (CSA), reformado para incluir a la sociedad civil y el sector privado. 

Todas veces que me dan la oportunidad, yo tengo repetido que el mundo avanzó mucho en la globalización, sobretodo financiera, pero que no avanzó casi nada en los mecanismos de gobernanza de esta globalización.   

Hoy día estamos conscientes que no se alcanza la seguridad alimentaria en un solo país. En el año pasado, en esa misma época, estábamos aquí muy preocupados con otro repunte de los precios de los alimentos por consecuencia de una sequía en el Estados Unidos que afectaba la cosecha del maíz. Un producto en un país pone en amenaza la seguridad alimentaria en todo el mundo. Eso es lo que se ve cada vez con más frecuencia. 

Todavía casi no hay mecanismos de gobernanza global de la seguridad alimentaria. Quizás el único sea el CSA. No hay otro espacio donde se reúnan los países, el sector privado y la sociedad civil para reflejar sus preocupaciones con el tema de la seguridad alimentaria en el mundo. Solo eso hecho justifica la existencia de este comité. 

No obstante, yo quisiera destacar otras conquistas que ustedes han logrado, en particular, la aprobación de las Directrices Voluntarias sobre la Gobernanza Responsable de la Tenencia de la Tierra, la Pesca y los Bosques en el Contexto de Seguridad Alimentaria Nacional. Este ha sido el gran logro del CSA y ha abierto el camino para discutir los principios para la inversión agrícola responsable. 

Quisiera llamar la atención para esto porque, para mi, ese es el gran valor añadido por ustedes: la capacidad de generar consenso. Eso da el carácter político a este foro y hace que su labor sea singular. 

Yo también quisiera compartir con ustedes algo que aprendí con Luiz Inácio Lula da Silva, mucho antes que él se tornara presidente de Brasil. Antes de ser electo presidente, Lula era un líder sindical. Yo lo conocí en eses años, y yo trabajaba como asesor del sindicado de trabajadores rurales jornaleros (bóias frias) en el estado de Sao Paulo. Lula llamaba nuestra atención a un hecho muy interesante. Él decía haber conocido sindicatos de casi todo en la vida, pero nunca había visto un sindicato de hambrientos. 

Eso es muy importante: aquellos que tienen hambre no están organizados. Alguien necesita organizarse por ellos. Ese es el segundo rol que yo veo en ustedes: ustedes son la voz de los hambrientos. Ustedes son las voz de los excluidos. Y ese es un rol muy importante. Ustedes no pueden callarse. Ustedes necesitan hablar alto, hacer oírse. Y ustedes solo logran hacer eso cuando están juntos. Cuando están solos, cada uno en su organización, por más que se esfuercen, no gritan suficientemente alto para que su voz llame la atención en un mundo globalizado. Ustedes necesitan hablar juntos, y actuando de esta manera en este foro ustedes logran hacer oír la voz de los hambrientos y de los excluidos. 

Yo quisiera agregar una tercera característica importante que yo veo en ese foro: la diversidad. Eso es algo que sabemos valorizar cuando hablamos del medio ambiente, sin embargo, cuando nos juntamos muchas veces nos olvidamos de este valor. 

Diversidad. Pensar de manera diferente no es malo; es bueno. Nos obliga a escuchar a valorar otro punto de vista. Eso es importante porque quien cree que solo existe un conjunto de valores, sus propios valores, sigue un camino muy complicado, sigue el camino de autoritarismo que es el camino de la exclusión. Por eso me preocupa mucho cuando veo una lucha política degenerarse en una lucha personal, cuando veo uno intentando excluir el otro. 

Algo muy importante que ustedes tienen y de en aprender a valorar es la posibilidad de encontrar espacios para todos. Esta es la práctica de la inclusión social que caracteriza el futuro que queremos. Ustedes deben intentar encontrar eses espacios para que todos puedan participar de este foro que representa la sociedad civil. No será fácil, porque siempre hay un límite en los recursos disponibles, en ese caso, de los cupos. Asimismo, esforzarse para garantizar que todos se sientan representados y puedan hablar con una única voz es el tercer valor que creo ustedes no pueden perder. 

Quisiera agregar un cuarto y último punto: ustedes no son sólo una voz, también son parte de un mecanismo de toma de decisiones que puede establecer marcos reglamentarios y proveer antecedentes técnicos que ayudarán en la toma de decisiones también en otros foros políticos. Así que es muy importante lo que el Presidente del CSA, el Embajador Yaya Olaniran, les pidió hace poco: no pierdan el foco. 

Recuérdense que ustedes necesitan para obtener resultados. Estamos a la espera de sus decisiones. Sin embargo, no podemos esperar por toda la vida. Las personas hambrientas siempre tienen prisa. No sabemos cuánto tiempo van a sobrevivir. No se puede llevar años para tomar una decisión. Ustedes necesitan encontrar mecanismos para acelerar el proceso de construcción de consenso. Ese es tu reto. Eso es lo que el mundo quiere de ustedes, mientras espera por los principios para la inversión agrícola responsable, antes que todas las tierras en el mundo sean víctimas del land-grabbing. Es su responsabilidad presentar propuestas. 

Quisiera terminar agradeciendo a cada uno de ustedes por su tiempo, por su compromiso, por su atención, y por estar aquí en un sábado para discutir la seguridad alimentaria. También me gustaría desearle un trabajo fructífero y productivo durante la próxima semana. 

Muchas gracias .