Pasturas y Cultivos Forrajeros

 

México - II

Por
Ricardo Améndola, Epigmenio Castillo & Pedro Arturo


Para volver a la primera página pulse aquí
5. EL RECURSO PASTORIL

Principales zonas de vegetación

Norte de México
La vegetación de matorral prevalece en las áreas secas de norte de México. De acuerdo con Cavazos y Medina (1995), las especies características del desierto de Sonora son Cercidum floridum, Larrea tridentata, Prosopis spp., Olneya tesota, Fouqueria spp., Yucca spp., Bursera spp., con especies de tipo chaparral como Adenostoma spp., Arctostaphylos spp., Simmonddsia chinensis, Ambrosia dumosa y Encelia farinosa, grandes cactus como Cereus giganteus y el cardo, Pachycereus pringlei. Las especies características del desierto de Chihuahua son Larrea tridentata, Prosopis spp., Euphorbia antisyphillitica, Flourensia cernua, Parthenium incanum, Agave lechugilla, Dasylirion spp., Nolina spp., y Myrtillocactus spp., incluyendo especies de gramíneas de los géneros Bouteloua, Muhlenbergia, Sporobolus e Hilaria. La capacidad de carga del campo de matorral es extremadamente baja, las cifras más comunes son de cerca 40 ha por Unidad Animal (UA = una vaca adulta pesando 450 kg, en mantenimiento o gestación, con una ganancia diaria de peso vivo menor a 0,18 kg y mínimo ejercicio) variando entre 15 ha UA-1 en vegetación de Acacia spp. y Prosopis spp. en planicies y en condición excelente, y 70 ha UA-1 en sierras con suelos superficiales y en condición pobre.

Las praderas nativas prevalecen en áreas de altas precipitaciones, en planicies y en serranías suaves sobre suelos relativamente profundos (Miranda y Hernández, 1985). Praderas dominadas por Bouteloua gracilis, típica de mejores condiciones de suelo y humedad, son muy importantes en Chihuahua y en menor medida en Coahuila y Durango (De Alba, 1976). En peores condiciones de suelo y humedad, las praderas están dominadas por Bouteloua hirsuta o B. curtipendula y, en condiciones de pH alto o salinidad, por Distichlis spicata, Sporobolus airoides e Hilaria mutica (Miranda y Hernández, 1985). La capacidad de carga de estas praderas oscila entre 7 ha/ UA cuando están en condición excelente sobre planicies, tierras bajas y valles, y 30 ha/ UA en condición pobre sobre las pendientes de las sierras (FIRA, 1986).

Proporciones importantes del Norte y en menor medida de NO y NE se encuentran en la región montañosa descripta por De Alba (1976), en áreas por encima de 1 000 msnm. La vegetación natural de esta región son bosques donde predominan Pinus spp., Quercus spp. y Abies spp. El nivel subyacente es principalmente de gramíneas como Muhlenbergia spp, Festuca spp., Piptochaetium spp., Bromus spp., Poa spp., Aristida spp. y otras (Hernández, 1987).

Centro de México

La vegetación natural del centro de México comprende praderas naturales dominadas por Bouteloua gracilis y praderas bajo densidades variables de Quercus spp. incluyendo especies de los géneros Bouteloua, Muhlenbergia, Lycurus, Stipa, Piptochaetium, Aristida, Panicum, Setaria, Andropogon y Elyonurus; la capacidad de carga de estas praderas (entre 10 y 18 ha/ UA) es mayor que la de las praderas en el norte (De Alba, 1976; Cantú, 1990; Miranda y Hernández, 1985). Sin embargo, en áreas donde los restos de la vegetación nativa son escasos hay algunas partes con una alta densidad de población que fueron sometidas a agricultura intensiva antes de la llegada de los españoles (Mesa Central) y algunas otras partes fueron sometidas a agricultura intensiva en el último siglo (El Bajío).

Sur de México
La región tropical húmeda se caracterizaba por la presencia de bosque perenne (originalmente 80 por ciento del área), incluyendo especies como Swietenia carophylla, Cedrela mexicana, Enterolobium cyclocarpum, Terminalia ama y Brosimum alicastrum (Jaramillo, 1994b). En algunas partes de esta región la vegetación de bosque nativo ha sido reemplazada por pasturas sembradas de gramíneas introducidas como Digitaria decumbens, Panicum maximum, Cynodon plectostachyum, Pennisetum purpureum (De Alba, 1976; Cantú, 1990) y más recientemente Brachiaria spp.; en algunas otras partes esta vegetación ha sido reemplazada por praderas cortas de especies nativas (localmente conocidas como «gramas») dominadas por Paspalum notatum, P. conjugatum y Axonopus affinis (Hernández, 1987).

Diferentes tipos de bosques caducos son característicos del trópico seco (originalmente en 90 por ciento del área) con Lysiloma spp., Leucaena spp., Bursera simaruba, Pithecellobium spp., Tabebuia rosea, Enteroplobium cyclocarpum, Ipomoea intrapilosa y Prosopis juliflora como las especies principales. De acuerdo con De Alba (1976) las gramíneas son raras en esta vegetación nativa, sin embargo hay poblaciones medianas de leguminosas como Leucaena spp., Desmodium spp., Macroptilium spp. y Centrosema spp. Los sistemas de producción vacuna están basados en el pastoreo de i) vegetación nativa o pasturas sembradas de Hyparrhenia rufa en las áreas secas (producción de terneros que son terminados en la región tropical húmeda), o ii) pasturas sembradas con Panicum maximun o Cynodon plectostachyum y más recientemente con Andropogon gayanus (sistema de doble propósito).

Áreas de Veracruz, Puebla y Chiapas con una precipitación anual superior a 1 000 mm se caracterizan por bosques caducos de Liquidambar styraciflua como el principal árbol; en algunas partes el bosque ha sido reemplazado por pasturas de pasto Kikuyu (Pennistem clandestinum) sobre las cuales se basan los sistemas de producción lechera y ovina; estos son más intensivos y productivos que los sistemas de rumiantes en otras partes de la región montañosa (De Alba, 1976).

Fotografías de varias zonas agro-écológicas
[ Pulse aquí para ver las imágenes completas ]

Pasturas mejoradas y forrajes sembrados

Forrajes sembrados por regiones agropecuarias
El área sembrada con diferentes forrajes en los últimos años se describe en la Figura 12, sin embargo se deben considerar con reservas las áreas sembradas con pasturas permanentes de secano en términos absolutos. Los datos estadísticos del SIAP (2004) sobre áreas sembradas son algo incompletos, llevando a subestimaciones. El área sembrada con pasturas permanentes se ha incrementado en los últimos años debido a programas gubernamentales  que pusieron especial atención en este punto; entre 1996 y 2002 la Alianza para el Campo alcanzó una inversión de $EE.UU. 356 millones para el establecimiento de pasturas (SAGARPA, 2003), lo cual llevó a un incremento anual constante de 106 480 ha de área sembrada. La relación entre esas cifras lleva a un costo promedio de $EE.UU. 478 por ha para el establecimiento de pasturas permanentes lo cual es solo un 17 por ciento más alto que el costo estimado del establecimiento de pasturas permanentes en un sistema lechero intensivo en México templado (Améndola, 2002), lo que se corresponde con el hecho de que el programa dedicó parte de la inversión a la adquisición de equipo e infraestructura. SIAP (2004) conservó buenos registros de las pasturas permanentes sembradas recientemente pero los registros de aquellas sembradas antes de 1996 parecen ser incompletos. Por ejemplo Saldívar (1991) informa que a comienzos de la década de 1990 habían en Tamaulipas 500 000 ha sembradas con pasto «buffel» (Cenchrus ciliaris) y de acuerdo con Torres (1991) había al mismo tiempo una proporción relativamente alta de pasturas sembradas en Tabasco; en ambos casos esas áreas no fueron informadas por SIAP (2004). Información adicional sobre los especies forrajeras sembradas en el NE de México se encuentra en Díaz Solis et al. (1998) disponible en http://cnrit.tamu.edu/cgrm/whatzhot/laredo/diaz.html.

El área sembrada con forrajes se incrementó fuertemente durante la década de 1990 (Figura 12), una comparación entre los promedios de los períodos 1990-1996 y 1997-2002 muestra que el área total sembrada aumentó un 35 por ciento. Una alta proporción de ese aumento (56 por ciento) fue en el norte y centro de México, particularmente en el área sembrada con forrajes anuales y pasturas irrigadas (41 por ciento); a comienzos del sigo XXI esta área representa 49 por ciento del área sembrada con forrajes en México. Estos cambios parecen estar relacionados con otros citados en la descripción de regiones: el maíz, el cultivo más importante para la alimentación humana en México, está siendo desplazado de norte a sur y la producción animal está desplazando otros tipos de agricultura en muchas regiones.

Aunque en la primer mitad de la década de 1990 algunas instituciones como FIRA (Torres, 1991) e investigadores (por ejemplo, Muñoz et al., 1995) tenían grandes expectativas en el potencial de la producción animal en el trópico de México, la producción animal ha estado creciendo a tasas mucho más altas en el norte y centro de México bajo condiciones templadas y semiáridas. La producción láctea ha sido mucho más dinámica que la producción de carne vacuna, lo cual es la causa de las altas tasas de crecimiento de la producción animal en el norte y centro de México donde la producción vacuna tiene un fuerte énfasis en lechería comparada con el predominantemente tropical sur de México. El crecimiento de la lechería en el norte y centro de México ha estado estrechamente relacionado con el incremento en el área sembrada con forrajes anuales y pasturas irrigadas (Figura 13). Una ecuación de regresión de la producción láctea sobre el área sembrada con forrajes anuales y pasturas irrigadas para el período 1990-2002 (R2 = 0,88; p<5,6%) muestra que la producción láctea en el norte y centro de México aumentó en 2 488 litros por cada hectárea de aumento en el área sembrada.

Forrajes sembrados en el norte y centro de México bajo condiciones templadas y áridas o semi-áridas con riego
Entre 1990 y 2002 en promedio han sido sembradas 1 280 000 ha con forrajes (excluyendo pasturas permanentes de secano) en el norte y centro de México. Las áreas de secano y las irrigadas comparten iguales proporciones (Figura 13), pero la tasa de incremento ha sido más alta para forrajes de secano (48 000 ha/año) que para forrajes irrigados (14 000 ha/año).

Figura 13.  Distribución de forrajes sembrados en el norte y centro de México entre 1990 y 2002. Otros forrajes incluyen especies mayormente de secano y solamente de importancia local

Dentro de los forrajes regados, la alfalfa (Medicago sativa) ha sido el cultivo más importante y su área aumentó a una tasa de 4 800 ha por año (1,8 por ciento por año). En términos relativos, las áreas sembradas con sorgo forrajero (Sorghum sudanense y S. sudanense x S. bicolor), maíz forrajero y pasturas permanentes crecieron a tasas más altas (8,5; 7,7 y 6,0 por ciento por año, respectivamente) que el área sembrada con alfalfa, mientras que el área sembrada con raigrás anual (Lolium multiflorum) decreció 6,5 por ciento por año. Los forrajes irrigados en climas templados y secos están estrechamente ligados a la lechería. Algunas áreas como el estado de Hidalgo exportan forraje a áreas lecheras y su rotación de cultivos no está claramente definida (incluyendo maíz para consumo humano en algunos casos). En regiones lecheras como La Laguna y en los estados de Coahuila y Durango, la rotación de cultivos está claramente definida con cultivos forrajeros exclusivamente: alfalfa como el cultivo de largo plazo, avena (Avena sativa) y raigrás anual en invierno, y sorgo forrajero y maíz en verano. Los resultados de un estudio (Chew y Santamaría, 2000) sugieren que los cultivos de alfalfa en La Laguna persisten durante tres años. Por lo tanto, las proporciones descriptas en el Cuadro 14 se corresponden con una rotación de cultivos predominante de tres años de alfalfa seguidos por dos años de cultivos anuales.

Figura 14.  Áreas sembradas con alfalfa y con forrajes anuales invernales o estivales en Coahuila y Durango

Las siguientes descripciones sobre la serie de rendimientos y composición de estos forrajes en las condiciones de México están basadas en un estudio de los resúmenes informados en las actas de las reuniones anuales de investigación en producción animal (Reunión Nacional de Investigación Pecuaria) entre 1996 y 2003; los datos estadísticos sobre área sembrada están basados en SIAP (2004).

Maíz forrajero
Seis estados productores de leche (Jalisco, Chihuahua, Aguascalientes, México, Durango y Coahuila) concentran 80 por ciento del área bajo maíz forrajero, tanto regado como de secano.  El área de secano ha crecido más rápidamente que la de maíz forrajero regado. La disponibilidad de agua para riego es baja en Jalisco donde un 40 por ciento del maíz forrajero es de secano. El uso del riego en maíz forrajero depende de la cantidad y distribución de lluvia. En sub-húmedo central México con precipitaciones por encima de 450 mm en la estación de crecimiento, el maíz es regado dos veces luego de la siembra para permitir la siembra temprana de variedad tardías de alto rendimiento, mientras que el maíz de secano usa cultivares precoces sembrados tarde. En la mayoría de las localidades del norte seco con precipitaciones por debajo de 200 mm, el maíz es regado cuatro a seis veces durante la estación de crecimiento con una aplicación total de unos 600 mm. En la mayoría de las regiones lecheras el maíz forrajero es ensilado pero en la región lechera de Altos de Jalisco una alta proporción del maíz es secado en el campo con un gran consumo de mano de obra y luego picado.

Los cultivares de maíz están clasificados en precoces (107 ± 8 días desde la siembra a la cosecha en Aguascalientes, 1 920 m de altitud), intermedios (134 ± 10 días entre siembra y cosecha) y tardíos (unos 150 días). Debido a la disminución en la temperatura media, el largo de la estación de crecimiento aumenta 3,2 ± 0,8 días por cada 100 m de aumento en latitud. Las altitudes más altas están también relacionadas a rendimientos más altos y mejor composición nutritiva. El maíz forrajero se siembra normalmente entre mediados de abril y mediados de mayo usando unas 80 000 plantas/ha (en promedio 80 294 ± 57 plantas/ha, n=18) y con moderados niveles de fertilización (187 ± 5 kg N, 85 ± 4 kg P2O5/ha y sin K).

El margen de rendimientos experimentales del maíz forrajero es amplio (Cuadro 8), con una media general de 19 toneladas de MS ha-1, y rendimientos de materia verde de 61 toneladas ha-1 oscilando entre 43 y 76 toneladas ha-1, lo cual es 30 por ciento superior a los rendimientos estimados por SIAP (2004) para cultivos comerciales. Esto significa que el uso de híbridos intermedios y tardíos, densidades de siembra de 80 000 plantas ha-1 y la cosecha cuando el contenido de MS supera 30 por ciento (características comunes de los experimentos que informan sobre altos rendimientos) deberían permitir substanciales incrementos de rendimiento. Los esperados rendimientos superiores en 4 toneladas de MS con cultivares intermedios sobre los cultivares precoces surgen del ciclo de crecimiento más largo, desde que las tasas de crecimiento promedio de ambos tipos de cultivares parecen ser lo mismo, oscilando entre 166 y 194 kg ha-1 día-1. Los cultivares en evaluación se están haciendo más cortos, mientras que en 1996 V-107, una variedad alta (3,78 m) de alto rendimiento, aún se seguía usando; la altura promedio en años posteriores era de 2,38 ± 0,31 m.

Cuadro 8.  Rendimiento y composición de maíz forrajero en experimentos presentados en las actas de las reuniones anuales de investigación en producción animal entre 1996 y  2003.

 

Mínimo

Máximo

Media

Desviación
típica

n

Rendimiento bajo*
(t MS ha-1)

9,6

20,6

16,0

1,8

12

Rendimiento medio*
(t MS ha-1)

11,6

25,2

18,7

2,0

13

Rendimiento alto*   (t DM ha-1)

18,6

34,1

24,2

2,1

16

Mazorca % de MS

33,0

47,0

42,4

2.,7

6

Fibra detergente neutra
(FDN, % de MS)

37,2

51,9

45,3

2,4

10

Fibra detergente ácida
(FDA, % de MS)

23,0

28,0

25,4

0,5

12

Proteína cruda
(PC, % de MS)

6,1

9,0

7,8

0,6

4

Digestibilidad in vitro  (% de MS)

59,0

81,8

72,4

1,7

17

Energía neta para la lactancia
(Mcal kg-1 MS)

1,20

1,68

1,53

0,05

12

*Clases de rendimiento asignadas por los autores dentro de los informes individuales.

Bajo condiciones experimentales, el momento de cosecha ha sido definido como el estado de madurez (entre dentado temprano y 2/3 línea de leche), con un contenido de materia seca (MS) oscilando entre 28,6 y 38,4 (en promedio 33,2 ± 1,8; n=14; lo cual corresponde a ½ línea de leche). No se han detectado diferencias consistentes en composición nutritiva entre tipos de cultivares pero el contenido de fibra disminuyó y consecuentemente aumentó la digestibilidad y el contenido energético con la madurez a la cosecha. La proteína cruda promedio, la fibra y los contenidos energéticos del maíz forrajero experimental resumidos en el Cuadro 8 son similares a los contenidos informados por NRC (1989) para maíz silero bien espigado. En el centro de México los hacendados cosechan el maíz silero en el estado lechoso tardío, con contenidos de MS ligeramente por encima de 22 por ciento con efectos negativos sobre el valor nutritivo del silo: menos de 25 por ciento de MS y 60 y 46 por ciento de FDN y FDA respectivamente (Améndola, 2002), lo cual corresponde según informes de NRC (1989) a silo hecho de maíz con pocas mazorcas. La composición nutritiva del maíz silero en fincas comerciales puede entonces ser mejorada cosechando en estados de madurez más tardíos.

Estimaciones del potencial de producción de leche por hectárea, calculadas por medio de programas para ordenadores que tienen en cuenta aspectos como rendimiento y composición simultáneamente, están suministrando una base adecuada para la selección de cultivares y prácticas agronómicas.

Alfalfa
La alfalfa se siembra en el norte y centro de México, con la excepción de una pequeña área en los valles centrales de Oaxaca en el sur de México. La alfalfa ha sido el forraje tradicional usado por los hacendados lecheros de México; por lo tanto no es sorprendente que el área sembrada haya evolucionado siguiendo las fluctuaciones del precio de la leche. Las áreas sembradas se estancaron hasta mediados de la década de 1990 y desde entonces se han venido incrementando constantemente, particularmente en la regiones lecheras de Chihuahua y La Laguna.

La mayoría de la alfalfa es usada para corte y acarreo o para heno, la proporción de alfalfa manejada como heno ha permanecido en 26 por ciento, siendo importante en los dos estados norteños de Chihuahua y Sonora. El contenido promedio de MS del forraje de alfalfa en experimentos es de 21,9 ± 0,6 por ciento, mientras que Guerrero y Winans (1997) informaron de 83 por ciento de MS en heno de alfalfa. Estimaciones de SIAP (2004) para el período 1990-2002 promedian rendimientos de alfalfa de 72 y 14 toneladas ha-1 como forraje fresco y heno respectivamente. Considerando estos contenidos de MS, los rendimientos comerciales de alfalfa serían de 15,8 toneladas ha-1 año-1 con un 28 por ciento de pérdidas en el campo al hacer el heno.

La producción de semilla de alfalfa es inadecuada para satisfacer la demanda. Por lo tanto, aunque hay ecotipos locales derivados de alfalfas españolas (por ejemplo, Oaxaca, Atlixco, San Miguelito), la mayoría de la semilla es importada de Estados Unidos de América y España. Debido a los inviernos benignos y a la importancia de la producción forrajera invernal, los cultivares usados no tienen dormancia o tienen semidormancia (la dormancia otoñal clasifica de 8 a 10). Moapa 69 y CUF 101, dos cultivares de Estados Unidos de América algo antiguos, y Valenciana y Aragón, dos ecotipos españoles han sido ampliamente usados en el pasado; actualmente muchos nuevos cultivares están siendo introducidos, mayormente de Estados Unidos de América. En los informes sobre evaluaciones de cultivares, las nuevas introducciones a menudo superan en rendimiento las variedades elegidas como testigos (CUF 101, Moapa 69 y Valenciana en la mayoría de los casos). En una revisión sobre este tópico, Martínez y Meza (2001) concluyen que los ecotipos locales (Atlixco, Oaxaca, San Miguelito) normalmente superan en rendimiento a los nuevos cultivares en el centro de México, mientras que lo opuesto ocurre en el norte de México.

La frecuencia de corte de la alfalfa es alta, normalmente se realizan de 9 a 11 cortes por año, lo cual es probablemente la causa de dos características de la alfalfa en México: i) la alta calidad del forraje y ii) la baja persistencia de la población de plantas. En promedio el contenido de PC es 24,1 ± 1,1 por ciento de la MS y la energía neta para la lactancia es 1,59 ± 0,03 Mcal kg-1 MS; estos valores son altos comparados con aquellos de las alfalfas cosechadas menos frecuentemente de Estados Unidos de América (NRC, 1989). La proteína cruda y los contenidos de energía son más altos durante el otoño y el invierno y más bajos durante el verano y la primavera. Los cultivos de alfalfa duran normalmente tres años; debido a las condiciones climáticas la persistencia está claramente ligada con los niveles de resistencia a enfermedades. Chew y Santamaría (2000) estudiaron la incidencia de la podredumbre de la corona (Fusarium sp., Rhizoctonia solani, Colletotrichum sp., y Phoma medicaginis). Los autores informan que las incidencias fueron de 62,0; 87,1 y 98,4 por ciento en cultivos de 1º, 2º y 3º año y que las correspondientes reducciones en rendimiento fueron 11,6; 28,0 y 33,3 por ciento. Esta estimación de las reducciones de rendimiento se corresponde con el resumen de resultados informados en las actas de las reuniones anuales de investigación en producción animal, descriptos en la Figura 15.

Figura 15. Rendimiento promedio de alfalfa en experimentos tomando en cuenta uno o más años del cultivo; las barras verticales describen las desviaciones típicas.

La distribución estacional de los rendimientos es un factor capital en el manejo de los sistemas lecheros donde se usa la alfalfa; según los informes, 60 por ciento del crecimiento tiene lugar en primavera y verano y 40 por ciento durante otoño e invierno. Teniendo en cuenta la persistencia de tres años, un tercio de los cultivos deberían estar en la fase de establecimiento sin producción utilizable durante su primer invierno; por lo tanto, en términos del sistema, la disponibilidad de forraje fresco de alfalfa en los meses de invierno es unas 2,6 veces más baja que durante el verano. Coincidiendo con los resultados de diferencias estacionales en tasas de crecimiento, los resultados promedio de los experimentos sobre el efecto de la frecuencia de cosecha en el rendimiento indican que las mejores frecuencias son 30, 40, 50 y 35 días en verano, otoño, invierno y primavera, respectivamente.

Los niveles de agua subterránea usada para riego están decreciendo a tasas mayores de un metro por año en la mayoría de las regiones, por lo tanto la eficiencia del uso del agua para riego es un aspecto de profunda preocupación y la alfalfa es considerada normalmente como un cultivo ineficiente. En ensayos, el agua aplicada como riego fluctuó entre unos 1 400 mm año-1 (con riego por goteo) y unos 2 300 mm año-1 (riego por inundación). La cantidad promedio aplicada fue de 1 840 ± 189 mm año-1, lo cual alcanza a unos 5 mm por día en regiones donde no se usa riego durante la estación lluviosa. La eficiencia promedio en el uso del agua aplicada para riego fue 1,65 ± 0,25 kg MS m-3 (n=7), oscilando entre valores muy bajos con riego por inundación (0,6 kg MS m-3) y valores muy altos con riego por goteo (2,5 kg MS m-3); el aumento en la eficiencia con el riego por goteo se debe entre 32 y 51 por ciento a menor uso de agua y entre 16 y 23 por ciento a mayores rendimientos (Godoy et al., 2003). La calidad del agua para riego (en algunas regiones se usan aguas fecales) que afecta los niveles de salinidad de los suelos y la calidad del forraje, han sido materia de investigación en años pasados (Robledo et al., 1998; Serrano et al., 2002).

Los rendimientos en los experimentos están resumidos en el Cuadro 9. Aparentemente, usando variedades, técnicas de riego y frecuencias de cosecha adecuadas, hay espacio para reducir la brecha de 58 por ciento entre el rendimiento comercial promedio y el rendimiento experimental promedio.

Cuadro 9.  Rendimientos de alfalfa en experimentos presentados en las actas de las reuniones anuales de investigación en producción animal entre 1996 y 2003

 

Mínimo

Máximo

Media

Desviación típica

n

Rendimiento bajo*
(t MS ha-1)

6,0

14,5

10,8

1,7

5

Rendimiento medio*
(t MS ha-1)

20,0

29,8

24,9

0,9

12

Rendimiento alto*
(t MS ha-1)

33,0

35,8

33,7

2,1

4

* Clases de rendimiento asignadas por los autores dentro de los informes individuales.

Granos finos y raigrás anual
Este grupo de forrajes es usado principalmente en dos situaciones diferentes: i) como anuales invernales en rotaciones de cultivos bajo riego, con maíz forrajero o sorgo forrajero durante el verano y pasturas de alfalfa como cultivo de largo plazo y, ii) como cultivos de verano en condiciones de secano, particularmente en regiones donde debido a la escasa cantidad de lluvia y su distribución errática, el éxito del maíz se torna incierto. En esas condiciones, cuando la siembra tiene que ser retrasada debido al comienzo tardío de las lluvias, aumenta el riesgo de sequía y de daño al cultivo por bajas temperaturas (Ochoa et al., 2002) y los granos finos tienen la ventaja de un ciclo de crecimiento más corto (por ejemplo, 64 a 100 días para diferentes cultivares de avena).

La avena es el cultivo forrajero más importante de este grupo. En la segunda mitad de la década de 1990 el área sembrada con avena forrajera aumentó marcadamente, 44 000 ha por año en condiciones de secano y 3 700 ha bajo riego. Una proporción alta es manejada como heno (83 por ciento de la avena de secano y 60 por ciento de la avena irrigada). La avena regada es importante en las regiones lecheras del norte y centro de México, mientras que 76 por ciento de la avena de secano es sembrada en tres estados del norte (Chihuahua, Zacatecas y Durango).

La mayor parte de la investigación en avena ha involucrado comparaciones con otros forrajes de este grupo; un resumen de los resultados se presenta en el Cuadro 10. Las anuales invernales con riego se siembran entre fines de septiembre y mediados de diciembre, más comúnmente alrededor del 15 de octubre. El largo del ciclo de crecimiento depende de la forma de utilización en términos del número de cosechas, el cual varía entre una sola cosecha en el estado reproductivo o cosechas múltiples en el estado vegetativo (por lo menos en las primeras cosechas). Cuando se realizan cosechas múltiples, la estación de crecimiento usualmente dura 200 días hasta fines de abril cuando, de acuerdo con la rotación usual de cultivos, el maíz tiene que ser sembrado. Bajo este tipo de uso, los rendimientos de la mezcla de avena y raigrás anual son más altos y más estables, aprovechando la precocidad de la avena y la persistencia del raigrás anual. La primer cosecha se realiza alrededor de 70 días después de la siembra y subsecuentemente se realizan tres o cuatro cosechas a intervalos de 35 a 40 días. Cuando se realiza una sola cosecha, el retraso de la cosecha desde un estado reproductivo temprano a un estado lechoso tardío ha mejorado los rendimientos en 130 ± 17 por ciento; rendimientos inferiores de diferentes especies en el Cuadro 10 corresponden en muchos casos a una sola cosecha realizada en un estado relativamente temprano.

Dentro de este grupo, el raigrás anual tiene ciertas particularidades debido a que no es cultivado en condiciones de secano; además de ser utilizado como forraje para corte y acarreo también es pastoreado por vaquillonas y novillos en crecimiento y en algunas regiones es sembrado en cobertura en otoño sobre pasturas de pasto Bermuda (Cynodon dactylon) preexistentes. Los rendimientos de cebada (Hordeum vulgare) son normalmente inferiores a los de avena, pero tiene la ventaja de ser unos 10 días más precoz; se están evaluando nuevos cultivares pelones. El área sembrada con trigo (Triticum aestivum), centeno (Secale cereale) y triticale (xTriticosecale rimpaui)  ha sido muy pequeña (unas 3 000 ha). Los datos del Cuadro 10 no reflejan claramente el hecho de que cuando se comparan dentro de experimentos individuales, el triticale normalmente supera a la avena. Hay pocos datos sobre rendimientos de centeno y trigo pero cuando se comparan en el mismo experimento ambas especies normalmente superan a la avena.

Los datos sobre condiciones de secano son aún muy escasos, particularmente teniendo en cuenta que las condiciones locales pueden jugar un papel muy importante y que los problemas difieren de los cultivos de invierno con riego; por ejemplo, en condiciones estivales de secano, la resistencia a enfermedades se torna un atributo importante (Slamerón, 2002).

Figura 16.  Rendimiento y contenido de proteína cruda (PC) de avena de secano en diferentes estados. Adaptado de Tovar et al. (2000).

La composición nutritiva del forraje de estos cultivos es buena con 16,5 ± 1,5 por ciento de PC (n=13) y 1,52 ± 0,05 Mcal ENL kg-1 MS (n=7), suponiendo que sean cosechados antes del estado lechoso tardío cuando el contenido de PC puede ser más bajo que 8 por ciento (Figura 16). La inclusión de raigrás en las mezclas en las mezclas con granos finos mejor la composición nutritiva del forraje (Améndola, 2002).

Cuadro 10.  Rendimientos (t MS ha-1) de granos finos y raigrás anual en experimentos presentados en las actas de las reuniones anuales de investigación en producción animal entre 1996 y 2003.

Forraje

Rendimiento mínimo

Rendimiento máximo

Rendimiento medio

Número de informes

Avena

4,5

15,3

9,7

10

Raigrás anual

6,4

15,0

9,7

6

Mezcla de avena y raigrás anual

7,1

15,2

11,0

6

Triticale

3,1

17,5

9,7

11

Cebada

2,6

10,0

6,5

6

Trigo

9,0

13,7

10,9

4

Centeno

8,3

14,9

10,7

3

Granos finos de secano

4,4

10,0

8,7

5

Sorgo forrajero El sudangras es incluido en esta categoría junto con los híbridos (S. sudanense x S. bicolor). Como en otros forrajes, el área sembrada con sorgo forrajero aumentó marcadamente luego de 1995, con 15 750 ha por año en condiciones de secano (casi 230 000 ha sembradas en 2002) y con 5 070 ha por año bajo riego (casi 145 000 ha sembradas en 2002). Cinco estados del norte de México comparten el 70 por ciento del área: en Chihuahua, Sinaloa y Nuevo León predominantemente de secano y en Coahuila y Sonora predominantemente bajo riego.

A pesar del incremento del área, los informes sobre evaluación de sorgo forrajero son aún escasos. El sorgo forrajero es importante en las regiones lecheras del norte árido por: i) con una eficiencia ligeramente menor a 3 kg MS m-3 de agua, es un 30 por ciento más eficiente que el maíz y ii) es capaz de distribuir la producción de forraje en el verano más homogéneamente que el maíz. Sin embargo, el valor nutritivo del sorgo es menor que el de otros forrajes cultivados en aquellas regiones lecheras (Núñez et al., 1997). En el norte de México bajo riego, el sorgo forrajero se siembra entre fines de marzo y mediados de abril, la primer cosecha se realiza luego de 55 a 60 días y las cosechas subsecuentes se realizan cada 30 a 40 días cuando los cultivos alcanzan el estado de embuche; consecuentemente unas cuatro cosechas se realizan hasta comienzos de octubre (Núñez y Cantú, 2000). De los experimentos informados parece que bajo tales condiciones la media de rendimiento lograda alcanza 16,6 ± 0,6 t MS ha-1 (n=20), y los contenidos de PC y FDA promedian 9,9 ± 1,2 por ciento (n=6) y 43,8 ± 1,3 por ciento (n=4), respectivamente.

Leguminosas anuales
El trébol alejandrino (Trifolium alexandrinum) es una leguminosa promisoria para usar en mezclas o en cultivos puros como forraje invernal en regiones lecheras del norte y centro de México (Núñez et al., 1997). Unas 6 000 ha de vicia (Vicia sativa) se cultivan en Michoacán pero los informes de investigación sobre el cultivo son escasos.

Pasturas de largo plazo bajo riego
Los sistemas de producción de leche y carne bajo pastoreo están resultando opciones atractivas de forma de reducir los costos de producción y las pasturas de largo plazo bajo riego son componentes esenciales de tales sistemas. La expresión «de largo plazo» es usada en lugar de «permanente» o «perenne» debido a que la falta de persistencia es un problema común de estas pasturas (Améndola, 2002). El área sembrada con pasturas de largo plazo bajo riego ha crecido a una tasa anual de 5,65 por ciento desde 82 000 ha en 1990 a 144 000 ha en 2002. Cuatro estados del norte de México (Tamaulipas, Nuevo León, Sinaloa y Coahuila) con 56 por ciento y cinco estados del centro de México (San Luis Potosí, Jalisco, Michoacán, Hidalgo y México) con un 31 por ciento adicional concentran la mayor parte de esa área.

La investigación (casi exclusivamente bajo riego) se ha focalizado sobre cultivos puros o mezclas de alfalfa, pasto ovillo (Dactylis glomerata), raigrás perenne (Lolium perenne), festuca (Festuca arundinacea) y trébol blanco (Trifolium repens). La mayoría de las evaluaciones se han llevado a cabo sobre pasturas de primer y segundo año y excepcionalmente sobre las del tercero; Améndola (2002) informa que debido a la baja capacidad de carga (Figura 17), el costo de los días de pastoreo es más alto en pasturas mantenidas por un cuarto año que sobre pasturas mantenidas hasta el tercer año. La falta de persistencia es particularmente severa en pasturas de alfalfa y raigrás. Las mezclas de alfalfa y gramíneas normalmente supera a los cultivos puros de gramíneas y a las mezclas de trébol blanco con gramíneas (Cuadro 11). Dentro de las gramíneas hay una tendencia a rendimientos más altos con festuca que con raigrás perenne y pasto ovillo. Las gramíneas normalmente predominan en las mezclas con trébol blanco, pero la leguminosa predomina en las mezclas con alfalfa; como consecuencia, el meteorismo es un problema cuando se pastorean tales pasturas.

 

Figura 17.  Capacidad de carga de pasturas de alfalfa y pasto ovillo de diferentes edades. Adaptado de Améndola (2002).


Cuadro 11.  Rendimiento de pasturas de largo plazo estimados a partir de informes publicados en México.

Pastura

Rendimiento         (t MS ha-1 año-1)

Desviación típica

Número de informes

Gramíneas fertilizadas con N

15,8

2,4

7

Mezcla de gramíneas y alfalfa

23,2

1,3

4

Mezcla de gramíneas y trébol blanco

15,2

1,3

6

La distribución estacional desigual de la producción herbácea es un problema común (Sosa et al., 1998; Velasco et al., 2001; Villegas et al., 2004). Una alta proporción de la acumulación herbácea tiene lugar durante la primavera y el verano (66,2 ± 1,9 por ciento, n=96). La producción herbácea invernal es más baja en mezclas con pasto ovillo que en mezclas con raigrás perenne y en mezclas con alfalfa que en mezclas con trébol blanco; es particularmente baja con Kikuyu (Pennisetum clandestinum).

La digestibilidad del forraje promedia 72,4 ± 1,9 por ciento (n=7) y el contenido de PC promedia 18,8 ± 1,4 por ciento (n=9), con los valores más altos durante el invierno y los más bajos en verano. La digestibilidad del forraje de mezclas que contienen raigrás perenne es normalmente más alta que la de mezclas que contienen pasto ovillo, mientras que el forraje de mezclas con trébol blanco muestra una digestibilidad más alta que la de aquellas con alfalfa. Son escasos los informes sobre desempeño de vacunos en pastoreo sin suplementación alimentaria; las ganancias diarias de peso oscilan entre 0,85 kg cabeza-1 sobre pasturas de gramíneas y 1,20 kg sobre mezclas de gramínea-leguminosa; la producción diaria de leche por vaca oscila entre 17 kg vaca-1 sobre pasturas de gramínea y 19,6 kg sobre mezclas de gramínea-leguminosa.

Pasturas de largo plazo de secano en clima templado
Hay escasa información disponible sobre evaluación de pasturas permanentes de secano. En un clima templado húmedo, los mismos forrajes han sido evaluados bajo riego, con la excepción de alfalfa, la cual debido al bajo pH del suelo y a la alta incidencia de enfermedades no se adapta a esas condiciones. En condiciones sub-húmedas las evaluaciones han incluido Kikuyu, pasto «buffel» (Cenchrus ciliaris) y pasto Rhodes (Chloris gayana).

Pasturas sembradas en los trópicos
Los sistemas de producción vacuna en las regiones tropicales son extensivos y la alimentación vacuna está basada en el pastoreo de gramíneas nativas o pasturas de gramíneas introducidas/naturalizadas. Ochenta por ciento de las fincas con sistemas de doble propósito (SDP) tienen pasto Star africano (Cynodon plectostachyus; C. nlemfuensis) en sus pasturas. Segundas en importancia, principalmente en los trópicos húmedos, están las pasturas de gramíneas nativas (44 por ciento) y en áreas más secas el pasto Jaraguá (Hyparrhenia rufa, 20-30 por ciento) y el pasto Guinea (Panicum maximum, 23-55 por ciento). En años recientes el pasto Llanero (Andropogon gayanus), una especie liberada por el CIAT, tolerante a la sequía, resistente a ataques del «bicho salivador» y a suelos de baja fertilidad, está penetrando en los SDP de los trópicos secos; Brachiaria brizantha, también liberada por el CIAT, está siendo adoptada en los trópicos húmedos. Otras gramíneas usadas por los hacendados con SDP son el pasto Pangola (Digitaria decumbens, 15-28 por ciento) sobre suelos fértiles, o el pasto Pará (Brachiaria mutica, 9-24 por ciento) y el pasto alemán (Echinochloa polystachya, 6-17 por ciento) sobre suelos temporaria o permanentemente inundados.

La producción de materia seca de las pasturas es muy estacional. El forraje crece muy rápidamente durante la estación lluviosa (junio a noviembre) y muy poco durante la estación invernal, seca (diciembre a mayo). Setenta por ciento de los hacendados con SDP consideran a la producción estacional de forraje como la principal limitante del rendimiento animal. Sin embargo, los hacendados no toman medidas para superar la escasez de alimento de la estación seca, con forrajes conservados o suplementos concentrados. La mitad de los hacendados nunca suplementa su ganado; 40 por ciento suplementa el ganado solo en la estación seca. Solo 4 a 5 por ciento usa suplementos durante todo al año. Las divisiones internas de las pasturas son escasas: cuatro potreros en promedio. Sin embargo, la división de las pasturas aumenta cuando aumenta el número de vacunos. Solo el 10 por ciento de los hacendados SDP fertilizan sus pasturas. De aquellos que fertilizan, el 90 por ciento aplica fertilizante solo a algunas pasturas o divisiones. Tres por ciento fertiliza todas sus pasturas. El control de malezas es la práctica de manejo de pasturas más comúnmente usada por los hacendados con SDP: 70 por ciento lo hacen. La tecnología de pasturas puede proveer las leguminosas que, además de mejorar la dieta del ganado, también mejoran la fertilidad del suelo a través de la fijación biológica de nitrógeno (FBN) (‘t Mannetje, 2000).

El amamantamiento del ternero y el bajo nivel nutricional del rebaño tienen  un pronunciado efecto negativo sobre la eficiencia reproductiva, conduciendo a bajas tasas aparentes de parición (50-60 por ciento) y reducidos porcentajes de vacas en ordeñe (50-60 por ciento). Hasta 65 por ciento de los partos ocurren entre marzo y junio, lo cual resulta en modelos de producción de leche y terneros altamente estacionales. Estos hechos explican porqué la cría vacuna tropical tiene una baja eficiencia económica.

Bajo el tipo de alimentación descripta, la producción diaria de leche por vaca en ordeñe varía desde 2,9 a 4,3 litros y la lactancia varía desde 187 a 237 días. La edad al destete de los terneros es apenas más de ocho meses y los pesos al destete están entre 120 y 150 kg. Considerando las bajas dotaciones, entre 0,5 y 1 vaca/ha, y el reducido número de vacas en ordeñe, la producción anual de leche raramente excede los 500 litros.

Menocal et al.(1992 a, b, c) recogieron datos de diferentes estaciones experimentales los cuales muestran el potencial que tienen los sistemas de doble propósito «mejorados», para dar un ejemplo, con respecto al tradicional usado por el ganadero promedio (Cuadro 12).

El modelo mejorado del sistema de doble propósito es muchas veces superior al sistema actual. Es obvio que las condiciones de producción son diferentes entre los SDP comerciales y los SDP desarrollados en las estaciones experimentales. Sin embargo, esto último tiene la gran virtud de mostrar la producción de leche potencial de los SDP tropicales, y pueden resultar un modelo a seguir por parte de los hacendados con SDP innovadores. Sin embargo, sería pretencioso de parte de los hacendados con SDP tradicionales tratar de alcanzar los niveles de producción de los SDP mejorados en un tiempo corto. Este debería ser un objetivo de mediano a largo plazo, donde la tasa de adopción de prácticas tecnológicas debe estar en concordancia con las posibilidades económicas y educacionales de los hacendados.

Cuadro 12.  Brecha tecnológica entre el sistema de doble propósito (SDP) tradicional y SDP mejorado en los trópicos mejicanos
(Fuente: Menocal et al., 1992 a, b, c).

Variable

SDP tradicional

DPS mejorado

Diferencia (%)

Dotación, cabezas/ha

1,47

2,57

75

Tasa de parición aparente, %

56

75

34

Intervalo de parición, días

649

484

-25

Rendimiento de leche,   l/vaca en ordeñe/día

3,7

6,8

84

Rendimiento de leche, l/vaca en el rodeo/día

2,1

4,4

110

Rendimiento de leche, l/vaca/lactancia

783

1 944

148

Largo de lactancia, días

208

268

29

Edad al destete de los terneros, días

253

106

-58

Rendimiento de leche, l/ha/año

276

5 622

1 937

Ganancia de peso de los bueyes, g/día

253

758

200

Ganancia de peso, kg/ha/año

118

643

445

Peso de faena, kg

403

450

12

Edad de faena, meses

41

22

-46

Aumentos en la dotación así como en la producción por vaca pueden llevar a considerables aumentos en la producción de leche por hectárea en el sistema mejorado comparado con la práctica tradicional (Cuadro 12). Este aumento puede ser atribuido mayormente a una mejor tecnología de pasturas, tales como nuevas especies de pasturas y fertilización, aunque las vacas en ordeñe sean suplementadas durante el ordeñe a lo largo de su lactancia, porque aun descontando el efecto de la suplementación, la pastura es el principal contribuyente potencial a los aumentos en la producción de leche por animal y por hectárea.

A comienzos de la década de 1970, las instituciones de investigación de México condujeron estudios en pasturas para identificar gramíneas de alto rendimiento que usadas en combinación con fertilización N, pudieran producir grandes cantidades de carne y leche. El modelo pastoril desarrollado era simple y consistía en una rotación lenta (3 a 5 potreros), fertilización N de alrededor de 150 kg/ha/año y, en algunos casos, suplementación invernal con melaza y otros subproductos. Se mostró que este modelo era capaz de duplicar la dotación y que podía mantener la producción de leche en unos 6 kg/vaca/día y la ganancia diaria promedio en el orden de los 0,4 a 0,6 kg/vaquillona/día (Fernández et al., 1993b). A pesar de sus altos niveles de producción, los hacendados con SPD no adoptaron este modelo.

Algunos ensayos indicaron los beneficios que las leguminosas de pastoreo pueden tener sobre la producción de carne y leche. El pasto Pangola (Digitaria decumbens) solo o asociado con las leguminosas Neonotonia wightii, Centrosema pubescens y Leucaena lecocephala fueron comparados con respecto a ganancia de peso (3,3 vaquillonas/ha) y producción de leche vacuna en una clima cálido sub-húmedo, usando un pastoreo rotativo de tres potreros y 42 días. Las pasturas fueron regadas en la estación seca. Las asociaciones produjeron entre 25 y 38 por ciento más de ganancia de peso y entre 6 a 14 por ciento más de leche, que la gramínea. Neonotonia y Centrosema produjeron más que Leucaena, pero ambas desaparecieron de la pastura al año de comenzado el ensayo (Garza et al., 1978; Portugal et al., 1979). Con una dotación de 4 vacas/ha, Leucaena fue la más persistente y aún estaba en uso luego de varios años del ensayo (Castillo, 1999). Estos ensayos muestran el nivel potencial de la productividad que puede ser alcanzado bajo riego en los trópicos secos, pero esto mismo no está dentro del alcance de los hacendados mejicanos con SDP en las actuales condiciones de bajos insumos. Otros experimentos conducidos en los trópicos secos sin riego indicaron la superioridad de las asociaciones de las gramíneas introducidas con el arbusto Leucaena leucocephala sobre los monocultivos de gramíneas. Por lo tanto esta leguminosa debe ser la elegida para asociarla con gramíneas introducidas en los trópicos secos de México (Castillo, 2000).

Tres puntos importantes fueron ignorados cuando fue diseñada la investigación en pasturas de gramíneas: i) los hacendados en los trópicos de México no fertilizan sus pasturas; ii) una vez que las pasturas fueron fertilizadas, el hacendado necesariamente necesita más animales para consumir el forraje extra producido y esto requiere capital, no siempre disponible; y iii) la elección de las especies de leguminosas y gramíneas. Los investigadores mejicanos estuvieron usando especies  como el Bermuda Coastcross 1 (Cynodon dactylon x C. Aethiopicus) y el pasto Pangola los cuales muestran un excelente desempeño cuando se riegan y se fertilizan, pero de lo contrario desaparecen rápidamente de la pastura. Al mismo tiempo estas gramíneas inhiben el establecimiento y persistencia de las leguminosas herbáceas.

Debido a que el pasto Pangola, el pasto Guinea y el Coastcross 1 son muy susceptibles al ataque del «bicho salivador» (Aeneolamia spp.) los hacendados seleccionaron al pasto Star (Cynodon plectostachyus), una gramínea que no es la más nutritiva, pero resiste al «bicho salivador», es apta para crecer en suelos marginales y capaz de soportar cierto grado de sobrepastoreo.

Desde mediados de la década de 1970, los hacendados con SDP se encontraron enfrentando nuevos problemas. Pasto Guinea y pasto Pangola altamente productivos comenzaron a desaparecer. Aunque no existe en México un estudio sobre la causa probable, se considera que la declinación en el contendido de nutrientes de los suelos, como resultado de varias décadas de uso, es la principal razón. Esta hipótesis es apoyada por el alto grado de infestación con malezas así como también el cambio en las especies de la pastura desde aquellas que requieren alta fertilidad del suelo, como pasto Guinea y pasto Pangola, o pasto Star que no la requiere.

La persistencia de las pasturas nativas, conocidas localmente como «gramas nativas» o gramíneas nativas también apoya la hipótesis anterior. En general, las pasturas de gramíneas nativas muestran bajos niveles de productividad, lo que significa que los nutrientes son tomados a tasas más lentas que bajo pasturas más productivas de gramíneas introducidas. Adicionalmente, las pasturas de gramíneas nativas contienen cantidades variables de leguminosas nativas, entre 2,5 y 15,4 por ciento, las cuales contribuyen al N del suelo (Bosman et al., 1990), una característica no presente en las pasturas de gramíneas introducidas, donde el manejo está dirigido al monocultivo. Por lo tanto, las pasturas de gramíneas nativas tienden a persistir por períodos más largos de tiempo.

Las instituciones de investigación de México se incorporaron alrededor de mediados de la década de 1980 al RIEPT (Red Internacional de Evaluación de Pasturas Tropicales) apoyada por el Programa de Pasturas Tropicales del CIAT y comenzaron a seguir la filosofía de mínimos insumos para la pastura junto con sus métodos de evaluación.

Ensayos agronómicos regionales del esquema de evaluación forrajera del CIAT, indican que para los trópicos húmedos de México las leguminosas más prometedoras eran, en orden de rendimiento de materia seca: Centrosema acutifolium CIAT 5568, Pueraria phaseoloides CIAT 9900, Desmodium ovalifolium CIAT 350, y Arachis pintoi CIAT 17434. Sorprendentente, hacia 1994, solamente A. pintoi CIAT 17434, se había mostrado como una leguminosa prometedora para asociarse con gramíneas introducidas lo que coincide con informes de Costa Rica que mostraron su habilidad para persistir bajo pastoreo severo y también para mejorar la productividad animal.

En la última década, algunas gramíneas del esquema de evaluación regional del CIAT se han puesto disponibles comercialmente. El pasto llanero (Andropogon gayanus) es la elección para los trópicos secos en suelos de fertilidad baja a media. En los trópicos húmedos, el pasto Chetumal (Brachiaria humidicola) se recomienda para suelos de muy baja fertilidad; mientras que el pasto Insurgente (Brachiaria brizantha) y varios cultivares de Panicum maximum como Tanzania, Mombasa y Tobaitao, son recomendados para suelos de fertilidad media a alta.

En los últimos tres a cuatro años, otras gramíneas introducidas han estado disponibles. Una es el primer híbrido entre Brachiaria brizantha y B. ruziziensis, llamado pasto Mulato (CIAT 36601). Muestra una expectativa considerable debido a que, además de ser más productiva que otras Brachiaria spp., tiene un alto grado de palatabilidad, buen nivel de digestibilidad in vitro y resistencia al ataque del «bicho salivador». Sin embargo, no hay un informe de investigación sobre su desempeño en términos de rendimiento de leche y carne vacuna bajo pastoreo. Otra especie es Andropgon gayanus ‘Tun-Tun’ la cual es más corta que el cultivar Llanero pero es 25 por ciento más productiva en términos de producción de leche y carne.

Se debe reconocer que la mayoría de esas gramíneas fueron puestas a disposición de los productores sin una evaluación completa en los trópicos de México; la decisión de ponerlas disponibles comercialmente estuvo basada en su desempeño en América del Sur, en Colombia y Brasil principalmente.

Pulse  aquí para ver fotografías de pasturas mejoradas y cultivos forrajeros

Recursos forrajeros en la región árida y semi-árida de México
La región árida y semi-árida de México está mayormente al norte de 20º N con una lluvia media anual entre 350 y 550 mm; hacia el este (95 a 97º W) la lluvia anual es más alta, hasta 750 mm, pero el índice de Lang (precipitación anual/temperatura media anual) es aún indicativo de baja disponibilidad de agua debido a las altas temperaturas. El área total es de 54 000 000 ha o cerca del 30 por ciento de México. Una vegetación arbustiva gruesa ocupa el 68 por ciento de la región árida y semi-árida, 28 por ciento es vegetación herbácea (mayormente pastos cortos y medianos) con arbustos dispersos y/o árboles (robles y pinos) y 4 por ciento (cerca 2 000 000 ha) de la región son actualmente tierras de cultivo abandonadas con erosión severa e infestadas por especies anuales. A nivel nacional alrededor de un 39 por ciento de la región muestra una severa pérdida de la superficie del suelo debido a la erosión hídrica y eólica (INEGI, 2000); sin embargo, para ciertos sitios específicos hasta un 43 por ciento de la tierra ha mostrado tener serias pérdidas de la superficie del suelo (Royo et al., 2004).

Al norte de 20º N hay otras 24 000 000 ha con una lluvia anual debajo de 350 mm, donde la vegetación nativa es tan pobre en especies forrajeras y rendimiento que la dotación anual estimada (COTECOCA, 1978) oscila desde 40 a 60 ha/UA (vaca madura seca de 450 kg de peso vivo). Además, muchos estudios han mostrado que la siembra de gramíneas de alto potencial forrajero no es exitosa. Se puede concluir que, bajo las condiciones mejicanas, por debajo de 350 mm de lluvia anual no hay recursos forrajeros confiables como para sostener altas producciones animales de sistemas ganaderos basados en vacunos, ovinos y caprinos. Por otro lado, hay una necesidad urgente de investigación para incrementar las especies animales que han probado ser habitantes exitosos del desierto; un ejemplo es el antílope (Antilocarpa americana) de las sub-especies de Sonora, Mejicana y Peninsular, estas últimas sub-especies que sobreviven en el desierto Vizcaíno con una lluvia media de 50 mm por año, lo cual incluye años sin lluvia.

A lo largo de las dos principales cadenas montañosas, Sierra Madre Oriental y Sierra Madre Occidental, sobre las pendientes continentales o  interiores, hay unas 12 000 000 ha estimadas de bosque (robles y pinos) y tierras reforestadas (eucaliptus) con potencial para cultivar forrajes (Aguirre et al., 1996). La lluvia anual oscila desde 550 a 900 mm, la altitud va desde 2 300  a 3 000 msnm, las temperaturas medias anuales van desde 11 a 8 ºC, en algunos casos con una o dos heladas ligeras en verano. En la medida en que grupos conservacionistas y profesionales forestales han promovido la aprobación de una legislación que prohibe el pastoreo en estas tierras, sobre la base de que el pastoreo con ganado está dañando los bosques, se ha realizado una limitada investigación en forrajes. Sin embargo, los pequeños propietarios mantienen su ganado en estas tierras una vez que han desmontado los árboles. La tala de árboles se realiza para cultivar maíz en las elevaciones menores y papas en las mayores; una vez que se perdieron la superficie del suelo y la fertilidad natural del suelo, la tierra es abandonada y es introducido el ganado. Si bien la pinocha de los pinos y ciertas hojas de roble pueden ser venenosas para el ganado (por ejemplo, Denogean et al., 1974; Hatch y Pluhar, 1993; Schmutz y Hamilton, 1986; Schmutz et al., 1974; Stubbendieck et al., 1992) es principalmente el pisoteo y el ramoneo de la parte superior de los retoños y el masticado de las cortezas lo que resultará en el principal impacto de los vacunos y ovinos sobre los robles y pinos.  Por lo tanto, la planificación de la plantación de árboles y el pastoreo junto con la alimentación animal apropiada serían suficientes para prevenir esos daños.

La siguiente descripción de los recursos forrajeros proviene de estudios llevados a cabo en la región árida y semi-árida de México como se definió anteriormente.  Primero serán discutidas las plantas nativas seguidas por las gramíneas introducidas.

Plantas nativas
Un tema que no ha sido extensamente establecido relacionado con las plantas nativas es: ¿el pastoreo del ganado mejora la acumulación de biomasa vegetal comparado con el no-pastoreo desde que el pastoreo promueve una tasa de renovación más alta del tejido vegetal?. Este tema es ecológicamente relevante ya que ciertas plantas nativas son muy dificultosas de restaurar.

El pastoreo puede reducir el rendimiento de biomasa de forraje comparado con sin pastoreo debido a que los animales pastorean más intensamente algunas especies que otras permitiendo que las últimas se hagan dominantes. Aguado (1994) encontró que luego de cuatro años de pastoreo moderado (una remoción media de 40 a 60 por ciento de la biomasa área acumulada anual) algunos sitios mostraron de 16 a 80 por ciento menos de rendimiento de forraje que sin pastoreo, mientras que en otros sitios, el área pastoreada mostró hasta 19 por ciento más rendimiento de forraje que sin pastoreo. El efecto negativo o positivo sobre el rendimiento de forraje del pastoreo comparado con sin pastoreo fue explicado por la diferente composición botánica de los sitios. En sitios con una proporción baja de especies vegetales altamente preferidas por el ganado y un porcentaje grande de especies vegetales no comidas por el ganado, el pastoreo disminuyó el rendimiento de forraje porque el ganado removió el tejido vegetal de pocas especies dejando otras escasamente afectadas o sin afectar, lo cual a su vez rindió menos forraje. Mientras que del 80 al 90 por ciento de la biomasa aérea de Bouteloua spp. (gramínea preferida) fue removida por el ganado, las gramíneas menos preferidas como Microchloa kunthii tuvieron un 12 por ciento o menos de su biomasa aérea removida. La mayor defoliación de Bouteloua spp. llevó a que su contribución a la composición botánica disminuyera desde 31 a 7 por ciento y a un abrupto incremento de la contribución promedio de los arbustos a la composición botánica desde  menos de 4 hasta tanto como 34 por ciento. En sitios donde la mayoría de las especies vegetales presentes fueron pastoreadas con similar intensidad, el pastoreo promovió un rendimiento de forraje más alto que sin pastoreo.

Sequías recurrentes significan que, en tierras comerciales, si el ganado remueve 60 por ciento o más de la acumulación anual de forraje, la biomasa de forraje mostrará una declinación constante con fuertes incrementos de los arbustos en la composición botánica así como del suelo desnudo; esto, a su vez, llevará al sobrepastoreo y a la declinación de la producción animal. Las estrategias de pastoreo deberían incorporar una estimación anual de la dotación adecuada junto con el pastoreo controlado para mantener la remoción de forraje entre 40 y 60 por ciento de la acumulación anual de forraje.

Gramíneas nativas
El género Bouteloua tiene más de 22 especies de alta a media producción de forraje y calidad, distribuidas por toda la región árida y semi-árida de México, desde la más seca a la más húmeda, desde los suelos superficiales a los más profundos y desde los valles a las pendientes. La mayoría de las especies de Bouteloua son apetecidas por el ganado y pueden representar hasta un 80-95 por ciento de la dieta del ganado en pastoreo, suponiendo que no hay restricción en la disponibilidad de forraje. Sin embargo, esta preferencia puede llevar a un severo sobre uso de estas especies, habiéndose informado de una remoción de 80 a 92 por ciento de la biomasa aérea. Si el pastoreo no es controlado como para prevenir este alto nivel de uso, el subsecuente rendimiento de forraje y la persistencia declinan abruptamente.

Entre las especies de Bouteloua descriptas como buenas forrajeras se encuentran: B.curtipendula (Michx.) Torr, B. chondrosioides (Kunth) Benth. ex S. Watson, B. dactyloides (Nutt.) Columbus, B. eriopoda (Torr.) Torr, B. gracilis (Kunth) Lag. ex Griffiths y B. hirsuta Lag. La investigación se ha concentrado en B. curtipendula y B. gracilis debido a que están ampliamente distribuidas en la región, sumado a que han mostrado más altos rendimientos de forraje y calidad que otras especies de Bouteloua. Bouteloua curtipendula tiene un gran acervo genético con más de 77 accesiones recolectadas desde Canadá a México. Los especialistas mejicanos han obtenido por lo menos tres cultivares sobresalientes, lamentablemente la semilla no está fácilmente disponible debido a que la producción de semilla comercial es escasa. Es ampliamente recomendada para lluvias anuales entre 300 y 500 mm, para ser sembrada en tierras de cultivo abandonadas; la densidad de siembra va desde 2 a 5 kg ha-1, la emergencia de plántulas puede ir de 0 a 50 por ciento y las sobrevivencia de plantas un año después de la siembra es de 10 a 20 por ciento. Desde que el establecimiento mediante la siembra puede ser muy pobre y costoso en semilla, la plantación  ha sido estudiada como una alternativa a la siembra; las plantas son cultivadas de semilla en un invernáculo o vivero por 70 a 90 días y luego transplantadas al comienzo de la estación lluviosa. La tasa de éxito usualmente está por encima del 60 por ciento o más alta si se hacen ciertas modificaciones al suelo para captar la lluvia junto con la plantación. Las densidades de plantación evaluadas han sido variables y en la mayoría de los estudios la tasa de sobrevivencia de plantas luego de la plantación ha sido la variable de interés más que la búsqueda de una densidad de población óptima.

Bouteloua gracilis tiende a mostrar rendimiento en forraje más bajo pero de mejor calidad que B. curtipendula; sin embargo hay un estudio reciente (Bravo et al., 2004) en el cual con baja humedad disponible en el suelo B. gracilis mostró un mejor desempeño en rendimiento que B. curtipendula. Como era el caso con B. curtipendula los especialistas mejicanos han obtenido mejores cultivares pero la disponibilidad de semilla comercial es escasa y el establecimiento mediante la siembra podría ser muy pobre.

Arbustos nativos
La región árida y semiárida de México es muy rica en especies arbustivas con disponibilidad de forraje y calidad alta a media. Una excelente revisión sobre la biología y usos de los arbustos mejicanos fue preparada por McKell y García (1989). Los productores locales han sido concientes durante muchos años del uso de los arbustos por parte del ganado. Sin embargo, la publicación sistemática de estudios sobre su agronomía comenzó recién en la segunda mitad de la década de 1990. Antes de eso los estudios publicados trataban sobre los caminos para erradicar todas las especies de arbustos, luego de algunos años de focalizar la investigación sobre los arbustos comidos por los vacunos, ovinos y caprinos y la estación del año en que los consume el ganado. Entonces, el paradigma cambió de la erradicación indiscriminada de los arbustos hacia estrategias de control selectivo de los arbustos que incorporan el mantenimiento y/o la propagación de ciertos arbustos específicos.

Entre las Fabaceae se encuentra el género Acacia con más de 15 especies distribuidas todas a través de México, Eysenhardtia con dos especies; E. polystachya (Ortega) Sarg (=E. amorphoides Kunth) y E. orthocarpa (A. Gray) S. Watson y Dalea bicolor Humb. & Bonpl. ex Willd están entre aquellos arbustos con probado potencial forrajero para lluvias entre 400 a 500 mm. Muchos arbustos del género Acacia tienen espinas que los hacen difíciles de manipular en los viveros y esto también reduce la calidad del forraje disponible para el ganado. En las Fabaceae, a similares precipitaciones, hay otros arbustos ampliamente difundidos que son tóxicos para el ganado, entre ellos: Astragalus mollissimus Torr, Lupinus argenteus Pursh, Lupinus montanus Kunth, Oxytropis campestris (L.) DC y Oxytropis deflexa (Pall.) DC.

La investigación en arbustos de Chenopodiaceae se ha concentrado en una especie: Atriplex canescens (Pursh) Nutt. Dentro del límite de lluvia anual de 250 a 500 mm (con algunas terrazas para cosechar lluvia), A. canescens ha mostrado la supervivencia más alta luego de la plantación (90 a 100 por ciento), una concentración de proteína cruda en las hojas entre 15 y 23 por ciento con una media de 18 por ciento y un rendimiento anual de forraje de 1,9 a 4 veces mas alto que otros arbustos. Se ha informado que el rendimiento anual de forraje bajo corte ha estado entre 1,9 y 5,4 t MS ha-1 con densidades de plantas oscilando entre 1 250 y 10 000 plantas ha-1; alguna investigación estima que una población óptima debería estar alrededor de 2 500 a 3 500 plantas ha-1. También ha sido señalada cierta tolerancia a suelos salinos. El rendimiento en forraje estuvo determinado por la ramificación y la altura de planta; en la medida en que estos dos atributos se incrementaron también lo hizo el rendimiento de forraje. Es una especie dioica, de  modo que en las parcelas para producción de semilla alrededor de 40 a 50 por ciento de la plantas producirían semilla. El rendimiento de semilla por planta oscila desde 300 a 600 g. A. canescens es bien aceptada por los vacunos, ovinos y caprinos; sin embargo, el desempeño en el largo plazo de este arbusto bajo diferentes estrategias de pastoreo y de herbáceas subyacentes no ha sido investigado extensamente.

Otros dos arbustos quenopodiáceos que recientemente recibieron la atención de los investigadores son Atriplex acanthocarpa (Torr.) S. Watson (tolerante a suelos salinos y rápidamente comido por el ganado; Sierra y Melgoza, 2004) y Atriplex polycarpa (Torr.) S. Watson que crece en suelos muy secos (superficiales y rocosos) de la península de Baja California.

El género Opuntia, de la familia Cactáceae, sub-familia Opuntioideae y tribu Opuntieae incluye muchas especies de tipos arbustivos que han sido usados por productores locales como fuentes de forraje y agua para el ganado. El proceso de la fotosíntesis en estas especies es el metabolismo del ácido crasuláceo (MAC) lo que les permite sobrevivir más tiempo sin suministro de agua que otros arbustos; sin embargo, muchos especialistas cuestionan la relevancia de Opuntia como fuente de forraje, porque ganado maduro alimentándose de arbustos de Opuntia no puede mantener el peso vivo. Estos arbustos tienen bajo contenido de materia seca (8 a 10 por ciento) y proteína cruda (3 a 9 por ciento) y muchos de ellos deben ser chamuscados para eliminarle las espinas de manera que el ganado pueda consumir lo suficiente para sobrevivir. Cierta fauna silvestre usa Opuntia solo como fuente de agua.

Los ganaderos locales se refieren a los arbustos de Opuntia como «nopales» o «choyas» y era una práctica común dar estos arbustos silvestres al ganado para ayudarlos a sobrevivir en los años secos. Actualmente más del 60 por ciento de los ganaderos estudiados (Luna y Chávez, 1994) ofrecen Opuntia al ganado año tras año indicando que las gramíneas nativas son constantemente sobre pastoreadas y entonces no son capaces de suministrar la cantidad de forraje requerido independientemente de la cantidad de lluvia recibida. La constante oferta de Opuntia al ganado ha disminuido la densidad de poblaciones silvestres en muchas áreas de la región. Frente a esta tendencia, se han establecido programas estaduales y federales para promover la plantación de Opuntia. La reducción de algunas poblaciones silvestres de arbustos de Opuntia tiene un impacto ecológico y podrían ser consideradas especies en peligro.

Algunas especies que han sido usadas como forraje para el ganado son: Opuntia azurea Rose, Opuntia engelmanii Salm-Dyck ex Engelm, Opuntia engelmanii Salm-Dyck ex Engelm. var. cuija Griffiths & Hare, Opuntia engelmanii Salm-Dyck ex Engelm. var. engelmanii, Opuntia engelmanii Salm-Dyck ex Engelm. var. flavispina (L. D.) Benson) B.D. Parfitt & Pinkava, Opuntia engelmanii Salm-Dyck ex Engelm. var. flexospina (Griffiths) B D. Parfitt & Pinkava, Opuntia engelmanii Salm-Dyck ex Engelm. var. lindheimeri (Engelm.) B D. Parfitt & Pinkava, Opuntia engelmanii Salm-Dyck ex Engelm. var. linguiformis (Griffiths) B. D. Parfitt & Pinkava, Opuntia leucotricha DC, Opuntia rastrera F.A. C. Weber, Opuntia ficus-indica (L.) Mill y Opuntia robustia H. L. Wendl. ex Pfeiff.

Gramíneas introducidas
Luego de años de evaluación las siguientes gramíneas introducidas son las más ampliamente difundidas en la región: Cenchrus ciliaris L., Panicum coloratum L., Eragrostis curvula (Schrad.) Nees, E. curvula var. conferta (Schrad.) Nees, E. lehmanniana Nees y E. superba Peyr.

Cenchrus ciliaris es la gramínea introducida con la mayor área sembrada en la región, estimada entre 1 250 000 a 2 000 000 ha en los últimos siete años. La siembra de pasto «buffel» ha sido agrupada en cuatro áreas principales: noreste (estados de Tamaulipas y Nuevo León), noroeste (estados de Sonora y Sinaloa), centro-sur (estados de Zacatecas y San Luis Potosí) y el trópico seco del sur y sureste (estados de Michoacán, Morelos, Oaxaca y Yucatán, principalmente). El pasto «buffel» fue traído desde Texas en 1954 al estado de Nuevo León, y a partir de allí la expansión del área sembrada con Cenchrus creció rápidamente. La gramínea mostró excelente establecimiento y alto rendimiento en forraje. La dotación anual de los arbustos nativos era de 12 a 27 ha/UA; cuando la tierra fue desmontada y sembrada con pasto «buffel» la dotación anual era de 3 a 8 ha/UA. En el rango de 400 a 550 mm de precipitación anual el pasto «buffel» ha mostrado mejor establecimiento y rendimientos de forraje más altos que la mayoría de las gramíneas nativas.

Las bajas temperaturas invernales han sido la principal restricción de la expansión del pasto «buffel» en las regiones áridas a semiáridas dada la extensa mortalidad invernal que ocurre en áreas con promedios mensuales de temperaturas mínimas absolutas de 5 ºC o menos. Algunos cultivares comerciales como Frío, Llano y Nueces manifiestan mejor tolerancia a bajas temperaturas y cultivares más tropicales como Molopo, Viólela y Gayndah pueden mostrar baja persistencia en la mayor parte de la región árida a semiárida debido a que son altamente susceptibles a bajas temperaturas.

En los últimos 10 años otra restricción a la expansión del área sembrada con pasto «buffel» y una amenaza a su persistencia en áreas ya sembradas ha venido aumentando; es el «bicho salivador» (Aeneolamia albofasciata Lall.) el cual había sido considerado un problema solamente en los trópicos. En 2000, el Ministerio de Agricultura informó que alrededor de 50 000 ha en el estado de Sonora fueron afectadas por esta peste; en esa área la lluvia anual es de alrededor de 400 mm y las heladas son comunes en invierno.

El excelente desempeño del pasto «buffel» bajo condiciones de secano ha llevado a su evaluación bajo riego; el rendimiento de forraje puede ser incrementado hasta cinco veces comparado con condiciones de secano; sin embargo, el rendimiento nutritivo anual (proteína y materia seca digestible) ha-1 de  pasto «buffel» no ha sido tan alto como el informado en algunos estudios con alfalfa (Medicago sativa) (Ibarra et al., 2004; Palomo et al., 2004).

Eragrotis curvula ha sido sembrado en dos áreas dentro de la región, una es en el centro-norte (estado de Chihuahua) y la otra es en el suroeste (estados de Jalisco, Zacatecas y Aguascalientes). Esta gramínea es una alternativa al pasto «buffel» en áreas con bajas temperaturas invernales. Las densidades de siembra son de 1 a 2 kg/ha-1. Sin embargo, la tasa de reducción en la calidad del forraje a medida que la planta alcanza la madurez y la fuerte acumulación de material muerto que limita el rebrote en la estación siguiente, han sido señaladas como las dos principales preocupaciones en el manejo de pasturas de Eragrotis curvula (Chavez et al., 1996).

Panicum coloratum ha sido propuesto como una gramínea introducida para ser sembrada en tierras de cultivo abandonadas en el rango de lluvia anual de 450 a 550 mm. Es de alto rendimiento en forraje, pero de establecimiento lento por lo que los productores locales no usan extensivamente esta especie. A partir de ciertos datos no publicados, parece interesante evaluar la anual Eragrostis tef (Zuccagni) Trotter como una fuente de heno de alta calidad.

La principal amenaza a la producción animal en la región árida y semi-árida de México es la pérdida de la cobertura herbácea, el incremento del suelo desnudo, la invasión de arbustos y la pérdida de suelo superficial. Las gramíneas nativas con alto potencial forrajero son preferidas por el ganado lo cual conduce al sobre uso si el pastoreo no es controlado; la siembra está limitada debido a que la disponibilidad de semilla y el éxito del establecimiento son pobres. El arbusto nativo con el mayor volumen de investigación es Atriplex canescens. Cenchrus ciliaris es la gramínea introducida más ampliamente difundida en la región; su uso ha incrementado la capacidad de carga de la tierra, pero la mortalidad invernal y las pestes de insectos restringen su expansión y presistencia.

Residuos de cultivos 
Las cantidades anuales de residuos de cultivos y sub-productos producidos en México se presentan en el Cuadro 13. Otros residuos y sub-productos tales como pulpa de citrus, residuos del procesamiento de ananá y desechos de banana son usados localmente como forraje en algunas regiones (Jiménez, 1989). Mientras que los sub-productos son usados comúnmente en la alimentación animal, el uso de los residuos de cultivos como forraje -a pesar de su alta disponibilidad- no está ampliamente  difundido. El relativamente alto costo del transporte y el bajo valor alimenticio son las principales limitaciones. Durante las décadas de 1980 y 1990, el  uso de tratamientos químicos para mejorar el valor alimenticio de los residuos de cultivos fue materia de investigación, sin embargo, la adopción de estas prácticas ha sido decepcionante probablemente debido a la baja eficacia en relación a los costos. Los residuos de cultivos son usados como forrajes principalmente en regiones donde coexisten la producción de cultivos y la animal como en el centro de México; es una práctica usual de los pequeños hacendados que producen cultivos y poseen unos pocos animales. El hecho de que la agricultura comercial intensiva y la producción animal están raramente integradas en sistemas mixtos es una restricción para un uso más amplio de los residuos de cultivos como forraje. Jiménez (1989) estima que un 60 por ciento de los residuos de maíz son usados    –con eficacia variable- en la nutrición animal, la proporción más alta es pastoreada o cortada y suministrada en establos para alimentación rudimentarios (prácticas comunes en los pequeños hacendados), mientras que un 10 por ciento es comercializado como fardos. El autor informa que el uso de residuos de cultivos en la alimentación animal alcanza 10 por ciento en el caso de las puntas de caña de azúcar (exclusivamente en zonas donde se produce caña de azúcar) y 30 por ciento en el caso de la paja de trigo.

Cuadro 13.  Cantidades anuales de los principales residuos de cultivos y sub-productos.

Residuo de cultivo o sub-producto

Millones de toneladas año-1

Rastrojo de maíz*

48,1

Rastrojo de sorgo*

6,5

Paja de trigo*

2,7

Paja de frijoles*

0,8

Paja de cebada*

0,7

Puntas de caña de azúcar*

14,9

Afrechillo y salvado de trigo*

0,8

Bagazo de cervecería*

0,7

Melaza*

1,8

Harina de semilla de algodón**

0,40

Harina de semilla de cártamo*

0,14

Harina de soja*

0,13

* Según rendimientos de grano promedio 1997-2002 (SIAP, 2004) y proporciones de los residuos y sub-productos en el rendimiento de grano (Jiménez, 1989).

** Promedio 1997-2002 según FAOSTAT (2004)

 

Fotografías de uso de residuos de cultivos
(pulse para ver la imagen completa)

6. OPORTUNIDADES PARA EL MEJORAMIENTO DE LOS RECURSOS FORRAJEROS

Los hacendados mejicanos tienen serias dificultades de competitividad enfrentando la creciente importación de productos subsidiados desde los países desarrollados o desde países del hemisferio sur que producen a costos muy bajos. Además del inevitable papel de los forrajes como medio de incrementar la sustentabilidad de las fincas de rumiantes mejicanas, los incrementos en la competitividad deberían provenir también del mejoramiento de la organización de los hacendados (particularmente en el campo de los canales de comercialización de carne) y poniendo atención a aspectos de la producción animal moderna que hasta ahora se habían dejado de lado como la seguridad alimentaria, los efectos sobre el ambiente y el bienestar animal (Pérez, 2004).

Aunque sistemas intensivos de producción ovina basados en el pastoreo de pasturas sembradas están siendo desarrollados en todas las regiones (en los últimos años el alto precio del cordero es una opción atractiva), el mejoramiento de los recursos pastoriles en el futuro cercano estará estrechamente ligado al desarrollo de la competitividad de los sectores de ganado lechero y de carne vacuna. La evolución de los sectores de producción láctea y de ganado de carne ha sido diferente y por lo tanto el papel de los forrajes tiene que ser discutido en cada sector.

Luego de la severa crisis de mediados de la década de 1990 el sector lácteo ha crecido rápidamente. La mayor parte del crecimiento ha sido dentro de los sistemas lecheros especializados y semi-especializados de la meseta y del norte de México; actualmente estos sistemas comprenden más del 70 por ciento de la producción nacional. Para estos sistemas, es urgente reducir los costos de alimentación, ya que estos representan una proporción alta del precio mundial teórico de la leche. La producción y utilización eficiente del forraje se tornaría en el punto clave para resolver los problemas de los costos altos de alimentación y de la distribución estacional desigual de la producción láctea.

Los datos de la sección 5 sugieren que los hacendados lecheros están confiando crecientemente en forrajes anuales de secano. Este cambio es visto como un medio para resolver dos problemas simultáneamente: la reducción de los costos de producción y la disminución de la disponibilidad de agua para riego. Sin embargo, las prioridades de la investigación en forrajes templados no han estado estrechamente basadas en las áreas sembradas, particularmente referidas a condiciones irrigadas y de secano, desde que más del 80 por ciento de la investigación se realizó sobre forrajes irrigados. Por lo tanto las oportunidades para el mejoramiento de los forrajes de los sistemas lecheros especializados y semi-especializados necesitan del insumo de los investigadores colocando las prioridades en las variedades y en el manejo de los forrajes anuales de secano. Dentro de los forrajes irrigados de estos sistemas parecería que la atención debería cambiar desde el logro de altos rendimientos hacia tópicos como el uso eficiente del agua y el ajuste de las alternativas forrajeras a los requerimientos del sistema, por ejemplo, adecuación de las épocas de siembra y cosecha a las rotaciones de cultivos predominantes, distribución estacional del crecimiento y persistencia.

En las presentes circunstancias, la evaluación de la factibilidad económica de las nuevas tecnologías forrajeras se torna una necesidad imperiosa. Los sistemas lecheros basados en el pastoreo y en el uso de cantidades moderadas de forraje conservado y de poco concentrado, son componentes esenciales de la competitividad de los nuevos líderes del mercado lácteo mundial. La lechería basada en pastoreo podría tornarse en una alternativa de bajo costo de producción en la meseta y en el norte de México. La disponibilidad de forrajes sembrados para pasturas permanentes en condiciones templadas subhúmedas y en condiciones subtropicales húmedas es muy baja; el encontrar opciones adecuadas debería conducir a un substancial incremento en la productividad y rentabilidad en esas condiciones.

En contraste con los hacendados muy bien organizados del sistema lechero especializado, el grado de organización e integración de los hacendados del sistema de doble propósito tropical es muy bajo. Por lo tanto, en el caso de estos hacendados, el mejoramiento en la organización y consecuentemente en la integración se torna inevitable. La calidad del producto y la variación estacional de la producción parecen ser las principales restricciones para este mejoramiento. Los investigadores en forrajes y los programas gubernamentales deben jugar un papel esencial en la reducción de la variación estacional de la producción, donde las estrategias de alimentación para los períodos de escasez son cruciales. Aunque esto es identificado como un asunto crucial, la Alianza para el Campo (un programa gubernamental muy extendido) se ha focalizado en la siembra de nuevas pasturas mientras que la conservación de forraje recibió muy poca atención. La evaluación de la factibilidad económica y la adecuación a los requerimientos del sistema de las diferentes alternativas de conservación de forraje, deberían tornarse en prioridades para la investigación en el futuro cercano.

En el caso de los ganaderos, las experiencias de Veracruz y Tabasco muestran que la organización y la integración son caminos apropiados para incrementar la competitividad. En este caso la reducción de los costos de alimentación es también urgente. Teniendo en cuenta los cambios en las preferencias de los consumidores hacia carne de animales de «feedlots», el desarrollo de sistemas eficientes de pre-terminado mediante el pastoreo de pasturas sembradas en todas las regiones se visualiza como una alternativa atractiva. Debido a los altos objetivos de ganancia de peso vivo, las estrategias de alimentación suplementaria de animales en pastoreo deberían tornarse en un punto clave en la eficiencia de estos sistemas.

El tratamiento de los problemas de los muy pequeños hacendados lecheros de los sistemas familiares requiere políticas especiales. Su característica más importante es que la producción y venta del producto no es usualmente su principal actividad. Por lo tanto, la investigación participativa aparece como el camino adecuado para desarrollar e introducir innovaciones tecnológicas, las cuales deben estar enfocadas a incrementar su seguridad alimentaria, aumentando las oportunidades para que permanezcan en sus propias comunidades mejorando la sustentabilidad ecológica de sus prácticas agropecuarias.


7. ORGANIZACIONES DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO Y RECURSOS HUMANOS

La investigación en pasturas y forrajes es llevada a cabo por el INIFAP (Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias) y universidades públicas. La investigación en el INIFAP, está organizada en ocho centros regionales de investigación, correspondientes en términos generales a las regiones descriptas en la Figura 1.

Norte de México
En el norte de México hay tres centros regionales de investigación del INIFAP:

i) CIRNO (noroeste) cubriendo Baja California, Baja California Sur, Sinaloa y Sonora (143 investigadores de los cuales 21 tienen grado de Ph.D.), ii) CIRNOC (norte central) cubriendo Aguascalientes, Chihuahua, Durango, La Laguna y Zacatecas (193 investigadores de los cuales 38 tienen grado de Ph.D.) y iii) CIRNE (noreste) cubriendo Tamaulipas, Nuevo León, San Luis Potosí y Coahuila (122 investigadores de los cuales 12 tienen grado de Ph.D.). El ganado de carne, el ganado de leche y los caprinos son los principales sistemas considerados por la investigación. Una gran parte de la investigación está relacionada a los sistemas de producción extensiva basados en el pastoreo de praderas nativas: ecología de campo natural, manejo, conservación y rehabilitación de campos naturales degradados, Atriplex spp. como importante matorral para suelos salinos, gramíneas nativas como Bouteloua gracilis y Sporobolus airoides, establecimiento de pasturas en campos naturales de secano particularmente pasto «buffel», pánico verde (Panicum maximum var. trichoglume) y pasto «klein» (Panicum coloratum) y aspectos nutricionales del ganado pastoreando en campos naturales. La investigación relacionada con los sistemas de producción intensiva incluye producción de forraje y manejo del pastoreo de granos finos irrigados y de secano, raigrás anual y trébol alejandrino irrigados, variedades de alfalfa y riego por goteo, variedades de maíz y sorgo y tecnología para silo, leguminosas estivales de secano (Canavalia ensiformis, Mucuna pruriens y Lablab purpureus), y conversión de tierras de cultivo degradadas en pasturas sembradas.

Seis universidades del norte de México tienen investigación y programas de estudio para graduados relativos a producción animal, pasturas y forrajes: Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH), Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), Universidad Autónoma Antonio Narro (UAAAN) en Coahuila, Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) y la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS). Los tópicos de investigación en estas universidades corresponden en términos generales con aquellos descriptos para el INIFAP. En el Cuadro 14 se presenta un breve resumen del personal involucrado en investigación sobre tópicos relacionados con pasturas y forrajes en el norte de México.

Cuadro 14.  Resumen del personal involucrado en investigación sobre tópicos relacionados con pasturas y forrajes en el norte de México.

Institución

Investigador

Prioridades de investigación

INIFAP CIRNO

Fernando Ibarra Flores ibarra.fernando@inifap.gob.mx

Manejo y rehabilitación de campo natural

INIFAP CIRNO

Martha Martín Rivera martin.martha@inifap.gob.mx

Manejo y rehabilitación de campo natural

INIFAP CIRNOC

Sergio Echavarría Morales echavarria.sergio@inifap.gob.mx

Manejo de cuencas, sustentabilidad de los sistemas de producción de carne

INIFAP CIRNOC

José Santos Sierra Tristán sierra.jsantos@inifap.gob.mx

Introducción de gramíneas en matorrales

INIFAP CIRNOC

Pedro Jurado Guerra jurado.pedro@inifap.gob.mx

Rehabilitación de campos naturales degradados

INIFAP CIRNOC

González Castañeda Fernando gonzalezc.fernando@inifap.gob.mx

Nutrición animal, silo de maíz

INIFAP CIRNOC

Gregorio Núñez Hernández nunez.gregorio@inifap.gob.mx

Valor nutritivo de maíz, sorgo y trébol alejandrino

INIFAP CIRNOC

Carlos A. García Díaz garcia.carlos@inifap.gob.mx

Producción de semilla de especies forrajeras

INIFAP CIRNE

Eduardo González Valenzuela gonzalez.eduardo@inifap.gob.mx

Manejo de campo natural, sistemas de producción ovina, matorrales

INIFAP CIRNE

Guillermo Juan García Dessommes garcia.guillermo@inifap.gob.mx

Valor nutritivo de forrajes

INIFAP CIRNE

Miguel Ángel González Padrón gonzalez.miguelangel@inifap.gob.mx

Producción animal tropical

UACH

Alberto Lafón Terrazas         alafon@uach.mx

Manejo de recursos naturales, fauna silvestre

UACH

Carmelo Pinedo Álvarez     cpinedo@uach.mx

Monitoreo de recursos naturales, sistemas de información geográfica

UACH

Oscar Ruiz Barrera           oscaruiz@uach.mx

Residuos de cultivos y sub-productos

UACH

Manuel Sosa Cerecedo       msosac@uach.mx

Ecología vegetal, impacto ambiental, monitoreo de recursos naturales

UACH

Guillermo Villalobos Villalobos gvilla@uach.mx

Nutrición de rumiantes en campo natural

UANL

Humberto Ibarra Gil  Ibarra_gil@hotmail.com

Establecimiento de pasturas, transferencia de tecnología

UANL

Roque Gonzalo Ramírez Lozano roqramir@fcb.uanl.mx

Matorrales, valor nutritivo de gramíneas

UANL

Erasmo Gutiérrez Ornelas egtz@ccr.dsi.uanl.mx

Nutrición de rumiantes

UANL

Leticia Háuad Marroquín

Leucaena spp.

UANL

Homero Morales Treviño

Sistemas de producción ovina bajo pastoreo

UANL

Ciro Valdés Lozano

Sorgo forrajero

UANL

Rigoberto González González

Hongos fibrolíticos y bacterias como aditivos para silo

UANL

Javier García Canales

Producción de semilla de pasto «buffel»

UAT

Pedro Zárate Fortuna     pzarate@uat.edu.mx

Calidad de forraje, sistemas de producción ovina

UAT

Abelardo Saldívar Fitzmaurice asaldivar@uat.edu.mx

Producción  de semilla de Desmanthus spp., Cynodon spp.

UAT

Florencio Briones Encinia  fbriones@uat.edu.mx

Pasto «buffel»

UAT

Arnoldo González Reyna argonzal@uat.edu.mx

Sistemas de producción ovina bajo pastoreo

UAT

Elizabeth Andrade Limas

Sistemas silvo-pastoriles

UAAN

Heriberto Díaz Solis

Manejo de pasturas sembradas

UAAN

Jesús Fuentes Rodríguez

Plantas de zonas secas en producción animal

UJED

Manuel Murillo Ortiz

Ganado de carne en pasturas de raigrás anual

UJED

Arturo S. Juárez Reyes ajuarez52@yahoo.com.mx

Caprinos en matorrales

UABCS

Alejandro Palacios Espinoza

Manejo de campo natural

UABCS

Ariel Guillén Trujillo

Manejo de campo natural

UABCS

Rafael Ramírez Orduña

Manejo de campo natural

Centro de México
INIFAP tiene dos centros de investigación regional en el centro de México: CIRPAC (Pacífico central) cubriendo Colima, Jalisco, Michoacán y Nayarit (174 investigadores, de los cuales 22 tienen grado de Ph.D.) y CIRCE (Central) cubriendo Guanajuato, Querétaro, México, Morelos, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y el Distrito Federal (193 investigadores, de los cuales 52 tienen grado de Ph.D.). Los sistemas de producción de rumiantes considerados por la investigación son bovinos de leche, de carne y doble propósito, ovinos y caprinos. Dentro de forrajes las prioridades están en alfalfa y avena forrajera; también se lleva a cabo investigación en maíz forrajero, sorgo forrajero, triticale, raigrás anual, Clitoria ternatea, Andropogon gayanus, Zea diploperennis, pasturas irrigadas de largo plazo, pasturas de secano para sistemas de producción ovina, producción lechera bajo pastoreo de pasturas templadas y tropicales, nutrición mineral de vacunos en pastoreo, alimentación suplementaria de bovinos de carne en pastoreo durante la estación seca y conversión de tierras de cultivo degradadas en pasturas sembradas.

Dos universidades, Universidad Autónoma de Chapingo (UACh) y Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) y el Colegio de Postgraduados (CP; una institución de ciencias agropecuarias a nivel de post-grado), las tres localizadas en el estado de México, tienen investigación y programas de estudios para graduados referentes a pasturas y forrajes dentro de los sistemas de producción de rumiantes. En el cuadro 15 se presenta un resumen del personal involucrado en investigación sobre tópicos relacionados a pasturas y forrajes en el centro de México.

Cuadro 15.  Resumen del personal involucrado en tópicos relacionados a pasturas y forrajes en el centro de México.

Institución

Investigador

Prioridades de investigación

INIFAP CIRPAC

Juan Eguiarte Vázquez

Producción lechera pastoreando gramíneas tropicales, producción de semilla de pasto «buffel»

INIFAP CIRCE

Ma del Rosario Tovar Gómez

tovar.rosario@inifap.gob.mx

Maíz forrajero, alfalfa, avena forrajera, valor nutritivo

INIFAP CIRCE

Hector Eduardo Villaseñor Mir

villasenor.hector@inifap.gob.mx

Tecnología de semillas, avena forrajera

INIFAP CIRCE

Juan Manuel Gutiérrez Castillo

gutierrez.manuel@inifap.gob.mx

Pasturas de secano para sistemas de producción ovina

UAEM

Octavio Castelán Ortega

oaco@uaemex.mx

Sustentabilidad y pasturas en sistemas lecheros familiares, investigación participativa

UAEM

Carlos Arriaga Jordán

caj@uaemex.mx

Sustentabilidad y pasturas en sistemas lecheros familiares, investigación participativa

UAEM

Carlos González Ezquivel

cge@uaemex.mx

Sustentabilidad y pasturas en sistemas lecheros familiares, investigación participativa

UAEM

Angélica Espinoza Ortega

Sustentabilidad y pasturas en sistemas lecheros familiares, investigación participativa

CP

Jorge Pérez Pérez

jperez@colpos.mx

Pastoreo de pasturas mixtas de Pueraria phaseoloides-Cynodon nlemfuensis, análisis de crecimiento de Vicia sativa irrigada y de secano

CP

Alfonso Hernández Garay

hernan@colpos.mx

Manejo de la cosecha de alfalfa, pastoreo de pasturas mixtas de alfalfa-dactylis,  pasturas nativas bajo bosques de pinos, evaluación agronómica de Brachiaria spp. y Arachis pintoi, producción de semilla de Panicum maximum

CP

Adrián Quero Carrillo

queroadrian@colpos.mx

Mejoramiento genético de gramíneas nativas

CP

Edmundo García Moya

edmundo@colpos.colpos.mx

Ecología de campo natural

CP

Omar Hernández Mendo

ohmendo@colpos.mx

Pastoreo de pasturas de Panicum maximum, maíz picado verde para vacas lecheras, alimentación suplementaria de novillos de pastoreo en los trópicos

UACh

Pedro Arturo Martínez Hernández

pedroarturo@correo.chapingo.mx

Pastoreo mixto (vacunos y ovinos), caracterización agronómica de Zea diploperennis (Teocintle)

UACh

Carlos Marcof Alvarez

cmarcof@yahoo.com.mx

Alimentación suplementaria en los trópicos secos, caña de azúcar como forraje

UACh

Jorge Castrellón Montelongo

jor_lucamon@yahoo.es

Árboles y matorrales, sustentabilidad de los sistemas campesinos

UACh

Maximino Huerta Bravo

maxbravo@correo.chapingo.mx

Nutrición mineral de vacunos en pastoreo

UACh

Enrique Cortes Díaz

Utilización de pasturas nativas tropicales

UACh

José G. García Muñiz

jgarciam@taurus1.chapingo.mx

Producción lechera orgánica

UACh

Antonia González Embarcadero

Análisis micro-histológico de muestras de forraje, de fístula y fecales

UACh

Ricardo D. Améndola Massiotti

r_amendola@yahoo.com

Producción láctea intensiva basada en forrajes y pastoreo

Sur de México

En el sur de México hay tres centros de investigación regional del INIFAP: i) CIRGOC (Golfo central) cubriendo Tabasco y Veracruz (119 investigadores, de los cuales 10 tienen grado de Ph.D.); ii) CIRSE (Sudeste) cubriendo Campeche, Quintana Roo y Yucatán (76 investigadores, de los cuales 5 tienen grado de Ph.D.) y iii) CIRPAS (Pacífico sur) cubriendo Guerrero, Oaxaca y Chiapas (75 investigadores, de los cuales 13 tienen el grado de Ph.D.). Ganado de doble propósito, ganado de carne, ovinos, forrajes y sistemas campesinos de rumiantes son los principales sistemas de producción animal considerados por la investigación. Se lleva a cabo investigación en Leucaena leucocephala, Mucuna pruriens, Clitoria ternatea, Chloris gayana, Brachiaria brizantha, Panicum maximum, Andropogon gayanus (producción de semilla), sorgo forrajero, maíz forrajero en mezclas con leguminosas, establecimiento y manejo de pasturas tropicales, sistemas silvo-pastoriles, manejo nutricional de bovinos de carne y doble propósito, producción láctea en la región montañosa, sistemas de producción de ovinos para pelo, sistemas campesinos de rumiantes.

Varias universidades tienen programas de investigación en tópicos relacionados con pasturas y forrajes en sistemas de producción animal: Universidad Autónoma de México (UNAM, con el centro de investigación CEIEGT localizado en Veracruz),  Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), Instituto Tecnológico Agropecuario Nº 2 en Yucatán (ITA Nº 2), Colegio de Postgraduados (CP con centros de investigación en Veracruz) y Universidad Autónoma Chapingo (UNACh, con centros de investigación en Veracruz y Yucatán). En el Cuadro 16 se presenta el personal involucrado en investigación de tópicos relacionados con pasturas y forrajes en el sur de México.

Cuadro16.  Resumen del personal involucrado en tópicos relacionados con pasturas y forrajes en el sur de México.

Institución

Investigador

Prioridades de investigación

INIFAP

CIRGOC

Eduardo Daniel Bolaños Aguilar bolanos.eduardo@inifap.gob.mx

Forrajes tropicales, producción de semilla, Brachiaria humidicola

INIFAP

CIRGOC

Francisco Meléndez Nava

Forrajes tropicales

INIFAP

CIRGOC

Eduardo Canudas Lara

Riego por goteo, producción de carne intensiva pastoreando pasturas de  Pennisetum purpureum, análisis económico de alternativas económicas

INIFAP

CIRSE

Luis Ortega Reyes

Ovinos bajo pastoreo, Leucaena, maíz forrajero en mezclas con leguminosas

INIFAP

CIRSE

Fernando Rivas Pantoja

rivas.fernando@inifap.gob.mx

Pasturas mixtas de  Brachiaria y Leucaena, pastoreo de ovinos en plantaciones de citrus

INIFAP

CIRSE

Rosario Ivone Carmona Muñoz

carmona.rosario@inifap.gob.mx

Investigación participativa en el desarrollo de sistemas silvo-pastoriles

UNAM

CEIEGT

Epigmenio Castillo Gallegos

pime11302002@yahoo.com.mx

Producción de leche y carne sobre pasturas tropicales, Arachis pintoi

UNAM

CEIEGT

Ángel R. Pulido Albores

palbores@servidor.unam.mx

Transferencia de tecnología en fincas de doble propósito

UNAM

CEIEGT

Jesús Jarillo Rodríguez

jjarillo@correo.unam.mx

Evaluación agronómica de pasturas y forrajes

UNAM

CEIEGT

Braulio Valles de la Mora

braulio_36@hotmail.com

Evaluación de pasturas y forrajes, fijación simbiótica de N2 por leguminosas

ITA N°2

Juan Rivera Lorca

Ovinos en sistemas silvo-pastoriles

UADY

Luis Ramírez Avilés

raviles@tunku.uady.mx

Árboles y matorrales forrajeros

UNACH

Heriberto Gómez Castro

Secuestro de carbono por árboles forrajeros y herbáceas latifoliadas

UACh

José Antonio Torres Rivera

Pastoreo de ovinos en plantaciones de café

UACh

Hipólito Mendoza Castillo

Hibiscus rosa sinensis como forrajera para ovinos en pastoreo


8. REFERENCIAS

Aguado, S. G. A. 1994. Análisis de algunos efectos del pastoreo en agostaderos del Altiplano Central. Folleto técnico # 4. Campo Experimental ‘Vaquerías’. Centro de Investigaciones del Pacífico Centro. INIFAP. 16 pp.

Aguirre C. C., Rubio A. y Quiñones M. A. 1996. Evaluación del establecimiento inicial de 8 gramíneas en la sierra de Durango. Memorias del XII Congreso Nacional sobre Manejo de Pastizales. p. 4.

Amendola R. D. 2002. A dairy system based on forages and grazing in temperate Mexico. PhD thesis. Wageningen University, The Netherlands. 269 pp.

Arroyo G. 1990. Regiones agrícolas de México: modernización agrícola, heterogeneidad estructural y autosuficiencia alimentaria. In: C. Martínez Assad (Ed.). Balance y Perspectivas de los estudios regionales en México. CIIH-UNAM, México, D. F. pp. 147-222.

Bassols B. A. 1990. Las dimensiones regionales del México contemporáneo. In: C. Martínez Assad (Ed.). Balance y Perspectivas de los estudios regionales en México. CIIH-UNAM, México, D. F. pp. 93-145.

Bosman, H. G., Castillo, G. E., Valles, M. B. y De Lucía, G. R. 1990. Composición botánica y nodulación de leguminosas en las pasturas nativas de la planicie costera del Golfo de México. Pasturas Tropicales 12, 2-8.

Bravo L. A. G., Echavarría C. F. G., Gutiérrez L. R., Amador R. M. A. y Medina G. G. 2004.  Evaluación de cuatro niveles de humedad en tres especies de pastos en Zacatecas, México. XL Reunión Nacional de Investigación Pecuaria. p. 193.

Cantú B. J. E. 1990. Manejo de pastizales. Universidad Autónoma Agraria “Antonio Narro” Unidad Laguna, Torreón, Coahuila, México. 290 pp.

Castelán O. O., Matthewman R., González M. E., Burgos G., R. y De la Cruz J. D. 1997. Caracterización y evaluación de los sistemas campesinos de producción de leche. El caso de dos comunidades del Valle de Toluca. Ciencia Ergo Sum. Vol 4 No. 3: 316-326.

Castillo G. E. 2000. Producción de leche en praderas de grama nativa asociadas a la leguminosa Arachis pintoi. In “Producción de Leche y Carne en el Trópico con base en Pastoreo” (E. Castillo, J. Jarillo y S. Concha, eds.), pp. 53-58. Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Ganadería Tropical FMVZ-UNAM, Unión Ganadera Regional del Norte de Veracruz, Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz.

Castillo, G. E. 1999. Uso de la leucaena: Una alternativa de alimentación proteica en el trópico. In “Avances en Ganadería de Doble Propósito en el Trópico” (D. M. A. Alonso y C. F. Livas, eds.), pp. 103-125. Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Ganadería Tropical, FMVZ, UNAM, Unión Ganadera Regional del Norte de Veracruz, Tuxpam de Rodríguez Cano, Veracruz.

Cavazos D. J. R. y Medina A. L. 1995. Multiple use of rangelands in Northern Mexico. In: N. E. West (Ed.). Rangelands in a Sustainable Biosphere. Proceedings of the fifth International Rangeland Congress. Society for Range Mangement, Denver, Colorado. pp. 46-51.

CEA. 2000. Situación actual y perspectivas de la producción de leche de ganado bovino en México. Centro de Estadística Agropecuaria. SAGAR. Mexico D.F. 52 pp.

Chávez R. M. G., Luna L. M. y Barretero H. R. 1996. Desarrollo de vaquillas de reemplazo en praderas de zacate Llorón Eragrostis curvula. Folleto técnico 1. Campo Experimental ‘Vaquerías’, Centro de Investigación Regional del Pacífico Centro, INIFAP. 16 pp

Chew M. Y. I. y Santamaría C. J. 2000. Estimación de pérdidas por la pudrición de la corona de la lucerne  (Medicago sativa L.) en la Comarca Lagunera, (Norte de México). ITEA-Producción-Vegetal. 96:165-172.

Cienfuegos R. E. G., Ruiz F. J., Valencia M., Castañeda E. y Herrera J. G. 2001. Diagnóstico fenotípico del sistema de producción de leche con ganado Holstein en México. II. Manejo nutricional. AMPA XXIX Reunión Anual, Cd. Victoria, Tamaulipas. pp. 371-374.

COTECOCA. 1978. Determinación de los coeficientes de agostadero por estados. SARH. México. (10 volúmenes).

De Alba J. 1976. Panorama actual de la ganadería mexicana. Memoria del Seminario Internacional de Ganadería Tropical. FIRA, SAG, Banco de México, Acapulco, Guerrero, Mexico. pp.41-62.

De Lucas T. J., Arbiza A. S. y Martínez L. P. 1993. Los sistemas transhumantes de producción ovina en Xalatlaco Estado de México. I. Descripción. Memorias 6° Congreso de Ovinocultura. AMTEO, Ciudad Valles, S.L.P. Mexico. pp. 215-218.

Denogean B. F. G., Moreno S. S., Ibarra F. F. A. y Martin R. M. H. 2004. Plantas tóxicas que afectan la reproducción del Ganado en Sonora. Memorias de la XL Reunión Nacional de Investigaciuón Pecuaria. p. 177.

Díaz Solis, H., A. S. Fitzmaurice y U. López Domínguez. 1998. Pasture forage production in Northeastern Mexico. http://cnrit.tamu.edu/cgrm/whatzhot/laredo/diaz.html

FAO. 1985. FAO/UNESCO Soil Map of the World, 1:5.000, 000. Revised Legend, World Soil Resources Report. FAO, Rome.

FAO-SAGARPA 2001. Evaluación Establecimiento de Praderas 2000. Sistema de Evaluación de la Alianza para el Campo Available at http://www.evalalianza.org.mx.

FAOSTAT. 2004. Agriculture & Food Trade. http://faostat.fao.org

Fernández, R. J. A., Ruelas, A. R., Livas, C. F. y Jara, S. L. C. 1993. Evaluación del pasto estrella Santo Domingo (Cynodon nlemfuensis) y brachiaria (Brachiaria radicans) en la producción de carne bovina en el trópico húmedo. Veterinaria México 24, 139-143.

FIRA. 1986. Instructivos técnicos de apoyo para la formulación de proyectos de financiamiento y asistencia técnica. Serie Ganadería. Forrajes. FIRA-Banco de México, Mexico D. F. 256 pp.

FIRA. 1994. Elementos de análisis de las cadenas productivas. Carne de Bovino. FIRA-Banco de México, Mexico D. F. 48 pp.

Garza, T. R., Portugal, G. A. y Aluja, S. A. 1978. Producción de carne con pasto pangola (Digitaria decumbens) solo o asociado con leguminosas tropicales. Técnica Pecuaria en México, 17-22.

Godoy. A. C., Pérez G. A. ,Torres E. C. A., Hermosillo L. J. y Reyes J. I. 2003. Uso de agua, producción de forraje y relaciones hídricas en lucerne  con riego por goteo subsuperficial. Agrociencia 37: 107-115.

Gómez C. M. A. y Schwentesius R. R. 2004. Impacto del TLCAN en el sector agroalimentario: evaluación de diez años. En: Schwentesius R., Gómez M. A. Calva T. J. L. y Hernández N. L. (Eds.) “¿El campo aguanta más?” Universidad Autónoma Chapingo. Chapingo, Mexico. pp. 51-71.

Guerrero J. N. y Winans S. S. 1997. Summertime storage of lucerne  hay in the irrigated Sonoran Desert affects hay quality. Journal-of-Production-Agriculture. 10:495-501.

Hatch, S.L. y J. Pluhar. 1993. Texas RangePlants. Texas A&M University Press, Collge Station, Texas USA. p. 279.

Hernández X. E. 1985. Zonas agrícolas de México. In: Xolocotzia Tomo I. Universidad Autónoma Chapingo, Chapingo, Mexico. pp. 245-254.

Hernández X. E. 1987. Los pastizales mexicanos. In: Xolocotzia Tomo II. Universidad Autónoma Chapingo, Chapingo, Mexico. pp. 445-470.

Hernández Z. J. S. 2000. La caprinocultura en el marco de la ganadería poblana (México); contribución de la especie caprina y sistemas de producción. Arch. Zootec. 49:341-352.

Ibarra D. G. D., Ortega G. C., Cabanillas C. R., Burboa C. F. R. y Zapata M. M. A. 2004. Producción de forraje y contenido proteico de variedades de Alfalfa en Carbó, Sonora. XL Reunión Nacional de Investigación Pecuaria. p. 197.

IDRC. 1999. Goat Production Systems (Mexico) - Phase I. International Development Research Centre. http://web.idrc.ca/en/ev-37320-201-1-DO_TOPIC.html

INEGI. 2003. XII Censo General de Población y Vivienda, 2000. Censo Agropecuario. Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática. http://www.inegi.gob.mx/inegi/default.asp

INEGI.2000. Indicadores de Desarrollo Sustentable en México.

Instituto de Geografía. 1990. Atlas Nacional de Mexico. Volumen II, Seccion 4, Tema 7.1: Unidades Taxonomicas de Suelos 1:4'000,000. Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, DF.

Instituto de Geografía. 1991. Atlas nacional de México. unam. México, df, 1991. Carta iv.7.1 unidades taxonómicas de suelos y iv.4.10, climas.

Jaramillo V. V. 1994a. Revegetación y reforestación de las áreas ganaderas en las zonas áridas y semiáridas de México. COTECOCA-SARH, Mexico D. F. 48 pp.

Jaramillo V. V. 1994b. Revegetación y reforestación de las áreas ganaderas en las zonas templadas de México. COTECOCA-SARH, Mexico D. F. 40 pp.

Jaramillo V. V. 1994c. Revegetación y reforestación de las áreas ganaderas en las zonas tropicales de México. COTECOCA-SARH, Mexico D. F. 38 pp.

Jiménez M. A. 1989. La producción de forrajes en México. Universidad Autónoma Chapingo, Banco de México-FIRA. Chapingo, Mexico. 100 pp.

LALA. 1995. El impacto social y económico de la ganadería lechera en la región lagunera. Segunda edición. LALA S. A. de C. V., Torreón, Cohahuila, Mexico, 59 pp.

Luna L. M. y Chávez R. M. G. 1994. Realidades del nopal como forraje de emergencia en los pastizales áridos del altiplano central. Folleto técnico 2. Campo Experimental ‘Vaquerías’, Centro de Investigación Regional del Pacífico Centro, INIFAP.  12 pp.

Mannetje, L. 't 2000. Potencial y perspectivas para la sustentabilidad de las pasturas tropicales. In “Producción de leche y carne en el trópico con base en pastoreo” (G. E. Castillo, R. J. Jarillo y O. S. Concha, Eds.), pp. 1-15. Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Ganadería Tropical, FMVZ, UNAM, Unión Ganadera Regional del Norte de Veracruz, Tuxpam de Rodríguez Cano, Veracruz.

Martínez H. P. A. y Meza N. M A. 2001. Opciones temáticas en la investigación forrajera a futuro para las zonas templadas de México a partir del conocimiento actual. In: Pérez P. J. Hernández G. A. y Gómez V. A. (Eds.) Los forrajes en México presente y futuro. Colegio de Posgraduados. Montecillo. Mexico. pp.78-87.

McDowell R. E. 1996. Sistemas ganaderos de doble propósito: situacion actual y prioridades para el futuro In: E. Castillo-Gallegos (Ed). Memorias del curso de actualización: Aspectos nutricionales del ganado de doble propósito en el trópico. CEIEGET-UNAM. Tlapacoyan, Mexico. pp. 1-14.

McKell C. M. y Garcia M. E. 1989 North American shrublands. In McKell C M (Ed) The biology and utilization of shrubs. Academic Press, San Diego, California, USA. 556 pp.

Menocal, S. E., Dávalos, F. J. L., Aluja, S. A. y Alvarez, M. A., eds. 1992a. “Diagnóstico y estrategias de desarrollo de la producción bovina lechera en la costa de Chiapas”, pp. 1-104. Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y Universidad Nacioanl Autónoma de México, México, D. F.

Menocal, S. E., Dávalos, F. J. L., Aluja, S. A. y Alvarez, M. A., eds. 1992b. “Diagnóstico y estrategias de desarrollo de la producción bovina lechera en la región del Papaloapan”, pp. 1-110. Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y Universidad Nacional Autónoma de México, México, D. F.

Menocal, S. E., Dávalos, F. J. L., Aluja, S. A. y Alvarez, M. A., eds. 1992c. “Diagnóstico y estratégias de desarrollo de la producción bovina lechera en la región Veracruz centro”, pp. 1-114, Tlapacoyan, Veracruz.

Miranda F. y Hernández X. E. 1985. Fisiografía y vegetación en las zonas áridas del centro y noreste de México. In: Xolocotzia Tomo I. Universidad Autónoma Chapingo, Chapingo, Mexico. pp. 255-272.

Muñoz R. M., Odermatt P. B. y Reyes A.C. 1995. Retos y oportunidades del sistema leche ante la apertura comercial. CIESTAAM. Reporte de Investigación 23. Universidad Autónoma Chapingo. Chapingo, Mexico, 53 pp.

NRC 1989. Nutrient requirements of dairy cattle. 6th Revised Edition. National Research Council, National Academy Press. Washington D. C., U.S.A, 157 pp.

Núñez H. G. y Cantú B. J. E. 2000. Producción, composición química y digestibilidad del forraje de sorgo×sudán de nervadura café en la Región Norte de México. Técnica Pecuaria en México. 38: 177-187.

Núñez H. G., Quiroga G. H. M., Márquez O. J. de J. y De Alba A. A. 1997. Production and quality of berseem clover (Trifolium alexandrinum L.) for dairy cattle in the North and Central regions of Mexico. Agrociencia 31:157-164.

Ochoa M. R., Reyes M. L., Robles E. F. J. y Padilla R. J. S. 2002. Cultivos alternativos para el altiplano semiárido de México. Agricultura Técnica en México. 28: 125-135.

Olazarán J. S. y Rojas R. O. 2001. Sistemas de producción con ovinos. Memorias de los simposios. XXXVII Reunión Nacional de Investigación Pecuaria. INIFAP-SAGARPA, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, Mexico. pp. 35-47.

Palomo S. J., Méndez R. A. y Garza C. R. D. 2004. Evaluación de variedades de Alfalfa en el norte de Tamaulipas. XL Reunión Nacional de Investigación Pecuaria. p. 195.

Pérez E. R. 2004. Notas sobre el sector pecuario en México. In: Cavallotti V. B. A. y Palacio M. V. H. (Eds.) La Ganadería Experiencias y Reflexiones. Universidad Autónoma Chapingo. Chapingo, Mexico. pp. 125-138.

Portugal, G. A., Garza, T. R., De León, G. R. y Molina, Z. I. 1979. Avances de la investigación en producción de leche en pastoreo en el trópico de México. Técnica Pecuaria en México, 52-60.

Presidencia de la República. 2004. Cuarto Informe de Gobierno. http://www.presidencia.gob.mx/

Ramírez K. F., Martínez N. J. Flores M. A., Rodríguez A. A. y Villalobos V. G. 2003. Evaluación económica del sistema extensivo de producción de vaca-becerro en el Estado de Chihuahua mediante un modelo de simulación. AMPA XXXI Reunión Anual, Phoenix, Arizona, pp. 283-293.

Ramos G. J. L., Reyes M. L., Rubio A. H. O., Esparza L. E., Tirado E. G., Cruz, V. C. R., Valera M. L. L. y Esquivel de L. J. L. 2000. Caracterización técnica de los sistemas productores de carne de bovino, en Aguascalientes. Folleto científico Núm. 9, CEPAB – CIRNC – INIFAP – SAGARPA, Pabellón, Aguascalientes, Mexico. 41 pp.

Robledo S. E., Corlay C. L., Pineda P. J. y Vazquez A. A. 1998. Uso de aguas residuales en el area de influencia de la cuenca lechera de Tizayuca, Hidalgo, México. Revista Chapingo Serie-Ingeniería Agropecuaria 1:37-40.

Rodríguez Q. J. I., Hernández C. H. E., Pérez G. F., González G. H., García S. E. y Pérez M. A. 2001. Desarrollo de becerros en praderas durante la época de sequía en el Valle de La Paz, B. C. S. AMPA XXIX Reunión Anual, Cd. Victoria, Tamaulipas. pp. 288-291.

Royo M. M., Sierra T. J., Melgoza C.A. y Carrillo R.R. 2004. Situación actual de los pastizales del noroeste de Chihuahua. XL Reunión Nacional de Investigación Pecuaria. p. 203.

Ruiz F. A. 2004. Impacto del TLCAN en la cadena de valor de bovinos para carne. http://www.economia.gob.mx

SAGARPA. 2003. Evaluación de los Programas de fomento ganadero de la Alianza para el Campo.: Available at http://www.sagarpa.gob.mx:80/Dgg/ganind2.htm

Saldívar F. A. 1991. Ecosistemas del zacate Buffel en Tamaulipas. Simposium Internacional Aprovechamiento Integral de Zacate Buffel. SOMMAP, Cd. Victoria, Tamaulipas, México. pp. 42-51.

Salmerón Z. J. J. 2002. Menonita: nueva variedad de avena de temporal para grano y forraje. Agricultura Técnica en México. 28: 87-88.

Sánchez R. G., Sánchez E. L. y Floriuk G. F. E. 1997. Oportunidades de desarrollo de la lechería en México. FIRA. Boletín Informativo No. 294. FIRA-Banco de México, Morelia, Mexico, 36 pp.

Sánchez, C. J., Ramírez G. J. A. y Flores M. A.. 2001. Sistemas de alimentación en vacas Brangus pastoreando praderas irrigadas y/o agostadero. AMPA XXIX Reunión Anual, Cd. Victoria, Tamaulipas. pp. 375-378.

Saucedo L. G. 2003. Perspectivas de la red carne de bovino 2003. http://www.fira.gob.mx/Publicaciones/perspectivas/perspectivascarnedebovino2003.pdf.

Schmutz, E. M. y L. B. Hamilton. 1986. Plants that poison.  Northland Press, Flagstaff, Arizona, USA.  p.151.

Schmutz, E. M., B. N. Freeman y R. E. Reed. 1974. Livestock poisoning plants of Arizona. The University of Arizona Press. p. 110.

Serrato S. R., Ortiz A. A., Dimas L. J. y Berumen P.S. 2002. Aplicación de lavado y estiércol para recuperar suelos salinos en la Comarca Lagunera, México. Terra 20: 329-336.

SIAP. 2004. Sistema Integral de Información Agroalimentaria y Pesquera. http://www.siap.sagarpa.gob.mx/.

Sierra T. J. S. y Melgoza C. A. 2004. Factores de suelo asociados con abundancia de saladillo (Atriplex acanthocarpa ). XL Reunión Nacional de Investigación Pecuaria. p. 159.

Sosa R. E. E., Díaz S. H. Pérez R. L. y Morones R. R. 1998. Producción estacional de especies forrajeras perennes en monocultivo y mezcla. Técnica Pecuaria en México. 36: 59-71.

Stubbendieck, J., S. L. Hatch y C. H. Butterfield. 1992. North American Range Plants 4th edition University of Nebraska Press p. 365-9.

Torres B. I. 1991. La producción de leche en México. Sistema de producción. Boletín Informativo No. 227. FIRA-Banco de México. Mexico D. F. pp. 26-48.

Tovar G. M. R. Espitia R. H. E. y Villaseñor M. H. E. 2000. Potencial productivo y nutricional de genotipos de avena para forraje bajo condiciones de temporal en la Región de Valles Altos. Proceeding XXVIII Reunión Anual de la Asociación Mexicana de Producción Animal. Tapachula, Chiapas, Mexico. pp. 107-110.

UAS. 2004. Situación actual y perspectivas de la ganadería caprina. Universidad Autónoma de Sinaloa.
www.uasnet.mx/centro/profesional/emvz/geograf.htm

Vargas L. S., Hernández L. R., Gutiérrez P. J., Martínez L. A., Baez S. D. y Hernández Z. J. S. 2004. Análisis de los componentes de la cadena productiva de ovinos en el Estado de Puebla. In: Cavallotti V. B. A. y Palacio M. V. H. (Eds.) La Ganadería Experiencias y Reflexiones. Universidad Autónoma Chapingo. Chapingo, Mexico. pp. 179-192.

Velasco Z. M. E., Hernández-Garay A., González –Hernández V. A., Pérez P. J., Vaquera H. H. y Galvis S. A. 2001. Curva de crecimiento y acumulación estacional del pasto ovillo (Dactylis glomerata L.). Técnica Pecuaria en México. 39: 1-14.

Villareal G. J. G. 1994. Beneficios económicos y ecológicos derivados del manejo combinado-extensivo de bovinos de carne y venados en el Noroeste de México. In: Sociedad Mexicana de Manejo de Pastizales A. C. Memorias del X Congreso Nacional. Monterrey N.L. Mexico. pp. 15-23.

Villegas A. Y., Hernández G. A., Pérez P. J., López C. C., Herrera H. J. G., Enríquez Q. J. F. y Gómez V. A. 2004. Patrones estacionales de crecimiento de dos variedades de lucerne  (Medicago sativa L:). Técnica Pecuaria en México. 42: 145-158.


9. CONTACTOS

Este perfil fue preparado por:  

Ricardo D. Améndola Massiotti, Profesor de producción de forrajes y manejo de praderas en el Departamento de Ciencia Animal de la Universidad de Chapingo, México, quién está a cargo del desarrollo de sistemas intensivos de producción lechera basados en forrajes en México templado.

Epigmenio Castillo Gallegos, quien tiene un BSc de la Universidad Autónoma de Nuevo León, un M.Sc. de la Universidad de Florida y en 2003 completó su grado de Ph. D. de la Universidad de Wageningen en ciencias vegetales. Desde 1975 a 1980 trabajó en el Departamento de Forrajes del Instituto Nacional de Investigaciones Pecuarias, luego en el Centro de Ganadería del Colegio de Postgraduados en Ciencias Agrícolas desde 1983 a 1985 antes de incorporarse al Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Ganadería Tropical de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde ha enseñado el curso de Manejo de Forrajes (nivel no graduado) desde 1986 hasta la fecha. Tiene numerosas publicaciones y supervisa trabajos de tesis de estudiantes de diferentes niveles.


Pedro Arturo Martínez Hernández, Profesor de producción de forrajes en el Departamento de Ciencia Animal, Universidad de Chapingo, México. Investigación y extensión sobre prácticas agronómicas para fortalecer la produción de forraje.
 
   

Contactos:

Ricardo Améndola
Programa de Posgrado en Producción Animal
Universidad Autónoma Chapingo
km 38.5 Carretera México-Texcoco
Chapingo Estado de México

MEXICO Tel and fax: (52) 595 95 21621; Tel (52) 595 95 46729
e-mail: r_amendola@yahoo.com

Epigmenio Castillo
Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Ganadería Tropical
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Universidad Nacional Autónoma de México
Apartado Postal 136 Martínez de la Torre, Ver.,
MEXICO CP 93600
Tel. and Fax: (52 232) 324 3941, 324 3042, 324 3043
Email: ecastleg@servidor.unam.mx

Pedro Arturo
Programa de Posgrado en Producción Animal Departamento de Zootecnia
Universidad Autónoma Chapingo
km 38.5 Carretera México-Texcoco
Chapingo, Estado de Mexico 56230
MEXICO
Tel and fax : +52 (595) 952-1621
Tel : +52 (595)954-0635 and +52(595)954-8401
e-mail: pedroarturo@correo.chapingo.mx

[Este perfil fue completado por los autores en enero/febrero de 2005 y fue editado por J.M. Suttie y S.G. Reynolds en febrero de 2005].

[Este perfil fue traducido por Cadmo Rosell y Francisco A. Mandl en abril de 2005].