Pastoreo y Ramoneo Excesivos
 

Uno de los riesgos asociados particularmente con sistemas de pastoreo árido y semi-árido es la degradación de la tierra como resultado de un pastoreo inapropiado – a menudo denominado sobrepastoreo. El proceso también ocurre en sistemas de pastoreo húmedo y sub-húmedo también como en sistemas de pastoreo de zonas templadas y tierras altas tropicales. El fenómeno no se limita de ninguna manera a sistemas de apacentamiento y puede también empezar a ser un problema en sistemas de producción mixtos.

 

El pastoreo inapropiado puede ser definido como la práctica de apacentar demasiado ganado durante un período muy prolongado en tierras incapaces de recuperar su vegetación, o como el apacentamiento de rumiantes sobre terrenos inadecuados para esta actividad, debido a ciertos parámetros físicos tales como su pendiente. El sobrepastoreo implica que el número de animales excede la capacidad productiva de la tierra de apacentamiento o de los pastos. Sin embargo pueden haber otros factores involucrados o contribuyendo a la degradación de la tierra bajo pastoreo tales como cambios de clima. Los problemas medioambientales que causa pueden ser erosión del suelo, destrucción de la vegetación, deterioro en la calidad del agua y otros problemas relacionados con esos procesos.

Vegetación degradada, Senegal. Foto: Yasmina Lemoine (Presione sobre la foto para ampliarla)

Generalmente, el sobrepastoreo es el proceso inicial que conduce a la degradación de la tierra. Las tierras de apacentamiento son, con frecuencia, marginales nutricionalmente, cercanas a regiones áridas o en éstas. En las zonas áridas es importante que la vegetación cubra el piso para proteger los suelos de la exposición. El sobrepastoreo remueve la vegetación protectora, mientras los cascos del ganado pisotean los suelos expuestos. Éstos son entonces vulnerables a la erosión por agua y viento, la cual remueve la riqueza nutricional de las capas superiores del suelo. El proceso de la degradación de la tierra puede ser adicionalmente agravado y acelerado por la sequía. Una vez expuestos e impactados, los suelos no pueden soportar por más tiempo el crecimiento de la vegetación, entonces éstos empiezan a ser como un desierto o estériles.

En las zonas húmedas y sub-húmedas, el sobrepastoreo puede causar la invasión de maleza y una disminución en la disponibilidad del forraje.

Una tendencia común es hacia el aumento del asentamiento de personas que practican el cultivo de cosechas en áreas que antes fueron de pastoreo. Bajo los sistemas de producción mixtos, los procesos del cultivo agrícola y la recolección de leña pueden ser los principales factores de degradación de la tierra, más que el pastoreo del ganado. Más comúnmente la degradación de la tierra en los sistemas de producción mixtos, resultará de una combinación de todos estos factores. Mediante el suministro de estiércol, el ganado puede de alguna manera, estar dirigido para ayudar a mitigar los impactos negativos que los cultivos agrícolas pueden tener sobre el medio ambiente.

El sobrepastoreo puede ocasionar:

Un planificador pecuario puede sospechar que hay un problema de erosión acelerada como resultado del sobrepastoreo. Si hay sobrepastoreo él necesita saber por qué está pasando.

La causa principal de sobrepastoreo puede ser uno o más de los siguientes factores:

La mayoría de los sistemas de manejo indígena, especialmente los de tierras áridas y semi-áridas, fueron desarrollados en ambientes donde la calidad de la tierra no fue determinada solamente por el uso y manejo humano. Por ejemplo, muchas sociedades pastoriles en África Oriental tienen como principal objetivo del manejo tradicional de la tierra, la preservación de pasturas buenas. Actualmente, hay una reducción en los recursos de pastoreo debido no solamente al sobrepastoreo, si no también a la invasión por matorrales, la cual en algunas instancias puede ser el indicador dominante de la degradación de la tierra. La invasión por matorrales es la consecuencia, en gran medida, de la desaparición de grandes ramoneadores como elefantes, rinocerontes y jirafas. El control del fuego puede también producir un dominio incrementado de matorrales y otra vegetación leñosa a expensas de las pasturas. En la medida en que los ecosistemas de pastoreo empiezan a empobrecerse, el manejo de la tierra debe afrontar nuevos problemas, para los cuales las aproximaciones tradicionales pueden no ser aplicables.

Hay también un punto importante relacionado: ¿qué es realmente la degradación de la tierra? No puede haber duda que la tierra está degradada cuando hay signos como surcos profundos con deforestación. Tales tierras a los ojos de los ecologistas, están severamente degradadas porque hay solamente unas pocas especies de plantas remanentes y una fuerte disminución de la productividad. Sin embargo, la deforestación controlada cuando conduce a un buen manejo y a pasturas sostenibles podría no ser considerada como una degradación de acuerdo con criterios sociales, económicos y ecológicos.

Con relación al desarrollo sostenible, la forma de manejo de la tierra y la valoración de su degradación, deberían estar vinculadas cercanamente a los problemas de uso potencial.

Nota: La degradación de las pasturas es un concepto diferente al de degradación de la tierra.

[Inicio de la Caja de Herramientas sobre Ganadería y Medio Ambiente]