FAO index page FAO index page
Print this page | Close
taking care of a sick piglet (Ankers; FAO)

Cerdos y sanidad animal


Los logros en la producción porcina corren siempre paralelos con las mejoras en la salud animal. A pesar de los importantes resultados alcanzados en el control y prevención de enfermedades, el sector de la producción porcina sigue estando amenazado por las nuevas enfermedades transfronterizas. Buena parte de las iniciativas en sanidad porcina se han concentrado en minimizar el impacto de las enfermedades virales, bacterianas y parasitarias, un esfuerzo que necesitará redoblarse en el futuro. Este impacto incluye tanto los efectos clínicos en los animales como los efectos sobre la salud y el bienestar de los consumidores y el público en general.


Los diferentes sistemas de producción porcina del mundo actual se suelen ver afectados por diversos tipos de enfermedades. Así, en el caso de la cría de cerdos en unidades de producción de pequeña escala, donde la inversión en salud animal suele ser escasa, los medios de vida de los productores de subsistencia se ven amenazados por enfermedades previsibles contra las que es difícil lograr un control eficiente. Por su parte, en las explotaciones industrializadas de gran escala, estas enfermedades pueden controlarse mediante la mejora de la bioseguridad y las medidas de prevención, si bien la mayor densidad de animales existente incrementa el riesgo de aparición de otras enfermedades y síndromes. En algunas situaciones, la producción intensiva de cerdos puede ser un factor propulsor de la enfermedad al favorecer un aumento de su virulencia.


En la lucha contra las enfermedades porcinas han predominado las iniciativas del sector privado y gran parte de la investigación se centra en enfermedades que afectan al sector comercial. Sin embargo, poco se ha hecho para aliviar la carga de enfermedades relacionadas con la pobreza, tales como la cisticercosis o la peste porcina africana, a pesar de su importancia para la seguridad alimentaria y la salud pública. Es preciso que los sectores público y privado realicen más inversiones en la salud de los cerdos de manera conjunta y equilibrada y contemplando todas las partes interesadas.