Una evaluación de la nutrición rigurosa y efectuada de manera oportuna constituye el fundamento indispensable para garantizar la eficacia de las intervenciones y programas destinados a mejorar la situación alimentaria y el estado nutricional de la población. El contar con indicadores estandarizados resulta crucial para efectuar comparaciones entre varios países y estimar las distintas tendencias.

El Grupo de Evaluación de la Nutrición y de las Necesidades de Nutrientes de la División de Nutrición y Protección del Consumidor de la FAO fomenta y apoya el uso de indicadores simples para medir el consumo de alimentos y evaluar la seguridad alimentaria.

Visto que las encuestas sobre el consumo alimentario individual son costosas y difíciles de realizar, la diversidad alimentaria se ha validado como una sencilla herramienta de medida indirecta de la ingesta. A nivel de la unidad familiar, constituye una medida del acceso a los alimentos (Hoddinott y Yohannes, 2002). A nivel individual, se ha validado como medida indirecta de la suficiencia de micronutrientes en las dietas de mujeres y niños (Arimond et al., 2010; Grupo de Trabajo sobre los Indicadores de Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño, 2006).

El Grupo de Evaluación de la Nutrición ha elaborado una guía para hacer operativo el instrumento de la diversidad alimentaria utilizando el cuestionario FANTA (FANTA, 2006).

La diversidad alimentaria se define como el número de grupos de alimentos consumidos durante un período de referencia determinado. La herramienta usa un método cualitativo abierto de recordatorio para recopilar información sobre todos los alimentos y bebidas consumidos a lo largo de las 24 horas precedentes a la encuesta, los cuales se clasifican posteriormente dentro de los grupos de alimentos estándar. El cuestionario puede realizarse tanto a nivel individual como a nivel del hogar. En la guía se describe cómo adaptar la herramienta a los sistemas alimentarios locales. El enfoque analítico incluye puntajes de diversidad alimentaria, porcentaje de hogares o individuos que consumen grupos de alimentos con interés nutricional (p.ej., ricos en vitamina A) y patrones de diversidad alimentaria.

El instrumento de la diversidad alimentaria es especialmente útil para garantizar que los programas de desarrollo agrícola, seguridad alimentaria y educación nutricional mejoren de manera efectiva la calidad nutricional de la dieta. Su rapidez y facilidad de uso hace que pueda integrarse fácilmente en los protocolos de evaluación del impacto.


SOFI

Medir la seguridad alimentaria es difícil y los indicadores a disposición a nivel del hogar son escasos. Se han elaborado varias escalas de inseguridad alimentaria para su uso en entornos con recursos limitados. Su finalidad es describir las modificaciones que los hogares efectúan en sus dietas o patrones de consumo alimentario cuando sus recursos para adquirir u obtener alimentos son escasos.

— La nueva Escala de hambre en el hogar (HHS) es un sencillo indicador de tres preguntas elaborado por el Proyecto de Asistencia Técnica sobre Alimentos y Nutrición (FANTA) en colaboración con la FAO para evaluar el hambre en el hogar en áreas de alta inseguridad alimentaria. La escala HHS es la única que se ha desarrollado y validado con la finalidad específica de poder utilizarse en contextos culturales diferentes.

— La Escala del componente de acceso de la inseguridad alimentaria (HFIAS) es una herramienta compuesta por nueve preguntas que sirvió de base para la HHS. Si bien la HFIAS no está validada para su uso transcultural, es útil en contextos con un menor grado de inseguridad alimentaria. Dentro del marco del Programa conjunto Comisión Europea / FAO sobre Vinculación de información y toma de decisiones para mejorar la seguridad alimentaria, la HFIAS se adaptó al contexto local y se tradujo a las lenguas vernáculas en Mozambique (portugués), Malawi (chichewa) y Kenya (kiswahili).

— La Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria (ELCSA), una válida herramienta de medición estándar de uso generalizado en América Latina y el Caribe, se está adaptando en la actualidad para su uso en otras partes del mundo. Así por ejemplo, en Albania se incluyó en un estudio básico del programa conjunto de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para la reducción de la malnutrición infantil.

Dada su facilidad de implementación y análisis, estos instrumentos son de gran relevancia para los países tanto a nivel nacional como descentralizado (por ejemplo, pueden ser utilizados por los extensionistas). El equipo de Evaluación de la Nutrición presta asistencia técnica para la adaptación, uso e integración de estas herramientas en los sistemas de información sobre seguridad alimentaria y nutricional.

Contactos: Marie Claude Dop y Maylis Razes

 

Guía para medir la diversidad alimentaria a nivel individual y del hogar - Nuevo: revisión 2011
> Presentacíon PPT
Who is Hungry in this House? An Interview with Terri Ballard about the Household Hunger Scale (HHS) [en inglés]
Otros recursos para la evaluación
Evaluación del impacto de los programas de desarrollo en la seguridad alimentaria: curso a distancia elaborado por la FAO en colaboración con la universidad de Wageningen.

© FAO 2010