Bahrein

RESUMEN

El Reino de Bahrein es un pequeño país del Cercano Oriente cuyo nivel de vida ha experimentado una notable mejora en las últimas décadas.

Dadas las duras condiciones ambientales, la producción agrícola logra cubrir tan sólo una pequeña parte de las necesidades de alimentos del país. Sin embargo, a pesar de limitaciones importantes como la infertilidad del suelo, la escasez de agua de riego o el escaso número de trabajadores cualificados, el sector ha experimentado un crecimiento gracias a la expansión de las áreas cultivadas y al desarrollo del regadío.

Ha habido asimismo mejoras fundamentales en el acceso a los servicios sanitarios y la educación. Los ciudadanos de Bahrein tienen derecho a la atención sanitaria gratuita. En las últimas tres décadas, la esperanza de vida ha aumentado, pasando de 60 a 74 años. La calidad de la atención sanitaria materno-infantil se traduce en una baja tasa de mortalidad infantil y en el descenso de la mortalidad materna.

Bahrein tiene un índice de desarrollo humano elevado. El porcentaje de población pobre es reducido y los programas sociales están bien implantados, lo que permitirá la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Debido tanto a la globalización como a la rápida mejora del estándar de vida, los patrones de alimentación se han occidentalizado en gran medida. Actualmente, es frecuente el consumo de comida rápida, y comer fuera de casa se ha convertido en un hecho habitual. Además, el estilo de vida es a menudo sedentario. En consecuencia, casi dos tercios de la población adulta padece obesidad o sobrepeso. Esta transición de la nutrición provocará un fuerte incremento de la incidencia de enfermedades no transmisibles.

Los inmigrantes, que constituyen un sector de población bastante numeroso, comparten los mismos problemas de hipernutrición que la población autóctona.

La lactancia materna es muy frecuente entre las mujeres de Bahrein ya que, según los datos, el 95% de los niños menores de dos años han sido amamantados en algún momento. No obstante, el número de lactantes alimentado exclusivamente con leche materna durante los primeros cuatro meses de vida es muy escaso. Además, la alimentación con biberón suele ser muy frecuente. Estas prácticas de alimentación infantil juegan probablemente un papel importante en la epidemia de obesidad. La Iniciativa Hospital Amigo del Niño y el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, en ejecución desde hace ya más de una década, no han dado aún los resultados esperados.

Por lo que se refiere a la carencia de micronutientes, la anemia por carencia de hierro sigue constituyendo un grave problema de salud pública. A este respecto, se observa una alta prevalencia entre los niños de edad preescolar y las mujeres, si bien se precisan más datos para poder evaluar los efectos de los programas de intervención actualmente en marcha, tales como la suministración de suplementos de hierro y la fortificación del flúor con hierro. La carencia de vitamina A y de yodo no constituyen problemas de salud pública en Bahrein.

No obstante la notable labor realizada por el gobierno en las esferas de la salud y la nutrición, la epidemia de obesidad se está propagando y es necesario adoptar medidas innovativas para combatirla.

© FAO 2010