Brasil

RESUMEN

En Brasil, las diferencias regionales en los patrones de consumo de alimentos están relacionadas con las diferencias en el acceso a los alimentos y en los hábitos alimentarios. Con excepción de la región Amazónica y el área árida del nordeste del Sertão, no existen grandes diferencias en el país en cuanto a características agro-ecológicas y producción agrícola. Los principales alimentos, los que proporcionan la mayor parte del suministro energético, son los mismos de una región a otra.

La prevalencia de la insuficiencia ponderal en los menores de 5 años alcanzaba 6% a nivel nacional en 1996, indicando una reducción importante entre 1975 y 1989 (18% y 7%, respectivamente). El área rural señalaba una prevalencia de insuficiencia ponderal mayor que el área urbana, 9% vs. 5% respectivamente. En 1992, de los nueve estados incluidos en la región nordeste, los de Maranhão y Piauí mostraban las prevalencias más elevadas de insuficiencia ponderal y de retardo de crecimiento en los menores de 5 años. La emaciación no constituye un problema de salud pública en Brasil.

La prevalencia de sobrepeso y obesidad ha disminuido de 8 a 5% entre 1975 y 1996. La mejoría en el estado nutricional de los menores de cinco años entre 1975 y 1989 esta relacionada con el desarrollo económico importante, la reducción de la pobreza así como las mejoras en los servicios de salud, en la educación y en las infraestructuras.

La prevalencia de la deficiencia energética crónica (DEC, Índice de masa corporal <18,5 kg/m2) en las mujeres de 15-49 años alcanzaba 6%, o sea muy cercana al rango considerado normal (5%). Las diferencias entre áreas urbanas y rurales y entre regiones disminuyeron entre 1975 y 1996. Las mayores prevalencias de déficit en peso se encontraron en Rio de Janeiro (9%) y en el área rural (8%), en particular en la región del nordeste del país (9%). Sin embargo, se considera que la prevalencia de DEC es baja en Brasil. En los adultos brasileños, ha disminuido la prevalencia de DEC y ha ido aumentando la de sobrepeso y de obesidad.

Según los datos de la encuesta nacional de 1994-95, la tasa total de bocio en escolares de 6-14 años alcanzaba 4%. Las mayores prevalencias fueron observadas en los estados de Mato Groso do Sul y Roraima (20%). Desde 1983, el ministerio de salud monitorea atentamente la yodación universal de la sal. Según la encuesta de demografía y salud de 1996, 95% de los hogares utilizaban sal yodada.

La avitaminosis A constituye un problema de salud pública en Brasil. Según el estudio llevado a cabo en 1998 en la región norte, en la ciudad de Belém (estado de Pará) ésta deficiencia afectaba 12% de los niños menores de cinco años. En el mismo año, un estudio llevado a cabo en los centros de salud de las áreas más pobres de Rio de Janeiro observó una prevalencia de retinol sérico bajo en 14% de las mujeres embarazadas y en 56% de los recien-nacidos.

En 1998, la anemia (hemoglobina <11 g/dL) afectaba 48% de los niños menores de cinco años en la región nordeste, siendo mayor la prevalencia en el área rural que en el área urbana.

© FAO 2010