Guinea

RESUMEN

Los datos antropométricos relativos a los niños menores de 5 años muestran la existencia de problemas nutricionales reales en Guinea. Las tasas de emaciación son superiores al 12% en todas las regiones, con excepción de la Guinea Forestal. De acuerdo con los criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud, los niños «adolecen gravemente» de malnutrición aguda. Esta situación es aún más preocupante dado que no ha mejorado en los últimos años. Además, en todo el país, con excepción de Conakry, las tasas de retraso de crecimiento, que denota un estado de malnutrición crónica, son del orden del 30%. La malnutrición está distribuida en todo el país en forma heterogénea, y afecta sobre todo al medio rural.

El estado nutricional de la población adulta, si bien menos documentado, revela también una marcada diferencia entre el medio rural y el medio urbano. Así pues, entre las mujeres del medio rural se observan importantes problemas de insuficiencia de peso (24% de IMC inferior a 18,5 kg/m2, contra el 9% en el medio urbano), mientras que el exceso de peso es más frecuente en el medio urbano.

La endemicidad bocíogena en Guinea es seguramente una de las más importantes del África subsahariana y constituye un importante problema de salud pública. La tasa total de bocio es de 75% en todas las regiones, menos en Guinea Inferior. Desde hace algunos años se ha establecido en todo el país un programa de lucha contra el bocio mediante la yodación de la sal.

En lo que respecta al consumo alimentario, el análisis de los datos, a partir de una encuesta sobre los desembolsos presupuestarios de las familias indica que, a pesar de haber un aporte energético correcto en el plano nacional, existen importantes diferencias encubiertas a nivel de ciertos grupos de la población. La zona más desfavorecida en lo que se refiere al aporte energético es Conakry (2 060 kilocalorías por persona por día) donde ciertos grupos de la población presentan un alto riesgo de insuficiencia alimentaria, vinculada a los problemas de la pobreza propios de la urbanización. Esta situación, particularmente preocupante, se ha agravado considerablemente en los últimos años. Se constata también que la Alta Guinea, zona de clima sudanés, es la región con menor aporte de calorías y de lípidos.

Las causas de estas altas tasas de malnutrición son múltiples y complejas, pero es probable que la pobreza sea una de las más importantes. Entre los diversos factores que se citan al respecto, figura la cobertura deficiente de la vacunación, sobre todo en las zonas rurales, debida, en efecto, a un acceso limitado a la atención sanitaria, como lo confirma la alta mortalidad infantil.

© FAO 2010