Kuwait

RESUMEN

Kuwait es un pequeño estado urbano situado en la costa del Golfo Pérsico. Su economía está dominada por la industria petrolera. El petróleo es la principal fuente nacional de ingresos, mientras que la agricultura está limitada por la falta de agua y tierra de labranza y por las condiciones climáticas adversas. La mayor parte de los productos alimentarios para consumo humano son importados, con excepción de los procedentes de los ricos recursos acuáticos. Sin embargo, la mayor parte del pescado y de los productos marinos capturados no se destinan al consumo sino a la exportación.

Sólo un tercio de la población del país es autóctona; los dos tercios restantes son inmigrantes. La población de nacionalidad kuwaití es joven: aproximadamente un 41% tiene menos de 15 años.

La renta per cápita es alta. El acceso a los servicios sociales es muy bueno y el índice de desarrollo humano elevado. La educación es gratuita y obligatoria para todos los ciudadanos hasta los 15 años de edad. La atención sanitaria, incluida la inmunización, es gratuita para todos los kuwaitíes.

El desarrollo socioeconómico derivado del descubrimiento de las fuentes petrolíferas ha modificado sustancialmente los patrones de alimentación y el estilo de vida de la población kuwaití. Los alimentos tradicionales han sido sustituidos por alimentos energéticos y ricos en grasas. Asimismo, una ingesta alimentaria excesiva y una dieta desequilibrada, junto con un estilo de vida sedentario, han contribuido a incrementar la prevalencia de la hipernutrición y la incidencia de enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta, tales como la diabetes, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. En la actualidad, aproximadamente un 80% de las mujeres adultas padece sobrepeso u obesidad. La hipernutrición tiene también una elevada prevalencia entre los niños en edad escolar y los adolescentes.

En Kuwait el retraso del crecimiento y la emaciación no constituyen problemas de salud. Por el contrario, la hipernutrición progresa a un ritmo alarmante, tanto entre los hombres como entre las mujeres, y la anemia por carencia de hierro persiste entre niños, jóvenes y mujeres.

Desde 1985, el gobierno apoya activamente la lactancia materna. No obstante, el inicio temprano de la lactancia sigue siendo raro y la duración del amamantamiento corta. Los sucedáneos de leche materna están subvencionados y la alimentación con biberón está muy extendida. Es preciso realizar mayores esfuerzos para promover la lactancia materna y unas prácticas de alimentación infantil más adecuadas, que podrían ayudar a prevenir la hipernutrición.

El gobierno de Kuwait está implementando activamente políticas destinadas a combatir la epidemia de obesidad y enfermedades no transmisibles. Sin embargo, es preciso adoptar medidas más efectivas para fomentar una alimentación saludable y una mayor actividad física entre la población, en particular entre las mujeres.

Mientras el estado nutricional y de salud de la población kuwaití está bien documentado, el de la población no autóctona, que representa las dos terceras partes de la población total, precisa de una evaluación urgente.

© FAO 2010