República Democrática Popular Lao

RESUMEN

La República Democrática Popular de Laos tenía en 1997 un ingreso per cápita de 400 dólares EE.UU. y está considerada uno de los países más pobres y menos desarrollados del Asia oriental. Los indicadores sociales de este país son de los más negativos de la región, el 46 por ciento de la población vive por debajo del umbral nacional de pobreza (Banco Mundial, 1999). Hay pocos servicios médicos y de vacunación, y las tasas de mortalidad infantil (96 de cada 1 000) y materna (65 de cada 10 000) siguen siendo elevadas.

El principal producto alimentario en Laos es el arroz glutinoso, con un consumo promedio de 500 gramos diarios por persona, que se ha mantenido constante en los últimos decenios, mientras que el consumo de energía aumentó de 2 030 kilocalorías en 1968 a 2 400 kilocalorías en 1995. En 1999 el arroz proporcionó el 69% del consumo de energía y el 64% del consumo de proteínas. En general, se consumen tres comidas diarias y pocas veces otros alimentos ligeros o colaciones entre comidas. El plato común consta de arroz, acompañado por pequeñas porciones de hortalizas, principalmente verduras de hoja, y pescado. Otros alimentos frecuentes son los tubérculos, huevos, carne, pollo y diversos tipos de fruta. Las pautas alimentarias presentan variaciones geográficas y étnicas. (Cuadro 3)

La mayoría de las madres amamanta a sus hijos y casi la mitad de ellas sigue lactando hasta los 20 a 23 meses. Sin embargo, la alimentación complementaria se inicia a muy temprana edad: una quinta parte de los niños pequeños recibe este tipo de alimentos, principalmente arroz, desde el primer mes de vida. La introducción temprana de arroz puede producir problemas intestinales. En contraste, la introducción de otros alimentos nutritivos se hace demasiado tarde: el 70% de los niños de entre 10 y 11 meses de edad sólo recibe leche materna y agua. A muy pocos niños se les da alimentación complementaria a la edad recomendada. Las prácticas de lactancia y destete presentan variaciones geográficas y étnicas. El suministro de arroz masticado o al vapor a los recién nacidos es muy frecuente entre los grupos étnicos Lao Loum y Khamu, mientras que los H'mong tienen prácticas de lactancia y destete más apropiadas. (Cuadro 4).

El Estudio nacional de la salud realizado por el Ministerio de Salud en 2000 reveló elevadas tasas de malnutrición entre los niños: el 40% de los niños menores de cinco años presentaba insuficiencia ponderal, el 41% tenía retardo del crecimiento y el 15% emaciación. En comparación con otros estudios anteriores, la frecuencia de insuficiencia ponderal permaneció constante, mientras que la de retardo del crecimiento disminuyó, a diferencia de la prevalencia de emaciación, que aumentó (Cuadro 5a-1) (Mapa 3a, Mapa 3b y Mapa 3c).

En 2000 la prevalencia de deficiencia crónica de energía detectada en los adultos fue alarmantemente elevada (19%), más alta todavía que la documentada en otro estudio anterior, de 1995 (14%) (Cuadro 5b, Mapa 4).

En la región del sur hay mayor prevalencia de malnutrición entre los niños y adultos que en las zonas del norte y el centro (Cuadro 5a-2 y Cuadro 5b).

El Estudio nacional de la salud presentaba datos sobre la carencia de micronutrientes. La tasa total de bocio entre los niños en edad escolar fue de 9% (Cuadro 6a). También se detectaron manifestaciones clínicas, aunque escasas, de carencia de vitamina A. Un estudio realizado en la provincia de Vientiane observó una tasa de anemia de 56% en las mujeres de 15 a 45 años de edad (Cuadro 6b).

El incremento de los casos de emaciación entre niños en edad preescolar y de deficiencia crónica de energía entre los adultos es alarmante y exige intervenciones multisectoriales inmediatas y bien formuladas, integradas en las actividades sanitarias, agrícolas, escolares y de desarrollo socioeconómico en general.

© FAO 2010