Jamahiriya Árabe Libia

RESUMEN

La Jamahiriya Árabe Libia es un país de África del Norte, en su mayor parte desértico, que ha de hacer frente a importantes limitaciones por lo que se refiere a la disponibilidad de recursos hídricos y la autosuficiencia alimentaria. La mayoría de la población es relativamente joven y se concentra en los núcleos urbanos y la zona costera. La producción agrícola no logra cubrir las necesidades alimentarias de la población. La economía nacional, en gran medida economía dirigida, se caracteriza por su fuerte dependencia de la producción petrolífera y las exportaciones.

El Gobierno ha realizado inversiones en la atención sanitaria, el saneamiento y la educación. Como resultado, el nivel de inmunización de los niños es elevado, la poliomielitis ha sido erradicada, el acceso a fuentes de agua mejoradas y al saneamiento es bueno y se están efectuando importantes esfuerzos para combatir la propagación del VIH/SIDA.

El suministro de alimentos, caracterizado por una elevada disponibilidad de frutas y hortalizas, se ha incrementado considerablemente a lo largo del tiempo, en especial desde finales de los años setenta. El suministro de energía alimentaria cubre en gran medida las necesidades energéticas de la población. Además los tres grupos de alimentos más importantes —los cereales, el aceite y los edulcorantes— proporcionan casi las tres cuartas partes del aporte energético. Esta dieta de alta densidad energética y pobre en micronutrientes propicia la hipernutrición. Actualmente, Libia depende totalmente de la importación de cereales.

La lactancia materna está generalizada y suele iniciar pronto, si bien la lactancia exclusiva es de muy corta duración y la alimentación con biberón frecuente. En 1995, casi un niño de cada seis sufría de retraso del crecimiento; no obstante, para evaluar el estado nutricional actual de los niños en edad preescolar, es preciso disponer de estimaciones más recientes. Simultáneamente, el país está experimentando una transición nutricional debido a la cual las mujeres adultas presentan una elevada prevalencia del sobrepeso y la obesidad. Libia padece, por tanto, la doble cara de la malnutrición ya que entre las mujeres prevalece tanto la desnutrición como la hipernutrición.

Debido a la falta de datos, es difícil evaluar la extensión de la deficiencia de micronutrientes. Existe un programa de yodación de la sal, pero no hay datos a disposición para poder determinar su impacto. La prevalencia de la carencia de vitamina A no está documentada. Es posible que la anemia constituya un importante problema de salud pública, ya que datos recientes, aunque limitados, de la capital, Trípoli, indican que afecta a más de las dos terceras partes de los niños en edad escolar. Actualmente no hay programas de lucha contra la anemia por carencia de hierro. Es de vital importancia realizar una encuesta nutricional a nivel nacional a fin de poder evaluar la prevalencia actual de los problemas de nutrición, identificar los grupos vulnerables y definir estrategias efectivas para combatir la desnutrición y la hipernutrición.

© FAO 2010