Lesotho

RESUMEN

El Reino de Lesotho es un pequeño país de montaña, sin litoral, rodeado completamente por la República de Sudáfrica. La población es joven y predominantemente rural. La agricultura sigue representando un medio de subsistencia fundamental para una gran parte de la población, a pesar de su baja contribución al PIB. La población agrícola se dedica a la agricultura de subsistencia de secano, basada en gran medida en un sólo cultivo, el maíz. El sector agrícola padece serias limitaciones que han provocado un preocupante descenso en la producción de cereales. Se ha detectado un crecimiento mixto en la economía de Lesotho durante la última década, pero los resultados económicos recientes son prometedores. Pese a su disminución, el índice de pobreza sigue siendo aún muy elevado.

En la última década, la tasa de mortalidad infantil ha aumentado, mientras se ha mantenido estable la tasa de mortalidad de menores de cinco años. La tasa de mortalidad materna también muestra una preocupante tendencia al alza. El virus del VIH/SIDA afecta a alrededor de una cuarta parte de la población adulta y es la principal causa de muerte entre los niños menores de cinco años. La altísima prevalencia del VIH / SIDA invierte los progresos realizados en el desarrollo humano y pone en peligro todo el desarrollo del país.

La dieta está basada sobre todo en cereales, principalmente maíz, y, en menor medida, trigo y sorgo. El arroz está ganando importancia en la dieta del grupo urbano de ingresos medios. Los alimentos básicos se complementan con raíces feculentas (patatas), frutas y hortalizas. Los cereales proporcionan más de las tres cuartas partes del suministro de energía alimentaria. La importancia del maíz en la dieta, la disminución en la producción de este alimento básico y la fuerte dependencia de las importaciones de cereales hace que el país sea muy vulnerable a las crisis económicas y climáticas por lo que se refiere al suministro de sus alimentos. El suministro de energía alimentaria cubre las necesidades de energía de la población, pero la proporción de lípidos en la oferta es inferior a las recomendaciones y la de proteínas se encuentra en un límite inferior. La prevalencia de la subnutrición no ha experimentado variaciones durante la última década (15 % en 2003-2005). La disminución de la producción de cereales, los bajos ingresos y los crecientes precios de los alimentos básicos contribuyen al empeoramiento de la inseguridad alimentaria entre la población.

La lactancia materna es una práctica común, pero sólo un tercio de los niños menores de seis meses son alimentados exclusivamente con leche materna. Los alimentos complementarios se introducen a menudo demasiado pronto o demasiado tarde y no están suficientemente diversificados. Estas prácticas inadecuadas de alimentación entre los lactantes y niños pequeños, asociadas a la inseguridad alimentaria de los hogares, a la pandemia del VIH / SIDA y al acceso limitado a los servicios de salud se encuentran entre las principales causas de malnutrición crónica de los niños pequeños. La prevalencia del retraso en el crecimiento entre los niños pequeños es muy alta (42 % en 2007 entre los niños de 6-59 meses). Desde el año 2000, esta prevalencia ha disminuido, pero se necesita redoblar los esfuerzos para combatir esta emergencia silenciosa. Entre los niños pequeños, la prevalencia de la emaciación es baja. Mientras tanto, Lesotho está experimentando una transición nutricional. Entre las mujeres adultas, la prevalencia de sobrepeso y obesidad es muy alta no sólo en las zonas urbanas sino también en las zonas rurales, mientras que la desnutrición persiste, especialmente entre las mujeres jóvenes.

Gracias a una aplicación eficaz de la estrategia universal de yodación de la sal, se ha observado una disminución significativa de los trastornos por carencia de yodo. A nivel nacional, la concentración media de yodo en la orina indica que la ingesta de yodo es superior a las necesidades. Se recomienda el control regular para prevenir los riesgos asociados a un consumo excesivo de yodo. La campaña de sensibilización sobre el consumo de sal yodada debe continuar en las zonas montañosas y en las zonas rurales remotas, donde persiste la carencia moderada de yodo. Hay una falta de datos recientes y representativos a nivel nacional sobre la carencia de vitamina A en los niños pequeños. Datos recientes sobre la ceguera nocturna entre las mujeres, muestran que dicha carencia no es un problema de salud pública. Aunque la cobertura de suplementación de vitamina A se ha extendido entre los niños pequeños, no existen datos recientes para poder calcular la magnitud de la carencia y los efectos de la campaña de suplementación de vitamina A. La anemia es un problema grave de salud pública en el país, que afecta alrededor de la mitad de los niños en edad preescolar y más de una cuarta parte de las mujeres en edad fértil. No obstante, la cobertura de la suplementación de hierro sigue siendo baja entre las mujeres embarazadas. Para combatir las carencias de micronutrientes, además de medidas a corto plazo, como la suplementación, deben ponerse en práctica intervenciones eficaces a más largo plazo, como los enfoques basados en la alimentación.

Lesotho se enfrenta a grandes desafíos, como la pandemia del VIH / SIDA, la pobreza generalizada y la inseguridad alimentaria, que tienen un considerable impacto en la salud infantil y materna y en el estado nutricional. Es necesario redoblar los esfuerzos para mejorar la situación de manera sostenible.

© FAO 2010