La labor comprendida bajo el rubro de "Políticas y estrategias nacionales" tiene como fin acelerar el cumplimiento de los objetivos de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA) de 1996. El Director General de la FAO nos recuerda la situación actual de este proceso en el Prólogo de El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo, 2001:

"... ha habido progresos en la reducción de la cifra absoluta de personas hambrientas en el mundo, pero esto no está ocurriendo con la rapidez necesaria para alcanzar el objetivo fijado por la Cumbre Mundial de la Alimentación en 1996 de reducir a la mitad para 2015 el número de personas hambrientas ."

"La tragedia del hambre en medio de la abundancia sigue siendo una dura realidad en el mundo de hoy. Prácticamente en todos los países hay grupos de personas que no pueden utilizar todo su potencial humano, debido a que, por ser su alimentación insuficiente o por enfermedad, sus cuerpos no pueden aprovechar plenamente el alimento que consumen. En los países más pobres, la mayoría de la población está afectada por el hambre, lo que amplía las dimensiones de otros defectos corregibles en los esfuerzos para satisfacer las necesidades humanas básicas."

"Una vez que se comprenden bien los problemas a nivel de comunidades, se pueden orientar los recursos en primer lugar a prestar socorros directos y realizar intervenciones básicas que aseguren a la población salud y energía adecuadas para participar en su propio desarrollo."

Jacques Diouf
Director General de la FAO
SOFI 2001

© FAO 2010