Nicaragua

RESUMEN

En Nicaragua, la deficiencia proteico-energética es la forma de desnutrición más generalizada, casi siempre vinculada con condiciones de pobreza y asociada a carencias de nutrientes específicos. Esta deficiencia se manifiesta con un retraso del desarrollo físico e intelectual de los niños y niñas.

Las encuestas nacionales de los menores de cinco años muestran que la prevalencia de desnutrición global y crónica descendió sustancialmente entre 1966 y 1993, y se deterioro sensiblemente entre 1993 y 1998. La evaluación más reciente a nivel nacional señala que para 1998 el 12% de los niños menores de cinco años estaban bajo peso, 25% tenían retardo de crecimiento y el 4% estaban sobrepeso. La prevalencia mas alta del retardo de crecimiento corresponde a los departamentos de la Región Central-Norte, en particular Madriz 49% y Jinotega 39% (MINSA, 1999).

La malnutrición de adultos ha sido evaluada por vez primera en 1998 en mujeres y se concluye que la mujer promedio de Nicaragua es baja con sobre peso. Por zona de residencia se encontró mayor prevalencia de talla baja en mujeres del área rural que en la urbana. La prevalencia de sobrepeso y obesidad es de 29% y 12% respectivamente, siendo mayor en los grupos de mujeres de más 35 años y más en el área urbana.

La población de Nicaragua enfrenta también graves deficiencias de vitamina "A" y anemia por deficiencia de hierro en niños, escolares y mujeres adultas. Prácticamente uno de cada tres niños tiene deficiencia franca de vitamina "A" y anemia. Una de cada tres mujeres está afectada por anemia causada por deficiente consumo y absorción o pérdidas aumentadas no compensadas por la alimentación. Estas deficiencias tienden a ser mayores en los grupos rurales y urbanos de bajo nivel socioeconómico.

Entre las principales causas de la situación nutricional se pueden mencionar: la poca duración de la lactancia exclusiva e introducción temprana de alimentos y otros líquidos de baja densidad energética que sacian el hambre, pero no nutren al niño. Al deficiente consumo general de energía (2190 kcal/persona/día) y proteínas (44 a 51 g/persona/día) de la población rural pobre se suma a éstos la deficiencia en el consumo de productos de origen animal y otras fuentes de hierro y vitamina "A" como las frutas y verduras.

Esta situación es atribuible a problemas en el acceso a los alimentos propiciado por bajos niveles de ingreso con respecto al costo de la canasta alimentaria en la población ocupada que es poca con relación a la población en desempleo abierto (15%). A nivel rural, además de los problemas de acceso, se suman los de producción y de sostenibilidad ambiental limitando los recursos alimentarios para su autoconsumo y los ingresos para cubrir otras necesidades básicas lo cual afecta de manera severa sus niveles de desarrollo y seguridad alimentaria.

Nicaragua ha sido afectada históricamente por factores que han llevado al país a desequilibrios económicos, depresiones productivas, deterioro progresivo del nivel de vida, factores que propician una cierta inseguridad a la disponibilidad y acceso de alimentos. La tendencia del crecimiento poblacional y la de la demanda de alimentos ha sido superior a la producción interna de algunos productos de la canasta alimentaria.

© FAO 2010