Panamá

RESUMEN

La situación nutricional de los niños menores de cinco años de edad, si es referida a los parámetros internacionales, permite ubicar a Panamá en los rangos definidos como aceptables, en 1997 con 8% de insuficiencia ponderal, 18% de retardo de crecimiento y 1% de emaciación, según los datos de la Encuesta de Niveles de Vida (MPPE, 1997). Las áreas más afectadas por el retardo de crecimiento y emaciación son las habitadas por poblaciones indígenas y las más pobres y menos densamente pobladas: las Regiones de las provincias de Bocas del Toro, Colón, Chiriquí y Veraguas.

En relación a la situación nutricional del adulto, los datos obtenidos a nivel de los centros de salud, reflejan que el 7% de los adultos estaban crónicamente deficientes de energía y aproximadamente el 34% estaban sobrepeso y 20% estaban obesos. La tendencia a la obesidad es un fenómeno en aumento observado en muchos países en rápida urbanización en América Latina.

Las principales deficiencias de micronutrientes son las de hierro y yodo. Las prevalencias de bocio entre los niños de edad escolar han aumentado marcadamente entre 1975 y 1990. Las áreas de mayor endemicidad es la Región de Azuero (23%). La anemia por deficiencia de hierro afecta tanto las áreas urbanas y rurales y principalmente a los niños de 12-23 meses. La deficiencia de Vitamina A no constituye un problema de salud pública a nivel nacional, no obstante, está localizada en las áreas indígenas de las Provincias de Bocas del Toro, Chiriquí y Veraguas.

La encuesta nacional de consumo de alimentos de 1992 muestra que la ingesta promedio de energía per cápita es igual en el área rural que en el área urbana. Sin embargo, el aporte por grupos de alimentos varía y tiende a ser más elevado en el área metropolitana. En el área urbana / metropolitana es más elevada la ingesta de proteínas (carne y productos lácteos) y grasas, estas ultimas contribuyendo con mas del 30% de la ingesta energética. Se observa en los datos de disponibilidad de alimentos una tendencia hacia el aumento de los aceites vegetales y edulcorantes.

El 37% de la población panameña vive en condiciones de pobreza, la mitad de la cual se identifica como pobreza extrema o indigencia (MPPE, 1997). Vale destacar que la situación de pobreza es diferente a nivel de grupos de población y áreas geográficas afectando desproporcionadamente mas a las áreas indígenas que las zonas urbanas.

© FAO 2010