Palestina

RESUMEN

Situado en la región del Cercano Oriente, Palestina es un pequeño territorio fragmentado en conflicto con Israel desde 1948. Los recursos naturales son escasos, los recursos hídricos se están reduciendo rápidamente y el país depende principalmente de las importaciones para sus fuentes energéticas.

Antes del comienzo de la segunda Intifada, se habían realizado progresos en casi todas las áreas relevantes para los Objetivos de Desarrollo del Milenio: las tasas de mortalidad materno‑infantil eran bajas, la matrícula escolar elevada, la tasa de pobreza había experimentado un descenso y los temas medioambientales habían comenzado a recibir atención. El estallido de la segunda Intifada en septiembre de 2000 está amenazando estos logros. Algunos indicadores de salud, educación, género, pobreza y medio ambiente muestran un retroceso. La agitación política ha repercutido negativamente sobre la infraestructura socioeconómica y ha hecho que los esfuerzos dirigidos al desarrollo hayan pasado a concentrarse en el socorro y la ayuda humanitaria.

Desde septiembre de 2000, las severas restricciones a la circulación de personas y mercancías junto con la pérdida de empleos e ingresos y la destrucción de bienes y propiedades han tenido un impacto fundamental en la seguridad alimentaria. Actualmente el suministro de energía alimentaria —en su mayor parte constituido por cereales y frutas y hortalizas— es adecuado, aunque el país depende en gran medida de la importación de cereales. A consecuencia de la urbanización, la diversificación de la dieta está progresando.

La práctica de la lactancia materna es frecuente, si bien la tasa de lactancia exclusiva sigue siendo baja. El estado nutricional de los niños en edad preescolar ha empeorado desde 2000: a pesar de que en la actualidad la situación está experimentando una paulatina mejora, uno de cada diez niños presenta retraso del crecimiento. Los principales factores determinantes de la malnutrición, que afecta de manera particular a los niños de la Faja de Gaza, son el limitado acceso a los servicios de salud y la inseguridad alimentaria. Paralelamente, se observan señales de transición nutricional, ya que la prevalencia del sobrepeso y la obesidad es elevada entre las mujeres adultas.

Existe aún una deficiencia generalizada de micronutrientes y la prevalencia del bocio continúa siendo elevada entre los niños en edad escolar de la región central y meridional de la Ribera Occidental. A pesar de los importantes esfuerzos realizados, una gran parte de los hogares aún no utilizan sal yodada adecuadamente. La deficiencia subclínica de vitamina A afecta a los niños en edad preescolar. En la actualidad hay un eficaz programa de suplementación en ejecución y está previsto poner en marcha planes para la fortificación de los alimentos. La anemia afecta a casi una cuarta parte de los niños de corta edad y a la mitad de las mujeres en edad fértil. Es preciso aumentar la cobertura de la suplementación de hierro.

© FAO 2010