República Árabe Siria

RESUMEN

La República Árabe Siria es un país con escasas precipitaciones y recursos hídricos. Sin embargo, no obstante estas difíciles condiciones, la producción agrícola ha experimentado un notable crecimiento durante las últimas décadas. Siria es un país de ingresos medianos.

Aunque el índice de desarrollo humano ha registrado un considerable incremento durante los últimos 25 años, aproximadamente un quinto de la población vive aún por debajo de la línea nacional de pobreza.

Se han registrado constantes progresos en los servicios de salud materno‑infantil, lo que se ha traducido en una significativa reducción de la mortalidad materno‑infantil y en un excelente nivel de inmunización. Sin embargo, las enfermedades diarreicas constituyen aún una de las principales causas de muerte de los niños, en particular en las zonas rurales, donde el acceso a los servicios de salud así como al agua limpia y a un adecuado saneamiento es más limitado.

El suministro de energía alimentaria cubre en gran medida las necesidades energéticas de la población. La diversificación de la dieta está aumentando, si bien es aún insuficiente ya que alimentos básicos como los cereales, los aceites de origen vegetal y el azúcar siguen proporcionado casi las tres cuartas partes de la energía alimentaria. El suministro de lípidos, que representa el 30% de energía, se sitúa en el límite máximo recomendado. La creciente urbanización está provocando cambios en la dieta. La elevada densidad energética de la dieta contribuye al desarrollo del sobrepeso y la obesidad entre los adultos.

Las tasas de lactancia materna y lactancia materna exclusiva son muy altas, pero es necesario realizar mayores progresos en la alimentación complementaria. No obstante los logros obtenidos en la esfera de la atención sanitaria, la prevalencia de la desnutrición entre los niños en edad preescolar no ha disminuido. En 2001, una cuarta parte de los niños en edad preescolar tenía retraso del crecimiento y más de uno de cada diez  presentaba insuficiencia ponderal. La desnutrición afectaba principalmente a la región oriental. Simultáneamente, se observó una alta prevalencia del sobrepeso y la obesidad entre las mujeres adultas, lo que indica que el país está experimentando una transición nutricional.

La deficiencia de micronutrientes sigue siendo un importante problema de salud pública. En los años noventa la carencia de yodo tuvo una elevada prevalencia, pero en la actualidad está en marcha un eficaz programa de yodación de la sal. La alta prevalencia de la anemia por deficiencia de hierro afecta a los niños en edad preescolar y a las mujeres, si bien es preciso disponer de más datos para poder definir con mayor precisión las zonas vulnerables del país. Es necesario asimismo adoptar medidas más sistemáticas y generalizadas.

© FAO 2010