Togo

RESUMEN

En Togo, el retardo de crecimiento afectaba uno de cada 3 niños menores de cinco años en 1988/89, mientras que la emaciación alcanzaba 5%. Diez años después, la situación nutricional no ha mejorado y, para algunos de los indicadores antropométricos, ha incluso empeorado. El Norte del País esta más afectado que el Sur y las zonas rurales más que las urbanas. Después de la niñez, el retardo de crecimiento es muy lento de recobrar y las prevalencias siguen elevadas en los escolares y en los adolescentes.

En 1987/89, el déficit de peso (Índice de masa corporal<18,5 kg/m2) en los adultos era más elevado en el área rural que en el área urbana, la región Norte siendo mayormente afectada. Al contrario, el sobrepeso y la obesidad son más comunes en las ciudades. No obstante, la magnitud de este problema es todavía moderado en comparación con otros países en donde la transición nutricional está al origen de prevalencias mucho más preocupantes. A pesar de no ser información reciente, algunos de los últimos estudios indican que la situación nutricional de los adultos se ha mantenido estable.

No existen datos de encuesta a nivel nacional sobre las deficiencias en micronutrientes. El mayor problema es la anemia ferropénica en todo el país; la deficiencia de yodo se encuentra solo en algunas zonas delimitadas, principalmente en las montañas de Kara, y la deficiencia de vitamina A es presente en las zonas del Sahel en el Norte del país.

La ingesta alimentaria en Togo esta caracterizada por una ingesta baja de proteínas y grasas, con una baja proporción de alimentos de origen animal. Por otro lado, según las estimaciones de los suministros, un tercio de la población de Togo seria "desnutrida". Esto indica que el factor alimentario juega un papel importante en el proceso de la desnutrición en Togo. No obstante, las diferencias regionales en términos de consumo de alimentos no coinciden con las diferencias observadas en las prevalencias de desnutrición. El hecho que éstas estén más elevadas en el norte del país podría explicarse en parte por una duración y una severidad más importante de las penurias, en particular según las estaciones. Togo es de hecho un país principalmente agrícola, en donde la producción es muy variada; sin embargo, sigue siendo vulnerable al contexto persistente de condiciones climáticas desfavorables. Por otra parte, Togo es un país pobre en términos de recursos naturales y, en las últimas décadas, su desarrollo económico ha tenido fluctuaciones importantes. Aunque la producción agrícola sigue siendo prioritaria, las políticas del sector no siempre han permitido su desarrollo. Sin embargo, en los últimos años, después de un periodo de inestabilidad económica y política a principio de los años noventa, la situación ha mejorado sensiblemente. Esta mejoría aun no se ha reflejado en la situación nutricional de la población debido a las condiciones de vida mediocres, en lo particular con una creciente pobreza urbana, mientras que el acceso al agua potable y a los servicios de salud son insuficientes.

© FAO 2010