Agricultura urbana y periurbana en América Latina y el Caribe

Quito

Compartir
Subtítulos

En abril de 2000, Quito fue anfitriona de una reunión de representantes de gobiernos locales de nueve países de América Latina y el Caribe. El resultado fue la histórica Declaración de Quito, la primera en llamar a las ciudades de la región a “comprometerse decididamente con el desarrollo de la agricultura urbana”. En esa época, la producción de alimentos estaba extendida por todo Quito. Entre 1980 y 2000, sucesivas oleadas de migrantes indígenas andinos habían casi duplicado la población, la cual había pasado de 780 000 a 1 400 000 habitantes. En los barrios de la ciudad y en los asentamientos construidos en laderas y barrancos de los alrededores, muchos de ellos habían recurrido a la agricultura de pequeña escala para alimentar a sus familias. Sin embargo, la agricultura urbana de Quito no quedaba reconocida en los reglamentos municipales, era solo "tolerada" por los planificadores y no entraba en los programas del Ministerio de Agricultura. Mucho ha cambiado, aunque no todo, en los últimos 14 años.

El Panecillo es una colina de 200 metros de altura, ubicada en pleno centro histórico de Quito. La mayor parte de los terrenos baldíos de El Panecillo no son edificables debido a su pendiente, y en sus alrededores se concentran 1 900 familias de bajos ingresos, incluyendo muchos migrantes internos.

Fue allí donde un programa piloto, puesto en marcha en septiembre de 2000 y cofinanciado por la Municipalidad y varios asociados internacionales, contribuyó a aumentar la producción de alimentos en huertos familiares, promovió el reciclaje y la reutilización de los desechos orgánicos e instaló un vivero comunal. También se desarrolló un fondo de microcrédito y se implementaron cuatro proyectos, de participación comunitaria, para la transformación y comercialización de los productos.

Las lecciones aprendidas en El Panecillo se aprovecharon para desarrollar un programa municipal destinado a mejorar la seguridad alimentaria de las poblaciones vulnerables en áreas urbanas, periurbanas y rurales de Quito. Este programa, el Proyecto de agricultura urbana participativa (AGRUPAR), entró en vigor en 2002, y estuvo inicialmente gestionado por la Dirección de Desarrollo Humano Sustentable. Desde el 2005, está a cargo de la Agencia Metropolitana de Promoción Económica (CONQUITO), cuyo cometido es consolidar una ciudad de emprendedores, sostenible e innovadora, que genere empleos y distribuya equitativamente la riqueza.

Hoy en día, AGRUPAR es una de las iniciativas más exitosas de CONQUITO. Reúne a unos 12 250 agricultores urbanos y periurbanos y 380 organizaciones comunitarias de base, con el apoyo de los gobiernos local y nacional, universidades, organismos de cooperación al desarrollo, ONG y empresas del sector privado. Su objetivo principal es reforzar la seguridad alimentaria y promover la elaboración de alimentos, el acceso al microcrédito, la gestión de microempresas y la comercialización.

El Proyecto AGRUPAR está operativo en las ocho zonas administrativas del Distrito Metropolitano de Quito. La agricultura está a cargo de grupos comunitarios, familiares y escolares, y se establecen alianzas con centros de atención a ancianos, madres solteras, niños abandonados, migrantes y refugiados y con entidades de rehabilitación social, centros de salud, centros de atención a discapacitados y comunidades religiosas. Según el último conteo, el proyecto había ayudado a establecer 1 072 huertos activos —incluidos 140 huertos comunitarios, más de 800 huertos familiares y 128 huertos creados en escuelas y otras instituciones— y 314 unidades de producción de animales de granja. Se estima que la producción de cultivos alimentarios es de 400 t.

Entre los participantes en el proyecto hay miembros de la población rural que migraron a la ciudad, para quienes la agricultura y la ganadería son a la vez un medio de supervivencia en un entorno muchas veces hostíl y un medio para mantener sus raíces y conocimientos ancestrales. También hay trabajadores subempleados que optan por desarrollar una agricultura urbana de autoconsumo, lo que les permite ahorrar en la canasta familiar y generar ingresos complementarios con la venta de excedentes. Un 86 % de los participantes son mujeres.

El ingreso promedio de un hogar adherido al proyecto es de unos 350 USD por mes, muy por debajo del costo mínimo necesario para alimentar un hogar, establecido en 600 USD. La mayoría de los participantes han terminado solo la escuela primaria.

Usualmente, para formar parte del Proyecto AGRUPAR es necesario establecer un grupo de 6 personas como mínimo —entre familiares, vecinos, amigos o residentes de instituciones—, que solicitan apoyo para la creación de su huerto. Hay que tener espacio suficiente para cultivar una parcela o para instalar un microhuerto, acceso a agua limpia y disponibilidad de tiempo (al menos 12 horas a la semana), además de demostrar compromiso con el cuidado de sus cultivos.

A continuación, los técnicos de AGRUPAR proporcionan semillas y plántulas, imparten actividades de capacitación relativas a la producción agrícola y ayudan a desarrollar la capacidad de gestión de los participantes. Las personas que mantienen un huerto activo pueden acceder a capacitaciones complementarias relativas a la nutrición, la transformación y la comercialización de alimentos y la cría de animales.

Entre los años 2004 y 2012, el proyecto capacitó a más de 7 350 personas. Los servicios se prestan con una política de tarifación simbólica, en la que cada curso y actividad de asistencia técnica cuesta 0,50 USD por persona. La agricultura urbana de Quito incluida en el Proyecto AGRUPAR recibe un aporte económico anual de la Municipalidad —por un importe de unos 250 000 USD anuales— que cubre los costos de capacitación, asistencia técnica y logística. Este aporte cubre también parte de los costos derivados de la adquisición de semillas e insumos, materiales y animales como aves, cuyes (cobayos) y abejas. Sin embargo, si bien la Municipalidad de Quito sigue siendo la principal fuente de financiamiento, casi la mitad de la inversión destinada al establecimiento de infraestructuras productivas —por ejemplo, microinvernaderos y pequeños cobertizos para los animales— es aportada directamente por los participantes.

El proyecto promueve activamente la normativa para la producción orgánica-ecológica-biológica en el Ecuador, que exige sistemas holísticos de gestión y producción que favorezcan la biodiversidad, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo, prohíbe la utilización de organismos genéticamente modificados y estipula el control de las plagas sin productos químicos. El Proyecto AGRUPAR se encuentra registrado como productor y comercializador orgánico a nivel nacional y comparte el costo de la certificación con los agricultores.

Más de 90 % de los huertos son de una extensión menor de 500 m², y poco más de la mitad ocupa menos de 100 m². El costo de la creación de un huerto urbano básico de 100 m² con enfoque de producción orgánica es de 80 USD, incluyendo herramientas, semillas, abonos, cercado y acceso al agua. Incorporar riego y un microinvernadero tiene un costo adicional de 480 USD. En 2013, ciento de los huertos de Quito incorporaron microinvernaderos, y 70 habían instalado sistemas de riego.


Se cultivan desde papas, maíz y quinua hasta hortalizas como acelga, brócoli, col, tomate y zanahoria, además de plantas aromáticas, especias y algunas frutas, como limones, curuba, babaco y mora. Se recomienda a los agricultores aplicar prácticas respetuosas con el medio ambiente, tales como utilizar compost y abono verde, aplicar la rotación de cultivos, instalar barreras vivas y otras medidas de conservación del suelo y regar con agua potable o agua de lluvia recolectada. La ganadería se promueve como una fuente de ingresos, de proteína y de estiércol.

Donde se dispone de poca tierra para la horticultura, AGRUPAR promueve alternativas como la verticalización en paredes y el cultivo de microhuertos en recipientes reciclados, como botellas, cajas y llantas, que permiten la producción en balcones, patios y terrazas.

El proyecto estima que, de la producción obtenida en los huertos, el 47 % se destina a la comercialización, y el resto, al autoconsumo. Los participantes generan ingresos de al menos 55 USD al mes por la venta de excedentes, y ahorran al menos 72 USD al mes en la compra de alimentos al consumir de la producción propia. La suma de estos valores supone 2,5 veces más de lo otorgado por el Gobierno nacional a través del Bono de Desarrollo Humano, que provee una cantidad equivalente a 50 USD al mes a familias vulnerables.

La agricultura urbana ha contribuido a diversificar la dieta de los agricultores urbanos y sus familias. Los estudios han identificado al menos 100 tipos de productos frescos y procesados, que comprenden hortalizas, plantas medicinales, tubérculos y gramíneas, harinas y conservas cárnicas, en la dieta familiar. AGRUPAR ha trabajado junto con un centro de investigación para la selección y diseminación de variedades nativas de papa que se adaptan fácilmente a las condiciones de la agricultura urbana, además de presentar un alto nivel de zinc y hierro.

Entre los beneficios ambientales de la agricultura urbana figura la conservación de la agrobiodiversidad: en los huertos urbanos de Quito se cultivan como mínimo 50 especies de plantas comestibles. Además, cada familia agricultora transforma en promedio 12,5 kg de basura doméstica por semana en compost. Se estima que los participantes en el Proyecto AGRUPAR reciclan cada año 1 820 t. El aumento en la disponibilidad de productos frescos supone una necesidad menor de transportarlos desde las áreas rurales, lo que genera ahorros en combustible y reduce la contaminación atmosférica.


A medida que los productores urbanos de alimentos logran la seguridad alimentaria en el hogar, AGRUPAR los alienta a formar micronegocios basados en la horticultura, la ganadería, el procesamiento de alimentos y la elaboración de insumos orgánicos, y los capacita en programación empresarial, comercialización y contabilidad.

De hecho, la agregación de valor a los excedentes de producción de la agricultura urbana es una de las formas más innovadoras en Quito y relativamente nuevas de generar ingresos y autoempleo a tiempo parcial o completo para la mitad de los participantes.

La organización comunitaria ha permitido que los agricultores urbanos se hayan integrado en los diferentes eslabones de la cadena de valor, no solo como productores, sino como procesadores intermedios o finales de varios productos, como cárnicos, conservas, lácteos y aperitivos.

El suministro de pasta de ají (chile) y pasta de tomate orgánico certificado a empresas locales de procesamiento de alimentos ha dinamizado la economía de varios productores urbanos, al igual que el suministro a restaurantes de carne de pollo criado al aire libre. Hortalizas orgánicas certificadas, como zanahorias, rábanos, remolacha, lechuga o brócoli, se venden a través de los mercados de agricultores. Las asociaciones de agricultores ofrecen un servicio de entrega a domicilio de canastas de alimentos orgánicos, que contienen verduras, frutas, hierbas, encurtidos, mermeladas y pan.

Para brindar apoyo a los agricultores y ayudarlos a cumplir con las normas de calidad y seguridad de los alimentos, AGRUPAR ha introducido tecnologías mejoradas de elaboración y uso de envases, embalaje y etiquetado y ha facilitado el acceso a mercados de mayor volumen, entre ellos instituciones públicas y privadas.

Para aquellos agricultores urbanos que carecen de capital para invertir en micronegocios, el proyecto ha ayudado a establecer 35 cajas de ahorro y crédito comunitarias, a las que cada miembro aporta entre 10 y 20 USD en concepto de capital inicial. Gracias a la alta rentabilidad de la venta de hortalizas orgánicas, los productores de bajos ingresos han acumulado ahorros que podrán invertir en invernaderos, riego y compra de animales.

También se están abriendo posibilidades de comercialización para los agricultores urbanos de Quito en el marco del movimiento de negocios inclusivos del Ecuador, que alienta a las grandes empresas a asociarse con pequeños proveedores, como las organizaciones de agricultores, siempre y cuando cumplan las normas de calidad, realicen entregas puntuales y formalicen la transacción comercial mediante una factura. Sin embargo, estas oportunidades plantean un dilema a los agricultores urbanos: ser parte de una cadena de valor próspera que trae con ella obligaciones tributarias podría significar para algunos la pérdida del Bono de Desarrollo Humano que entrega mensualmente el Gobierno.

El desarrollo futuro de la agricultura urbana y periurbana en Quito se centrará cada vez más en la intensificación sostenible y de la innovación tecnológica. En la medida que se alcance una mayor diversificación y se utilice la certificación de calidad, las opciones de canalizar la producción a mercados más grandes se ampliarán y se pasará de las bioferias a las tiendas y supermercados especializados.

Para incrementar el área cubierta por el proyecto, no se requiere solamente de alianzas estratégicas locales e internacionales, sino también de mayores niveles de participación de los agricultores urbanos, los cuales aportan su trabajo, tierra, materiales, herramientas, semillas, plántulas e insumos, además de ciertas infraestructuras básicas.

Ya que aproximadamente el 30 % de la extensión de Quito son terrenos baldíos, también se requiere depurar el catastro de la ciudad para identificar espacios municipales cuyas características permitan destinarlos a la práctica de agricultura urbana, y medidas para extender la cesión de terrenos urbanos a los agricultores.


La experiencia de Quito ha demostrado que es posible practicar la agricultura intensiva en un ambiente urbano, y que ello ayuda a reducir la malnutrición en los hogares pobres, reforzar la seguridad alimentaria en los hogares y genera empleo e ingresos.

AGRUPAR es un proyecto emblemático para el Gobierno Municipal, que hace hincapié en su política de inclusión social y en su visión dentro de un esquema de desarrollo productivo y competitivo. La experiencia del proyecto ha sido aprovechada para ayudar a crear huertos escolares, en apoyo al Programa de escuelas saludables del Municipio, y el Ministerio de Agricultura se ha aliado con el Proyecto AGRUPAR para la ejecución de la estrategia nacional Acción Nutrición en zonas con altos niveles de desnutrición infantil.

Dado que la tasa de pobreza de Quito es actualmente del 27 % —y que la población de la ciudad pasará de los 2,2 millones de personas actuales a más de 2,8 millones en el 2022—, la agricultura debe convertirse en un elemento clave en los programas municipales de educación, salud, protección del medio ambiente e inclusión social. AGRUPAR también puede servir como modelo para la introducción de proyectos afines en otras ciudades, y puede ser la base para una política y un programa nacionales de agricultura urbana y periurbana.

Sin embargo, 14 años después de que se sembraran las semillas del programa en El Panecillo, la agricultura en Quito aún requiere de un marco normativo que reconozca al colectivo de agricultores urbanos y periurbanos como actores legítimos en el desarrollo social y económico de la ciudad y destine espacios vacantes a fines productivos para la seguridad alimentaria.

Si bien el Plan de desarrollo 2012-2022 del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito exhorta a consolidar una ciudad equitativa, sostenible y participativa, y prevé un “Quito verde” que mejore la calidad ambiental y contribuya a la mitigación de los efectos del cambio climático, en él no se mencionan la agricultura urbana ni los huertos.

Las continuas limitaciones al desarrollo de la agricultura urbana y periurbana en Quito se reflejan en la falta de apoyo político y financiero a nivel nacional. En el Ecuador, los programas de desarrollo agrícola se centran en áreas rurales. Esto ha dificultado que los agricultores urbanos de Quito puedan legalizar sus asociaciones, lo que restringe el acceso a la tierra, ya que los espacios municipales se conceden únicamente a asociaciones con personería jurídica. Existe una ausencia de servicios especializados en temas productivos y crediticios, y estos agricultores están excluidos de los programas nacionales para el suministro de insumos y la regularización de la tenencia de la tierra.

Por este motivo, el proyecto ha propuesto la inclusión de la agricultura urbana y periurbana dentro de la Ley Orgánica del Régimen de la Soberanía Alimentaria del Ecuador, adoptada en 2009, que impone al Estado la obligación legal de garantizar que personas, comunidades y pueblos alcancen la autosuficiencia alimentaria.

Agricultores y consumidores coinciden en las bioferias

Una innovación notable de AGRUPAR es la introducción de mercados de productos urbanos —o “bioferias” —, que se han convertido en espacios de oferta centrados en el apoyo a la producción sana para los residentes de Quito, además de en un ejemplo práctico de economía solidaria para todo el Ecuador. La ciudad ahora cuenta con 14 bioferias de un día, con frecuencia semanal de jueves a domingo, para la venta de excedentes de producción.

Para asegurar la más amplia disponibilidad y consumo de alimentos orgánicos generados en los huertos urbanos, las bioferias se ubican tanto en barrios de bajos ingresos y áreas periurbanas como en partes de la ciudad donde hay una mejor situación económica.

La venta directa en los mercados estimula precios justos y crea un alto nivel de confianza entre los productores y sus clientes. Los agricultores llegan a conocer a las personas que compran sus productos, mientras que quien adquiere un producto sabe a dónde va su dinero y cómo beneficia a la economía de las familias.

En 2012, en las bioferias de Quito se comercializaron más de 100 t de productos orgánicos por un total de 176 000 USD, lo que equivale a un cuarto de la producción estimada para el conjunto de los huertos participantes en el proyecto.