> AGS > Comercialización agrícola > Comercialización de productos pecuarios
 

Comercialización de productos pecuarios

Carne fresca y leche

Carne fresca

Los orígenes de la comercialización de la carne podrían remontarse a los primeros asentamientos humanos y al desarrollo de los diversos mercados, oficios y profesiones. Con el tiempo la carne se ha convertido en un producto básico de alto valor en muchos países. La carne fresca es un bien altamente perecedero y sujeto al deterioro, por lo que debe tratarse con suma atención para garantizar la protección del consumidor. La producción, transporte, almacenamiento y comercialización de la carne han de realizarse en condiciones higiénicas.

Con frecuencia la carne fresca o congelada se envía desde una determinada región del globo hasta los mercados donde hay mayor demanda. Cuando las industrias cárnicas tienen escasez de materiales cárnicos crudos pueden importar grandes cantidades de recortes de carne congelada de cualquier lugar del mundo para su ulterior elaboración. Así no sería improbable que en un estante de un supermercado de África pudiéramos encontrar un producto de carne enlatada que contuviera carne de búfalo de Asia, cerdo de Europa y vacuno de América del Sur.

En los países industrializados la carne fresca procede en su mayor parte de modernas instalaciones de sacrificio y, durante su despiece, transporte y comercialización, se le aplica una cadena de frío ininterrumpida. La puesta en marcha de los procedimientos de inspección y control de calidad de la carne y el seguimiento de su implementación son responsabilidad de las autoridades gubernamentales. En función de su ubicación, podemos distinguir básicamente dos sistemas de comercialización diferentes:

En las zonas rurales de los países industrializados, la cadena de comercialización de la carne suele estar cubierta en su totalidad por carnicerías tradicionales, que venden carne fresca producida en las inmediaciones, evitando así largas cadenas de suministro. Los carniceros tienen contacto directo con los pequeños productores pecuarios y suministran a los consumidores carne fresca y cortes de carne específicos. El hecho de tener sus propias instalaciones de sacrificio, despiece, elaboración y venta garantiza la frescura y rastreabilidad de la carne puesta a la venta. Las autoridades locales competentes velan por el cumplimiento de las normas de inocuidad e higiene de la carne.

En los núcleos urbanos y las áreas industriales, el número de pequeñas carnicerías que venden directamente su propia producción a los consumidores ha disminuido significativamente en las últimos décadas. Con el crecimiento demográfico y el consecuente incremento de la demanda de carne, se precisan sistemas de comercialización más adecuados. Los modernos supermercados han asumido esta función. Un volumen de producción y comercio de carne tan elevado requiere estrictos sistemas de control de calidad a fin de evitar peligros para la salud pública de los consumidores. Debido a la distancia existente entre las zonas de producción ganadera y los puntos de venta y, por tanto, a las cadenas de suministro más largas, la frescura y rastreabilidad / rastreo de los productos representan un desafío para todos los participantes en la cadena de comercialización. El desarrollo y la posterior introducción de sistemas de control de calidad estrictos y de mecanismos de rastreabilidad eficientes han sido una lógica consecuencia.

En algunos países donde se ha producido un rápido proceso de industrialización unido a la concentración de la población urbana y a la expansión de las grandes metrópolis, han surgido graves problemas de suministro de alimentos. Debido a las preferencias de los consumidores aún vigentes, la carne fresca a menudo sigue vendiéndose en los mercados tradicionales de productos frescos, pero debe transportarse desde zonas lejanas situadas fuera de las ciudades sin una infraestructura adecuada. De ello pueden derivarse graves peligros para la salud de los consumidores. En los últimos años, están surgiendo supermercados en dichas zonas, pero los precios en general más altos hacen que la carne con frecuencia no resulte asequible para los grupos de ingresos más bajos.

En los países en desarrollo con predominio de economías basadas en la agricultura, la distribución de carne fresca sigue realizándose fundamentalmente en los mercados tradicionales de productos frescos o en simples puestos callejeros. Estos mercados tradicionales y puestos de carne con frecuencia están situados en proximidad de los lugares donde se efectúa la matanza o de las instalaciones de sacrificio rurales. A falta de cadenas de frío eficientes, la carne fresca se compra a primeras horas de la mañana y se cocina y consume en el mismo día. Las autoridades locales han adoptado normas de inspección de la carne para promover el suministro de carne inocua y sana a los consumidores, pero su aplicación y seguimiento presentan aún importantes variaciones.

En todos los casos anteriormente mencionados, deberán aplicarse normas estrictas de higiene e inocuidad de la carne. A fin de facilitar los esfuerzos de las autoridades gubernamentales, regionales e internacionales competentes, la FAO y la OMS han establecido el Codex Alimentarius. Los distintos códigos se actualizan frecuentemente y se ponen a disposición de las autoridades como directrices para la elaboración de normas adecuadas en materia de inocuidad alimentaria.

Leche

La commercialisation des excédents de lait, une fois couverts les besoins de consommation familiale et de la ferme, permet d'accroître les revenus agricoles, de créer des emplois dans les secteurs de la transformation, de la commercialisation et de la distribution, d'ajouter de la valeur au produit et de contribuer à la sécurité alimentaire des communautés rurales. Dans les pays en développement, la commercialisation du lait est particulièrement difficile pour les petits producteurs dispersés dans les zones rurales. La collecte résout la logistique nécessaire au transport d'un produit périssable en petites quantités mais la commercialisation exige des compétences organisationnelles et techniques ainsi qu'une bonne connaissance des questions liées à la qualité et à la sécurité sanitaire du lait.

Le choix du produit et des technologies doit être adapté à l'échelle et au lieu de l'opération tandis que le prix, la promotion et l'emballage doivent être déterminés en fonction des besoins locaux. Sur les marchés urbains des pays en développement, la plus grande partie du lait cru est vendue par des négociants non professionnels, ce qui pose des problèmes pour la santé publique ; il est donc important de prendre des mesures pour réduire les risques sanitaires.

En association avec des institutions nationales et internationales, la Division de la production et de la santé animales a mené des études approfondies sur la commercialisation informelle du lait. Des programmes de collaboration ont également été réalisés pour développer les compétences des acteurs intervenant sur le secteur informel; des directives relatives à l'organisation de groupes de commercialisation et à l'amélioration de la qualité et du conditionnement sont en cours d'élaboration et de diffusion, l'objectif étant de garantir que les produits commercialisés par les petits producteurs sont sains et proposés à un coût abordable. Compte tenu de l'importance des importations dans de nombreux pays en développement, des données sur les marchés et sur les spécifications sont inclues.

©FAO/Balint Porneczi

Cómo solicitar publicaciones

Para solicitar nuestras publicaciones, envíenos un correo electrónico a AGS-Publications@fao.org

Contactos

Anthony Bennett
Oficial de industrias ganaderas
Grupo de Industrias Agroalimentarias
FAO HQ, Oficina B615
Viale delle Terme di Caracalla
Roma 00153, Italia
Tel: +39 06 570 54701
anthony.bennett@fao.org
jerome.mounsey@fao.org

Publicaciones relacionadas