> AGS > Desarrollo agroempresarial > Garantía de calidad y certificación de los alimentos
 

Garantía de calidad y certificación de los alimentos

En todo el mundo hay cada vez más interés en la calidad e inocuidad de los alimentos. En los países industrializados los gobiernos han formulado diversos reglamentos de protección para controlar las importaciones de alimentos. Paralelamente, las empresas privadas han creado abundantes normas y códigos de prácticas que han llegado a los proveedores de la cadena de suministro en los países en desarrollo. La calidad de los alimentos, por lo tanto, es un requisito para tener éxito en un mercado agroalimentario cada vez más competitivo, y está convirtiéndose en una fuente importante de ventaja competitiva.

La calidad e inocuidad de los alimentos suponen muchos factores y tienen muchas definiciones, tales como el sabor, el aroma, el color, la textura, la funcionalidad, la salud, el costo, el medio ambiente, el trabajo digno, la equidad, la tradición y la cultura. Las buenas prácticas agrícolas (BPA), las buenas prácticas de fabricación (BPF) y el análisis de peligros y puntos críticos de control (APPCC) son instrumentos para garantizar la calidad de los productos y en algunos países se han vuelto obligatorios por ley. Hay normas privadas, como Global GAP, cuyo cumplimiento es un requisito para exportar productos a algunos minoristas de determinados mercados. Las normas y procedimientos orgánicos, iniciados por la sociedad civil, se han convertido en parte del marco jurídico e institucional de muchos países. También hay sistemas voluntarios para programas de certificación de calidad, como las normas de la Organización Internacional de Normalización.

Normas y estandares voluntarios para productos de calidad específica

En todo el mundo hay cada vez más expectativas sociales y una mayor demanda por parte de los consumidores de productos alimentarios y agrícolas con etiquetas específicas de calidad, por ejemplo: orgánico, comercio justo o indicaciones geográficas. Estos productos tienen características específicas que se pueden asociar a su composición, al método de producción o de comercialización, que añaden valor y permiten la diferenciación de los productos en el mercado.

Este contexto ha dado lugar a un número mayor de normas e instrumentos de reglamentación voluntarios asociados a tales productos, que se elaboran en torno a cuatro objetivos principales: (i) la conservación de la biodiversidad y el medio ambiente; (ii) el bienestar social y la equidad; (iii) las tradiciones o el origen geográfico de los productos; y (iv) la oferta de alimentos nutritivos y funcionales. La elaboración de estas normas ha repercutido con fuerza en los mercados internos e internacionales y pueden ser una oportunidad de desarrollo rural al suministrar mejores ingresos y contribuir a la conservación de los recursos naturales y fomentar la equidad social. Sin embargo, en los países en desarrollo la proliferación de sistemas para esos productos ha encontrado diversos grados de capacidad.

De esta manera la FAO ha puesto en marcha un Grupo de trabajo interdepartamental sobre normas y sistemas voluntarios de calidad específica para productos alimentarios y agrícolas, en respuesta al rápido desarrollo de esos productos y a la necesidad de difundir y coordinar la información dentro de la FAO.

El Grupo de trabajo interdepartamental  tiene como objetivo contribuir a la política y estrategia de la FAO en el ámbito de las normas y sistemas voluntarios para productos de calidad específica y recomendar mecanismos para subsanar las necesidades de los países en este ámbito. La primera medida para lograrlo es crear una posición común frente a este tema. Después de mucha reflexión el Grupo preparó este documento que expresa el enfoque y los puntos de vista de la FAO sobre esos productos y explora las oportunidades y los desafíos que plantean.

Vídeo – Actividades actuales de la FAO sobre normas sostenibles (en inglés)

Publicaciones relacionadas