> AGS > Finanzas e inversiones agrícolas > Gestión de riesgos
 

Gestión de riesgos

Una evaluación y gestión sensatas de los riesgos es un elemento fundamental del suministro sostenible de finanzas agrícolas y rurales. Los riesgos de la financiación agrícola se pueden clasificar a grandes rasgos en tres categorías. El primero se refiere a la producción agrícola; el segundo al agricultor y a su bienestar, sus activos y sus aptitudes; el tercer tipo de riesgos se relaciona con las instituciones financieras y su capacidad de gestión de los riesgos. Se requieren una estrategia e instrumentos eficaces de gestión de riesgos en las tres categorías.

Para los proveedores de servicios financieros es muy importante contar con buenas estrategias e instrumentos de gestión de riesgos. Cuando conceden préstamos, existe el riesgo de incumplimiento del prestatario. Cuando reciben depósitos y hacen préstamos con ellos a otros clientes, pueden poner los ahorros de las personas en riesgo. Cualquiera que realice transacciones en efectivo o haga inversiones corre el riesgo de perder esos fondos. Todos los intermediarios financieros, independientemente de su tipo y tamaño, afrontan riesgos que deben afrontar con eficacia y eficiencia para tener éxito. Si no lo hacen, tendrán pérdidas financieras y los inversionistas, prestadores, prestatarios y ahorradores perderán la confianza y los fondos comenzarán a agotarse.

Establecer una garantía para un préstamo significa que el prestador está asegurado de que recuperará, si es necesario por intervención jurídica, el valor material del préstamo. En la práctica, significa que la prestación de los servicios financieros muchas veces depende de la garantía que puedan presentar los prestatarios. Esto es patente en particular en las zonas rurales y, en particular, con relación a conceder préstamos para la producción agrícola y otras actividades afines. Los riesgos asociados a la agricultura se perciben como muy elevados y las instituciones financieras, por lo tanto, participan de mala gana en este sector a menos que se puedan satisfacer los requisitos de garantía. Las garantías convencionales son la hipoteca de las tierras o el compromiso de activos muebles. También incluye a terceros garantes o endosos. Las personas pobres tienen pocos activos que presentar y sus títulos de propiedad agraria muchas veces son inseguros. En algunos casos esto ha conducido al uso de sustitutos de la garantía, como garantía de grupo y fondos solidarios. Sin embargo, los pequeños agricultores normalmente quedan fuera de la corriente principal del crédito agrícola y del suministro de préstamos para invertir en agricultura.

Grupo de mujeres discute el funcionamiento de un fondo rotatorio establecido a través del Programa Especial para la Seguridad Alimentaria

Cómo solicitar publicaciones

Para solicitar nuestras publicaciones, envíenos un correo electrónico a AGS-Publications@fao.org

Publicaciones relacionadas