> AGS > Gestión poscosecha > Oleaginosas y leguminosas
 

Oleaginosas y leguminosas

Las oleaginosas y las leguminosas son alimentos básicos para millones de personas pobres en los países en desarrollo, y hoy en día están adquiriendo una función todavía más importante como cultivos comerciales. En estas categorías, los principales productos son la palma de aceite, los frijoles (soya, caupí, haba, frijol rojo) y los cacahuetes. También cabe mencionar los anacardos, karités, el ajonjolí, el girasol, el coco y las aceitunas. Las oleaginosas y las leguminosas aportan gran valor nutricional a la dieta por sus proteínas de alta calidad o su aceite vegetal, además de sus vitaminas liposolubles, como la vitamina A.

Las prácticas de poscosecha para la mayor parte de las semillas y los frijoles consiste en la trilla, descascarillado o eliminación de las vainas y el secado, después de lo cual el producto se puede almacenar en grano. En el procedimiento de secado y almacenamiento es decisiva la prevención de contaminación por hongos y aflatoxinas. La fruta de la palma de aceite tiene que convertirse en aceite de palma poco después de cosecharse. Después de las operaciones poscosecha que se realizan en la explotación agrícola, los productos encuentran mercados que los conducen al consumidor o a la agroindustria. Además de los productos primarios, las oleaginosas y las leguminosas producen considerables cantidades de productos secundarios o "desechos", como las cáscaras, fibras, vainas, que se pueden utilizar como combustibles o pienso animal.

La FAO ayuda a los agricultores en sus actividades de poscosecha mediante la creación y difusión de tecnología, la capacitación en gestión de la calidad y comercialización, y la utilización de los productos secundarios.

©FAO/Alessandra Benedetti

Publicaciones relacionadas