Las etiquetas: perspectivas empresariales

Los productores de alimentos disponen de información referente a las cualidades de sus productos alimenticios. No obstante, es posible que los consumidores no sean conscientes de estas cualidades puesto que muchas de ellas no pueden detectarse mediante el gusto, la vista o el olfato. Uno de los propósitos de las etiquetas de los alimentos consiste en brindar al comprador la misma información que al vendedor de forma que el primero comprenda el valor del producto. Los productos pueden parecer similares, pero en realidad, poseen cualidades diferentes. Las etiquetas claras ayudan al consumidor a comparar las cualidades de los productos y elegir aquellos que desee en función de sus necesidades y preferencias.

Las leyes nacionales pueden exigir determinadas etiquetas para algunos productos alimenticios. Cuando una etiqueta es obligatoria, los gobiernos pueden brindar orientación a los productores de alimentos con vistas a ayudarlos a observar las leyes. Otras etiquetas son voluntarias y un vendedor puede elegir si etiquetar el producto para atraer a los consumidores. Pueden existir directrices específicas para las etiquetas voluntarias. Incluso en el caso de que una etiqueta sea voluntaria y no existan orientaciones específicas, esta deberá cumplir los principios generales establecidos para las etiquetas de los alimentos. Las empresas alimentarias deberían consultar la sección de información nacional y regional de este sitio web con el fin de examinar las leyes y las directrices para las etiquetas de los alimentos en un mercado específico.
última actualización:  martes 3 de septiembre de 2013