LOGO AG
 

Deteniendo las plagas antes que ellas comiencen: desarrollo de la capacidad global para prevenir el daño de las plagas

El Secretariado de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) dio grandes pasos durante el pasado año para diseñar un plan de trabajo de desarrollo de capacidad relevante a nivel global para el Secretariado y su Comité de Desarrollo de Capacidad, todo lo cual culminó la pasada semana en la segunda reunión del Comité ya mencionado, realizada en  Kuala Lumpur, Malasia.

La CIPF es un acuerdo internacional ubicado en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, que incluye 178 países miembros y que celebró el pasado año su sexagésimo aniversario. La Convención facilita la cooperación global para proteger los recursos vegetales del ataque de las plagas.

Plagas tales como insectos, enfermedades y plantas invasoras pueden devastar los hábitats naturales y las economías agrícolas. Ellas tambien pueden negativamente impactar la seguridad alimentaria: por efecto directo sobre la seguridad alimentaria mediante la reducción de la producción agrícola y atacando los cultivos cosechados. También pueden afectar indirectamente mediante la reducción del acceso al mercado de bienes, lo cual limita el intercambio de productos alimentarios así como reduce el ingreso que pueda provenir de las ventas de estos productos agrícolas.

El intercambio de personas y bienes a través del mundo puede traer muchos beneficios, pero es una vía clave para el traslado de las plagas y así causar estragos en las plantas. La cooperación para prevenir el impacto de las plagas se convertirá más importante en los años venideros, ya que el volumen y complejidad del movimiento global de las personas y bienes continuará creciendo. La CIPF proporciona un marco globalmente acordado para esta cooperación, y el nivel de la capacidad nacional para la implementación es la clave del impacto de la CIPF en la prevención de los daños de plagas en las plantas.

Para abordar la importancia del nivel de la capacidad nacional, el organismo rector de la CIPF adoptó una Estrategia nacional de Desarrollo de Capacidad fitosanitaria en 2010 después de años de consultas con sus miembros. Luego la CIPF  dirigió las consultas para discutir las funciones de los distintos actores en la comunidad global fitosanitaria, lo cual resultó en un plan general de trabajo adoptado en 2012, el que delinea las propuestas de actividades para todas las partes, que va desde la FAO hasta los donantes y los grupos regionales, en la contribución del desarrollo de la capacidad fitosanitaria.
Ahora el Secretariado de la CIPF y el Comité de Desarrollo de Capacidad globalmente representado están colaborando en enfocarse en sus funciones, y en coordinar el desarrollo de una estrategia general aplicable a nivel nacional. En su última reunión la pasada semana (26 de mayo – 1 de junio de 2013) el Comité de Desarrollo de Capacidad identificó los puntos claves donde el desarrollo de la capacidad podría fortalecer la implementación de la Convención con respecto a los objetivos para:

  • Elevar la seguridad alimentaria global;
  • Proteger el ambiente, los bosques y la biodiversidad del ataque de las plagas; y
  • Facilitar el desarrollo económico y el comercio

El proceso de identificación de las contribuciones estratégicas para el Secretariado y el Comité de Desarrollo de Capacidad ha estado basado en un análisis cuidadoso de lo que los países han identificado como áreas necesitadas de atención, combinado con una evaluación de los recursos ya existentes. Este proceso incluyó tres elementos claves: 

  1. Análisis de implementación: El proyecto de implementación del Sistema de Revisión y Apoyo (IRSS en inglés) de la CIPF solicitó el aporte de todas las partes involucradas en la CIPF sobre sus éxitos, retos y brechas en la capacidad para la implementación de la Convención y sus estándares.  El Secretariado y el Comité de Desarrollo de Capacidad analizaron estas encuestas globales, y se empeñaron en identificar las necesidades y los resultados a partir de este análisis.
  2. Recopilación y distribucíón de los materiales existentes: el Secretariado y el Comité de Desarrollo de Capacidad hizo un llamamiento público para recabar recursos técnicos en protección vegetal (incluyendo manuales, materiales de capacitación, fotos y otros productos). Las partes interesadas contribuyeron con más de 300 distintos tipos de materiales, los que fueron analizados para el desarrollo del trabajo en curso y para cubrir las brechas existentes. Este llamamiento para recursos técnicos existentes está relacionado con la protección vegetal en curso. Cualquier persona o entidad en el mundo puede compartir materiales que ayuden a la implementación de la Convención o al acceso de los recursos disponibles a través de la página de Recursos Fitosanitarios: http://www.phytosanitary.info/.
  3. Desarrollo de nuevos materiales: los grupos de expertos desarrollarán nuevos  materiales para incorporar una gama de opiniones, que estarán disponibles para su uso y adaptación por todas las partes. Los tópicos de estos materiales fueron escogidos sobre la base de criterios, que incluyeron las necesidades identificadas a través del análisis de los Resultados de la Encuesta del Proyecto IRSS y las brechas en los recursos disponibles  a través del llamamiento público para recursos.

Estos nuevos recursos son un nuevo componente del plan de trabajo que complementará los recursos ya disponibles de las partes involucradas en la CIPF. Estos incluyen El Instrumento de Evaluación de Capacidad Fitosanitaria que ayuda al desarrollo de un plan de acción nacional fitosanitario. Todos estos instrumentos aportan recursos que son importantes globalmente, los que están en línea con los acuerdos adoptados por el marco operativo de la CIPF, y que son altamente adaptables a las necesidades específicas de los países individualmente para lograr  resultados a nivel nacional.

Sitios especializados