LOGO AG
 

Gestión Ecológicamente Racional de los Productos Químicos: Aliviar la Carga para la Salud Pública

14/10/2008

Está previsto para el 30-31 de octubre 2008, en la sede de la FAO en Roma - Italia, un segmento de Alto Nivel sobre el tema de la Gestión Racional de los Productos Químicos: Aliviar la Carga para la Salud Pública.

La Presidente de la Cuarta Reunión de la Conferencia de las Partes, Andrea Repetti, inaugurará el segmento de Alto Nivel el 30 de octubre 2008, a las 10 horas en la sala plenaria. A continuación seguirán los comentarios de apertura de Peter Kenmore, Secretario Ejecutivo del Convenio de Rótterdam, de James Butler, Director General Adjunto de la FAO, y de un Representante del PNUMA.

Más de 50 ministros pronunciarán sus declaraciones durante los dos días de la reunión y participarán en mesas redondas que abordarán el tema principal junto con una lista de cuestiones conexas. El reto es cómo la implementación del Convenio de Rótterdam puede contribuir a mejorar la gestión ecológicamente racional de los productos químicos y a reducir los costes reales de la salud pública en los países.


Enfocando el tema
La adecuada gestión de los productos químicos contribuye a la cantidad, variedad y calidad de los alimentos disponibles, mejora la salud y el bienestar de las personas, reduce la incidencia de la enfermedad como resultado de una mejor higiene y del control de vectores, y hace muchas otras importantes contribuciones positivas a nuestra vida cotidiana.

Al mismo tiempo, la gestión inadecuada de los productos químicos puede y causa daños considerables a la salud humana y al medio ambiente. Los impactos directos son los que más fácilmente se observan a corto plazo e incluyen la intoxicación de los trabajadores y de la naturaleza. Los impactos a largo plazo, que pueden ser menos fácilmente observados, incluyen la contaminación de los alimentos y del agua potable, la degradación del medio ambiente, la pérdida de fertilidad del suelo y la consiguiente disminución de la producción de alimentos, junto con consecuencias para la salud humana como cáncer o defectos de nacimiento, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, asma, alergias y trastornos en el desarrollo del sistema reproductivo y nervioso.

La gestión ecológicamente racional de los productos químicos requiere un ciclo de vida o enfoque holístico para la toma de decisiones nacionales sobre los productos químicos que tenga en consideración los riesgos asociados desde la producción hasta el almacenamiento, uso y eliminación.
Muchos países carecen de un enfoque para la gestión del ciclo de vida de los productos químicos en el que se tenga en cuenta los costes totales o reales de los efectos adversos de los productos químicos. Por ejemplo, los efectos adversos directos de los productos químicos para la salud pública incluyen la pérdida de productividad e ingresos debido a la mala salud y a la necesidad de atender a los niños u otros miembros de la familia enfermos
.

Especialmente preocupante es la exposición a productos químicos que se acumulan en el medio ambiente, causando un daño particular al desarrollo físico e intelectual de los niños e impidiéndoles realizar su pleno potencial en la sociedad.
La contaminación ambiental y la consiguiente pérdida o empobrecimiento del hábitat también puede tener graves efectos negativos sobre el potencial del desarrollo económico, en particular en áreas como el turismo, la industria de la madera y de la pesca, además de afectar el bienestar emocional de los habitantes de un país. En conjunto, estos efectos directos e indirectos pueden tener efectos negativos significativos sobre la salud pública en general.

Como parte del plan de acción de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, los países acordaron un objetivo común que era "alcanzar para el 2020 que los productos químicos se utilicen y produzcan de una manera que conduzca a la minimización de efectos adversos significativos para la salud humana y el medio ambiente..." Para alcanzar este objetivo, los países tienen que desarrollar efectivas infraestructuras de gestión de los productos químicos. Los Convenios de Basilea, Rótterdam y Estocolmo, junto con el Enfoque Estratégico para la Gestión de Productos Químicos a nivel Internacional (SAICM), representan un conjunto de herramientas para ayudar a los países a adoptar un planteamiento del ciclo de vida para la gestión racional de los productos químicos.

Para ulterior información sobre la COP 4, sírvase visitar el sitio del Convenio de Rótterdam.

Sitios especializados