AGP - AGP en acción
 

Las actividades de la Dirección de Producción y Protección Vegetal (AGP) de la FAO están dirigidas a fortalecer la seguridad alimentaria mundial enfocando la sostenibilidad de la producción de alimentos y los progresos de la intensificación agrícola, la diversificación de cultivos para una mejor nutrición y salud y la generación de ingresos. Al mismo tiempo se estimula el desarrollo de la economía alimentaria mundial por medio del apoyo a la implementación de los tratados internacionales.

Esta página presenta una revisión actualizada de algunas actividades seleccionadas de la Dirección de Producción y Protección Vegetal (AGP).

Fomento del uso de fertilizantes en África

La fertilidad del suelo disminuye rápidamente en gran parte del África subsahariana a medida que se agotan y no se reponen los nutrientes de las tierras agrícolas. En la Cumbre sobre Fertilizantes de la Unión Africana, celebrada en Nigeria en 2006, los Gobiernos convinieron en que el mayor uso de fertilizantes minerales era fundamental para fomentar la producción agrícola y reducir la pobreza rural y el hambre en la región.

AGP asesora a los Gobiernos africanos acerca de las políticas y las estrategias necesarias para mejorar el acceso físico y financiero de los agricultores a los fertilizantes.

Algunos estudios realizados en Malawi y Uganda ponen de manifiesto la necesidad de estimular la demanda, principalmente mediante la introducción de mejoras en los mercados de productos a fin de proporcionar incentivos a la producción más atractivos y oportunidades para utilizar fertilizantes de manera rentable.

En Nigeria, la aplicación actual de fertilizantes abarca menos del 10 % de la demanda biológica y el estancamiento de la producción agrícola ha conducido al incremento de la importación de alimentos y la disminución de la autosuficiencia alimentaria nacional. En un estudio detallado —para el que se tomaron en consideración las realidades macroeconómicas, de los recursos naturales y las explotaciones— se estimaba que era probable que la utilización de fertilizantes creciera hasta el doble de su magnitud actual para 2030 y se proponían cuestiones que se debían tomar en consideración para diseñar una estrategia en materia de fertilizantes que permitiera que los agricultores pobres en recursos alcanzaran dicha demanda. Los principales factores identificados eran los conocimientos de los agricultores, la asequibilidad de los fertilizantes, la disponibilidad de créditos, los mercados de productos e insumos y la concentración en áreas que cuentan con el potencial de producción más elevado y los riesgos de producción menores.

To top

La agricultura de conservación se extiende a más zonas

AGP es un punto mundial de referencia sobre la agricultura de conservación (AC), un sistema agrícola que promueve la reducción de la preparación de la tierra o la ausencia completa de labranza, la cobertura permanente de los suelos para protegerlos y eliminar las malas hierbas y la rotación de cultivos para interrumpir los ciclos de plagas y enfermedades. La AC, que se estima que se aplica en 100 millones de hectáreas de tierras agrícolas de todo el mundo, permite la intensificación de la producción de cultivos, optimiza el trabajo agrícola y reduce la degradación de la tierra.

Desde 1998, la FAO ha promocionado la AC en cuatro talleres regionales destinados a personas encargadas de la elaboración de políticas en África meridional y Asia central y meridional, tres conferencias mundiales y un programa regional de AC para Oriente Medio y África del Norte. Asimismo, ha prestado asesoramiento sobre políticas y ha elaborado material de formación a través de 19 proyectos experimentales en África oriental y meridional, Asia y América Latina. En Kazajstán, la asistencia de la FAO sirvió para facilitar una adopción espectacular de la AC, que se practica actualmente en cerca de 2 millones de hectáreas, mientras que China y la República Popular Democrática de Corea conceden máxima prioridad a la AC. En el África meridional, el programa de emergencias de la FAO ha adoptado la AC como pilar fundamental de sus tareas de rehabilitación agrícola. La FAO goza de un reconocimiento como recurso mundial, especialmente en los componentes de mecanización de la AC y las tecnologías de siembra sin labranza.  (http://www.fao.org/ag/ca/)

To top

Fomento de los programas de fitomejoramiento

La mejora de los cultivos es esencial para los esfuerzos de los países en desarrollo dirigidos a garantizar la seguridad alimentaria, incrementar los ingresos de los agricultores y hacer frente a los desafíos amenazantes del cambio climático. No obstante, en una evaluación reciente de AGP de los programas nacionales de fitomejoramiento y biotecnología en 65 países se determinó que la inversión en recursos humanos y físicos era muy insuficiente y que el acceso a conocimientos y fondos estaba muy limitado.

Como respuesta, AGP lanzó recientemente una Iniciativa de colaboración mundial para el fortalecimiento de la capacidad de fitomejoramiento. La iniciativa tiene por objetivo reforzar los programas de fitomejoramiento de los países apoyando el desarrollo de políticas, educación y formación, facilitando el acceso a nuevos conocimientos y tecnologías y relacionando al sector público con el privado. La Iniciativa apoyará la aplicación del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura y complementará el trabajo de conservación del Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos sirviendo de plataforma para el intercambio del germoplasma necesario para la mejora de los cultivos y ampliando la base genética y de adaptabilidad de cultivares mejorados.

La base de datos de la Iniciativa de colaboración mundial para el fortalecimiento de la capacidad de fitomejoramiento sobre la situación del fitomejoramiento en los países en desarrollo constituye una herramienta de gran valor para las personas encargadas de la planificación. La Iniciativa también ha comenzado a trabajar en la identificación de oportunidades de establecer estudios de posgrado en materia de fitomejoramiento, la exploración de mecanismos que permitan la consulta directa entre fitomejoradores y especialistas en biotecnología y el desarrollo de herramientas de toma de decisiones para las personas encargadas de la elaboración de políticas. (http://km.fao.org/gipb/)

To top

Abordar las amenazas que sufren los cultivos de los países

Las escuelas de campo para agricultores de la FAO están ayudando a Uganda a combatir una amenaza de gran magnitud a uno de sus principales cultivos comerciales. Se ha notificado la presencia de la marchitez bacteriana del plátano, una enfermedad devastadora que atraviesa fronteras con facilidad, en 33 distritos en los que se cultiva dicho fruto.

AGP ha proporcionado formación a 1 050 agricultores en materia de manejo integrado de plagas. Un elemento se centra en la observación del comportamiento de los insectos y el crecimiento de las plantas por parte de los agricultores, así como en la presencia de insectos “beneficiosos” que se alimentan de plagas. Con ellos se ayuda a reducir el uso de plaguicidas perjudiciales que pueden dañar el medio ambiente. El proyecto se aplica en los distritos de Mbarara, Mukono, Kamuli, Kiboga y Lira.

AGP ha formado a 100 trabajadores de extensión, coordinadores del Servicio Nacional de Asesoramiento Agrícola del Gobierno y agricultores líderes, quienes, a su vez, instruirán a otros agricultores en el futuro, con el consiguiente fomento de la capacidad en Uganda en apoyo de la continuación de la iniciativa.

Entre las demás habilidades adquiridas, cabe señalar la selección de materiales de plantación y suelos adecuados y la preparación del terreno. Los trabajadores de extensión aprenderán a cortar los plátanos infectados y a escindir las yemas masculinas que atraen a las abejas, posibles transmisoras de la enfermedad.

AGP también ha organizado cinco talleres regionales técnicos y de planificación, dos talleres de actualización para los 50 facilitadores y 50 jornadas sobre el terreno con la participación de agricultores, personas encargadas de la elaboración de políticas, representantes de ONG y alumnos de escuelas.

La importancia de este proyecto es palpable en un país en el que la economía desempeña una función fundamental en la economía. Cerca del 95 % de la población realiza actividades agrícolas y la agricultura representa más del 40 % del producto interior bruto en Uganda.

To top

Ayudar a reconstruir después del conflicto

La FAO ha desempeñado una función fundamental en la prestación de ayuda a los países para que reanuden la producción agrícola estancada debido a conflictos e inestabilidad política.

Las semillas de alta calidad son uno de los insumos más importantes para la producción agrícola sostenible. Sin embargo, en Afganistán, los años de guerra civil han hecho perder al Estado sus mejores funcionarios y han propiciado que los equipos y los archivos de los laboratorios públicos de semillas hayan sido saqueados. El sector público dejó de introducir variedades mejoradas de cultivos, particularmente del cultivo principal (trigo), aunque también de arroz, maíz y hortalizas.

Mediante un proyecto de dos fases financiado por la Unión Europea se ha podido proporcionar material genético, personal y formación y se han reformado los laboratorios. Con un enfoque innovador, se alienta a los individuos a que inviertan en la creación de pequeñas empresas de cultivo y venta de semillas. Después de dos años, las empresas noveles siguen sin recibir subvenciones.

En 2006, las empresas produjeron 4 000 toneladas de semillas, la mayor parte de las cuales eran semillas de trigo de alto rendimiento y tolerantes a enfermedades. Dos años antes, el sector privado de las semillas prácticamente no existía en Afganistán.

La FAO ha proporcionado los materiales, el asesoramiento técnico y la formación y colabora con el personal del Gobierno en la introducción de nuevas políticas dirigidas a desarrollar la industria de semillas.

En la fase 2 del proyecto, que se aplica de 2007 a 2011, se pretende construir una industria nacional que cuente con políticas, legislación y órganos de reglamentación en materia de semillas. Se ha presentado al Gabinete un proyecto de ley en materia de semillas y se está construyendo una Secretaría Nacional de Semillas en Kabul.

Mientras tanto, la FAO trabaja en un proyecto dotado de 5,4 millones de USD destinado a revitalizar la industria de semillas en Iraq, que se ha visto gravemente perjudicada por la guerra y la inestabilidad constante.

El personal colabora con el Ministerio de Agricultura para ayudar a sustituir los equipos de los centros de investigación y producción de semillas y reparar o sustituir los edificios dañados.

La FAO también presta ayuda a la elaboración de una política nacional y una nueva legislación en materia de semillas, que podrían contribuir al incremento gradual de la función que desempeña el sector privado en la producción de semillas en Iraq.

AGP ha venido en ayuda de 55 000 familias de Sri Lanka que han sufrido el impacto del conflicto y la inestabilidad.

Mediante un proyecto dotado con 1,4 millones de USD financiado por el Gobierno de Japón se ha dado respuesta a las necesidades inmediatas de las familias de agricultores a pequeña escala y se ha prestado apoyo a la rehabilitación a largo plazo de la producción de semillas de arroz de calidad certificada.

AGP también ha ayudado a países que han sufrido catástrofes naturales. Por ejemplo, cuando la temporada de huracanes devastadores azota los países de América Latina y el Caribe, AGP ayuda a suministrar insumos de emergencia, como semillas, fertilizantes y herramientas.

El objetivo es que países como la República Dominicana, Jamaica y Haití reduzcan el impacto de las inundaciones y los aludes mediante la reanudación inmediata de la producción agrícola.

Entre 2005 y 2006, AGP aplicó 83 proyectos de este tipo en 31 países.

To top

Hacer frente al desafío de la langosta

AGP ayuda a crear capacidad nacional para hacer frente a las varias especies de langostas, como la langosta del desierto, la langosta migratoria, la langosta italiana y la langosta marroquí, que representan amenazas graves a la producción agrícola en muchas partes del mundo.

Estos insectos, principalmente la langosta del desierto, tienen una gran movilidad, recorren largas distancias en grandes enjambres y pueden comer una cantidad de cultivos y vegetación verde equivalente a su peso corporal cada día. Una pequeña parte de un enjambre de talla media come la misma cantidad de alimento en un día que 2 500 personas.

El carácter transfronterizo de la amenaza obliga a que los países afectados adopten una estrategia regional común de cooperación estrecha e intercambio de información para mantener a raya esta plaga peligrosa y evitar grandes pérdidas de cultivos.

Los expertos del Grupo sobre la Langosta de la FAO visitaron varios países afectados por la langosta en el Cercano Oriente, África oriental, Asia central y Asia suroriental en 2007 y el primer trimestre de 2008, a saber Afganistán, Armenia, Azerbaiyán, Eritrea, Etiopía, la Federación de Rusia, Georgia, Indonesia, Kazajstán, Kenya, Kirguistán, Sudán, Tayikistán, Timor-Leste, Turkmenistán, Uzbekistán y Yemen para apoyarlos en su lucha contra la amenaza de la langosta.

Un ejemplo reciente del despliegue rápido de AGP para proporcionar apoyo de emergencia ante infestaciones de langosta del desierto a gran escala se produjo en Yemen, Sudán, Eritrea y Etiopía en 2007, año en que estos países sufrieron los peores brotes de langosta del desierto de varias décadas.

La mayor parte de la población de estos países vive por debajo del umbral de la pobreza, trabaja en la producción agrícola, ganadera y de miel a pequeña escala y de carácter marginal y es particularmente vulnerable ante la amenaza de la langosta.

AGP aseguró 2,4 millones de USD del Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia de las Naciones Unidas (CERF) y 1,9 millones de USD de Japón para proporcionar asistencia rápida y aplicar intervenciones de apoyo en zonas lejanas a fin de detener los brotes antes de que afectaran a la producción agrícola.

AGP también ayudó a garantizar un apoyo considerable de Arabia Saudita a Yemen y Eritrea. Arabia Saudita proporcionó a Yemen 40 vehículos, 10 000 litros de plaguicidas y 50 pulverizadores Knapsack del programa contra la plaga transfronteriza en curso de la FAO. La asistencia prestada a Eritrea incluyó vehículos y pulverizadores instalados en vehículos por un valor total de unos 1,7 millones de USD. AGP también ayudó a introducir el uso de plaguicidas más respetuosos del medio ambiente, como Green Muscle (TM) (metarhizium anisopliae var. acrcidum).

Otro ejemplo lo constituye Timor-Leste, donde AGP proporcionó el apoyo técnico a las actividades de pulverización de bioplaguicidas a gran escala para luchar contra la langosta migratoria tras un brote de gran magnitud en enjambres.

El programa EMPRES sobre la langosta del desierto en África del Norte sigue ganando impulso. En Mauritania y Malí se han creado centros autónomos de lucha contra la langosta del desierto que han recibido porciones sustanciales del presupuesto nacional, lo que representa un avance importante hacia la preparación continua para reaccionar rápidamente ante la aparición de brotes de langosta del desierto. Asimismo, en Níger y Chad también se han adoptado medidas concretas de carácter similar.

Actualmente, se prevé aplicar un proyecto regional de varios donantes de entre tres y cinco años de duración en Asia central, que se centrará en el intercambio de información entre los países, una estrategia común para adoptar sistemas de alerta temprana de gestión de la langosta, creación de capacidad, introducción o desarrollo de técnicas de control respetuosas del medio ambiente, como los bioplaguicidas, actividades conjuntas, como encuestas, el desarrollo de nuevas tecnologías, como la detección remota, y la mejora de la gestión de los plaguicidas y el conocimiento de la información.

To top