Horticultura y la diversificacion
 

El reto es no solamente producir más frutas y verduras, sino que también hacerlo de forma sostenible. Un sistema de producción hortícola sostenible con un enfoque ecosistémico es necesario para hacer frente a un ambiente cada vez más degradado y a las incertidumbres debido al cambio climático, tomando en cuenta los impactos sociales, políticos, económicos y ambientales.

El principal propósito consiste en facilitar la transición de la agricultura de subsistencia hacia una agricultura generadora de ingresos al agregar valor a los productos a fin de obtener mayores beneficios para los productores, catalizando vínculos entre los sectores público y privado de productores, procesadores, actores de la cadena de suministro y apoyo del gobierno y mecanismos de regulación.

Los objetivos son:

Aumentar la disponibilidad de productos hortícolas de alta calidad e inocuos al desarrollar mejores pràcticas del manejo de cultivos (e.g. buenas pràcticas agrícolas, manejo integrado de la producción y las plagas, manejo integrado de la salud del suelo, la agricultura organica) para sistemas de producción de cultivos viables y respetuosos con el medio ambiente.

Promover cultivos hortícolas ignorados e infrautilizados en distintas zonas agroecológicas que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional y a medios de subsistencia mejorados.

Favorecer el intercambio de conocimientos y la creación de capacidad por medio de foros nacionales, regionales e internacionales, y proyectos de asistencia técnica.


Programas e iniciativas:

CactusNet. Red Internacional FAO-ICARDA de Cooperación Técnica en Nopal tiene como objetivo recopilar y difundir información sobre la colección y utilización de germoplasma y el desarrollo de nuevos usos alimenticio y del ácido carmínico; promover los beneficios ecológicos y sociales del nopal; y reforzar la capacidad técnica de los socios nacionales.

Crear ciudades más verdes.  El programa de la FAO para la horticultura urbana y periurbana (HUP) ayuda a los gobiernos y la administración de las ciudades a optimizar las políticas, los marcos institucionales y los servicios de apoyo para la HUP, y a mejorar los sistemas de producción y mercadeo y la cadena de valor de la horticultura.

Hortivar. El banco de datos de la FAO del comportamiento de variedades hortofrutícolas. Es una plataforma para el intercambio de conocimientos y una herramienta para salvaguardar, recuperar e intercambiar información sobre la horticultura

PROFAV. La iniciativa conjunta entre la FAO y la OMS denominada Fruta y Verduras para la Salud tiene como objetivo mejorar la salud de las personas – y los ingresos de los productores – incentivando la producción, el suministro y el consumo de fruta y verduras.

Micro jardines. La respuesta innovadora de la FAO para promover la intensificación sostenible de la horticultura comercial en periferias urbanas. Es la cultivo intensivo de un amplia gama de verduras, raíces y tubérculos, y hierbas en pequeños espacios, tales como balcones, patios y techos.

Los cultivos tradicionales e ignorados. Los cultivos ignorados, actualmente infrautilizados, pueden desempeñar una importante función a la hora de abordar los retos alimentarios y agrícolas del futuro y debería ser reevaluados. Algunos tienen gran potencial comercial y podrían ser un excelente cultivo comercial para los agricultores familiares o de pequeña escala, orientados a los mercados locales, regionales e internacionales.


Otros enlaces: