Nueva tecnología para dar seguimiento a los residuos de pesticidas en las aguas de África Occidental


La FAO, en asociación con la Oregon State University (OSU), ha iniciado este proyecto en África Occidental, basado en nuevas tecnologías, para dar seguimiento a los pesticidas en aguas superficiales y subterráneas.

El «aparato para muestreo pasivo» (passive sampling device - PSD) usa una membrana artificial suspendida dentro de un marco de acero inoxidable sumergido en aguas superficiales para un muestreo de una duración establecida de un día por mes.

Durante ese período los pesticidas en el agua pasan a través de la membrana y se acumulan enlazándose a un polímero. Una vez que la membrana se retira del agua es fácilmente secada y enviada al laboratorio donde los compuestos químicos acumulados en la misma se disuelven y se analiza su composición y concentración. Este método evita un alto grado de incertezas que se encuentran con el método corriente de «método masivo de agua» así como los gastos y los inconvenientes de transportar grandes cantidades agua dentro de la subregión.

Esta nueva tecnología (patente pendiente) promete revolucionar la ciencia de la evaluación de la calidad del agua por medio de su implantación gradual, facilitar y aumentar la confiabilidad en los análisis de la calidad del agua y al mismo tiempo reducir los costos asociados con el muestreo. Los aparatos para el muesteeo serán usados para dar seguimiento a los pesticidas en las aguas de riego y drenaje así como en los sistemas de dos ríos. Las aparatos también pueden ser sumergidos en pozos para detectar el movimiento de los pesticidas en la capa freática.

Este trabajo es parte de un proyecto FAO/UNEP/GEF titulado Reducing Dependence on POPs and other Agro-Chemicals in the Senegal and Niger River Basins through Integrated Production, Pest and Pollution Management (Reducción de la Dependencia de POP y otros agroquímicos en las cuencas de los ríos Senegal y Níger por medio del Manejo de  la Producción Integrada, las Plagas y la Contaminación). El proyecto comenzó sus operaciones en mayo de 2009 y tiene como Objetivo de Desarrollo «Proteger la aguas transnacionales en las cuencas de los ríos Senegal y Níger por medio de la eliminación de los POP (contaminantes orgánicos persistentes – persistent organic pollutant) y una reducción susbtancial y eliminación de otros pesticidas tóxicos usados en agricultura, aumentando al mismo tiempo la productividad agrícola y los beneficios netos para los agricultores».

Los países participantes incluyen Benin, Guinea, Malí, Mautitania, Níger y Senegal.

Los principales asociados técnicos del proyecto incluyen la ONG regional ENDA Pronat, responsable por la organizacíon básica de las encuestas agronómicas, económicas y sociales junto con el equipo técnico del Centro de Protección Integrada la Oregon State University (OSU/IPPC) que es uno de los grupos más experimentados del mundo para dar seguimiento a los pesticidas en el ambiente. Otros asociados incluyen laboratorios de ecotoxicología en Burkina Faso, Malí y Senegal, todos ellos vinculados al equipo de la OSU para formar una red de laboratorios en apoyo de las actividades del proyecto.

Los datos de los seis países que participan en los muestreos intensivos serán usados en modelos que están siendo desarrollados para estimar el transporte y recorrido de los pesticidas en las aguas transnacionales y también en modelos usados para estimar los riesgos a la salud humana. Estos resultados serán transmitidos directamente a las comunidades a riesgo por medio del programa de capacitación de la FAO/IPPM así como a quienes toman decisiones políticas a nivel nacional y regional y a las agencias internacionales relacionadas con la legislación sobre pesticidas..

Durante una fase piloto ejecutada en tres comunidades a lo largo del río Senegal, se encontraron 19 pesticidas de los cuales 16 sobrepasaban los estándares europeos de seguridad por más de diez a cientos de veces por encima de los límites de seguridad establecidos. Las muestras provenían de fuentes de agua que a menudo son consumidas directamente por la población de las comunidades locales. La mayoría de esos pesticidas estaban en las categorías de toxicidad moderada a alta. Algunos de ellos como el Endosulfan, fue extremadamente tóxico para los organismos acuáticos. Otro de los agroquímicos detectados fue el Dieldrin, incluido en la categoría de contaminantes orgánicos persistentes (POP) y cuyo uso en la región ha sido prohibido desde la década de 1980.

El proyecto es financiado por dos de los programas operativos del GEF: Aguas Internacionales (OP10) y Contaminantes Orgánicos Persistentes (OP14) junto con contribuciones de los países participantes y la cofinanciación del gobierno de los Países Bajos por medio del Programa de Manejo Integrado de Producción y Protección de la FAO (IPPM).

Para mayores informaciones contactar al Dr. William Settle (william.settle@fao.org) o al Dr. M. Garba (mohamed.hamagarba@fao.org). 

 

Core Themes