AGP - Coordinación inadecuada de la ayuda
 

Coordinación inadecuada de la ayuda

La falta de comunicación entre las organizaciones donantes y los complejos procedimientos burocráticos internos pueden resultar en una acumulación de plaguicidas indeseados o inutilizables en los países en desarrollo.

 

Mala comunicación entre las agencias donantes

Cuando los gobiernos de los países en desarrollo hacen solicitudes formales de plaguicidas, nunca pueden estar seguros de si su solicitud será aprobada o si el cargamento llegará a tiempo. Por esta razón, hacen la misma solicitud a varias agencias, especialmente si se trata de una emergencia.

Debido a que a menudo las agencias no están al tanto de lo que las otras están haciendo, el país beneficiario puede llegar a recibir una donación varias veces superior a la cantidad solicitada. Este ha sido uno de los principales problemas durante las operaciones de emergencia para el control de la langosta depredadora y las plagas migratorias. Para evitar que eso suceda, las donaciones de plaguicidas para este tipo de emergencias deberían ser coordinadas a través del Servicio de Protección Vegetal de la FAO.

Restricciones burocráticas

A veces puede tomar mucho tiempo a las agencias donantes procesar las solicitudes de plaguicidas y enviarlas a los países que las requieren. Por ello, los plaguicidas pueden llegar a destino cerca de sus fechas de caducidad o cuando la emergencia ya ha pasado.

También ocurre que como los presupuestos de las agencias asignan fondos que deben ser utilizados dentro de un período de tiempo específico, la compra de plaguicidas puede estar más determinada por la necesidad del donante de utilizar fondos disponibles, que por la solicitud en sí. Los países beneficiarios pueden tener reparos en rechazar los ofrecimientos de ayuda aunque los plaguicidas no concuerden con sus necesidades y podrían no ser utilizados.

Muchas agencias donantes no tienen oficinas técnicas centrales que reciban las solicitudes de plaguicidas. Esta responsabilidad recae entonces en las oficinas locales presentes en el país solicitante. Puede haber poca comunicación en torno a los plaguicidas entre las oficinas locales de un mismo país y entre éstas y los departamentos técnicos y de adquisiciones. Como consecuencia, no hay una sistematización de la memoria institucional entre las agencias de ayuda, que pueda garantizar que las donaciones inapropiadas de plaguicidas no se repitan.

Una familia de Eritrea que vive en una bodega de plaguicidas deteriorados y obsoletos
Una familia de Eritrea que vive en una bodega de plaguicidas deteriorados y obsoletos