logo lead

 
 > agriculture > LEAD > Esferas temáticas > Deforestación
 

Papel de la ganadería en la deforestación

Antecedentes

A pesar de todos los esfuerzos desplegados para frenar la destrucción de los bosques tropicales y proteger los hábitats naturales y la fauna y flora silvestres de las zonas tropicales húmedas, el comienzo del nuevo siglo no se presenta más alentador que el anterior en lo que atañe a la preservación de las pluviselvas tropicales y la biodiversidad. La mayoría de los enfoques clásicos en materia de conservación, como la preservación de los hábitats primitivos en el interior de parques naturales y otras áreas protegidas, no han logrado detener la expansión y ocupación de esas zonas.

Debido a las fuertes presiones sociales y económicas, la población residente prosigue su expansión hacia los últimos restos de bosques naturales. En muchos casos los patrones de uso de la tierra imperantes son ineficientes desde el punto de vista económico a la vez que perjudiciales para el medio ambiente.

El papel de la ganadería en la deforestación reviste especial importancia en América Latina, donde se producen las mayores pérdidas netas de bosques con las consiguientes emisiones de carbono. América Latina es la región donde mayor es la expansión de los pastizales y las tierras de labranza para el cultivo forrajero, la cual se produce en buena medida a expensas de la superficie boscosa. En las zonas tropicales de América Latina, la superficie de las tierras empleadas para el pastoreo extensivo ha experimentado un incesante crecimiento durante las últimas décadas y la mayor parte de ese incremento se ha producido en detrimento de los bosques.

En América Latina el principal factor determinante de la transformación de las pluviselvas es su conversión en pastos, pero también en tierras de cultivo, con independencia de las características del suelo, los regímenes climáticos y la topografía. Los pastos ocupan la mayor proporción de las tierras agrícolas de la región y la rentabilidad del ganado en tanto que actividad productiva es en buena medida escasa. No obstante, esta actividad es muy lucrativa si conlleva la ocupación y propiedad de las tierras, dando así acceso a los beneficios generados por los consiguientes aumentos del precio de la tierra.

El cambio más importante en el uso de la tierra en las zonas tropicales de América Latina a lo largo de las últimas décadas ha sido la conversión generalizada de los bosques en pastizales. En América Central, la superficie forestal se ha reducido casi en un 40 por ciento en las cuatro últimas décadas, al tiempo que crecían rápidamente los pastos y la población pecuaria. Además, la producción de soja y cereales destinados principalmente a la producción de piensos ha producido una serie de efectos desencadenantes de la destrucción de los hábitats naturales en grandes zonas como consecuencia de la deforestación. Entre 2004 y 2005 se taló una superficie estimada de 1,2 millones de hectáreas de pluviselva como resultado de la expansión de la soja.

Los costos sociales y los impactos ambientales negativos de la deforestación son enormes y causan la degradación y erosión del suelo, la contaminación de las aguas, la pérdida de biodiversidad y la pérdida de carbono, factores que contribuyen al calentamiento global.

En consecuencia, resulta imperativo encontrar alternativas a la producción pecuaria extensiva en las zonas tropicales de América Latina que, además de ser viables financiera y socialmente, tengan un menor impacto ambiental o puedan incluso contribuir a la restauración de los hábitats naturales.

Enfoque de LEAD para la resolución de estos problemas

La Iniciativa para Ganadería, Medio Ambiente y Desarrollo (LEAD) ha abordado estos problemas desde una perspectiva normativa y técnica en el marco de su programa de mejora de la toma de decisiones para abordar el impacto de la ganadería en el proceso de deforestación, en el que se presta especial atención a la región de América Latina, donde el nexo entre ganadería y deforestación es más fuerte.

Las actividades llevadas a cabo por LEAD respecto de la esfera temática sobre el papel de la ganadería en la deforestación se centraron en la consecución de los siguientes objetivos:

  • comprensión y proyección de las tendencias espaciales del proceso de deforestación en la región
  • implementación en las explotaciones y comunidades de mecanismos de reparto de los beneficios derivados de los servicios de conservación de la biodiversidad y de la retención de carbono como incentivos para generar beneficios ambientales a nivel mundial mediante la aplicación del enfoque de ordenación de ecosistemas integrados
  • preparación de directrices normativas para la intensificación sostenible de la producción pecuaria, con miras a una mejor preservación de la biodiversidad y a la mitigación de los efectos de los cambios de uso de la tierra provocados por la ganadería

Para alcanzar el primer objetivo LEAD, con el apoyo del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), inició el primer análisis completo del entero continente (Predicting land use changes in the Neo-Tropics), con la finalidad de predecir cambios en el uso de la tierra en las zonas neotropicales recabando información acerca de las tendencias y localización de los procesos de expansión agrícola (esto es, de las tierras de pastoreo) y la deforestación. El análisis brindó información espacial sobre los futuros puntos críticos de deforestación e información regional sobre los cambios espaciales, y proporcionó asimismo un marco que resultará esencial para elaborar programas de trabajo en materia de políticas e investigación más pertinentes. Los resultados confirman que el pastoreo extensivo sigue expandiéndose básicamente a expensas de la cubierta forestal.

Vincular los conocimientos a la adopción de políticas y decisiones

En el marco de los objetivos 2 y 3, se estudiaron los problemas de degradación de la tierra ya reconvertida en pastizales por conducto del proyecto regional financiado por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (FMAM) denominado Enfoques silvopastoriles integrados para el manejo de ecosistemas, cuya finalidad es mejorar el proceso de ordenación de ecosistemas en los pastizales degradados mediante el establecimiento de más sistemas silvopastorales que presten un servicio al medio ambiente mundial y generen beneficios socioeconómicos locales.

La finalidad del proyecto es comprobar y medir, en las explotaciones y comunidades, los beneficios de un enfoque de integración de los ecosistemas para la mejora de los pastizales degradados en forma de:

  1. beneficios ambientales locales derivados de la mitigación de la erosión y la mejora de la calidad del suelo y las aguas, junto al incremento de la producción, los ingresos y el empleo en las zonas rurales
  2. beneficios para el medio ambiente mundial gracias a una mejora de los servicios de conservación de la biodiversidad y retención de carbono
  3. primeras experiencias en la gestión de los incentivos necesarios para generar beneficios para el medio ambiente mundial
  4. elaboración de directrices sobre políticas sectoriales y ambientales que contemplen el uso de la tierra, los servicios ambientales y el desarrollo socioeconómico favorecido por la introducción de sistemas silvopastorales para rehabilitar las tierras de pastos degradadas

El proyecto ha sido ejecutado en tres países (Costa Rica, Nicaragua y Colombia) en asociación con el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE, Costa Rica), el Centro de Investigaciones de la Universidad Centroamericana (NITAPLAN, Nicaragua) y el Centro para la investigación en sistemas sostenibles de producción agropecuaria (CIPAV, Colombia). La American Bird Conservancy (ABC) presta asistencia técnica para la elaboración de una metodología común y uniforme de seguimiento de la biodiversidad en los tres emplazamientos del proyecto.

Los resultados indican que la combinación de pagos por servicios ambientales y técnicas silvopastorales para una producción pecuaria sostenible está siendo beneficiosa tanto para los ganaderos como para el medio ambiente.

Este proyecto piloto ejecutado en países de América Central ha constituido una buena oportunidad para poner a prueba enfoques como el pago por servicios ambientales y ha suscitado un interés considerable en la región acerca de las actividades de seguimiento.

Bookmark and Share

Enlaces de interés