logo lead

 
 > agriculture > LEAD > Esferas temáticas > Tierras secas
 

Papel de la ganadería en la ordenación de las tierras secas

Antecedentes

Las tierras secas son zonas áridas y semiáridas caracterizadas por precipitaciones escasas e irregulares y un balance negativo de las precipitaciones y la evaporación. El rasgo distintivo de las tierras secas es su inestabilidad por lo que se refiere a las condiciones para el crecimiento de la vegetación y, por consiguiente, también en cuanto a capacidad de carga demográfica, de los pastos y de la fauna y flora silvestres.

La ganadería desempeña una función importante en la ordenación de las tierras secas. La producción pecuaria es el principal medio de vida en estos entornos inestables y de baja productividad. Los sistemas pastorales están particularmente adaptados a estas condiciones y han logrado aprovechar plenamente sus características gracias a una movilidad constante en zonas que de lo contrario habrían permanecido inutilizadas. La movilidad es una manera sumamente eficaz de ordenar el frágil ecosistema de las tierras secas, caracterizado por una vegetación rala y vulnerable y una fertilidad relativamente escasa del suelo. Los ecosistemas de tierras secas pueden tener mayor resilencia desde el punto de vista ecológico si se mantiene en cierto grado la movilidad del ganado o la gestión del uso de los recursos. En las zonas pastorales, el ganado es con frecuencia uno de los pocos activos que posee la población pobre, por lo que desempeña una función significativa en sus medios de vida. Una de las principales interacciones que se dan entre la población pobre y el medio ambiente en estas zonas consiste en su elevada dependencia de los recursos de pastoreo de propiedad común.

No obstante, los sistemas pastorales están cambiando rápidamente. Su supervivencia y viabilidad dependen en gran medida de la movilidad, la cual se ve cada día más amenazada por otras formas de uso de la tierra que limitan la flexibilidad consustancial de estos sistemas. Una comprensión deficiente de la dinámica de los sistemas pastorales ha dado lugar a políticas inadecuadas, como la limitación de la movilidad del ganado, que han minado el desarrollo del pastoreo. En el pasado se aplicaron exhaustivamente políticas de promoción del sedentarismo, con graves consecuencias ambientales y sociales. Las políticas gubernamentales no han logrado proteger recursos pastorales fundamentales como los humedales, las reservas para la temporada seca o los pasillos ganaderos contra la invasión de agentes externos como agricultores, inversores y parques nacionales. En consecuencia, el acceso a rutas de pastoreo, abrevaderos y pasillos ganaderos está cada vez más restringido, lo que desestabiliza el ecosistema en su conjunto. En los sistemas pastorales se producen estrechas interacciones entre la ganadería y el medio ambiente, por lo que cualquier cambio en el sistema o restricción que se le imponga tendrá probablemente fuertes implicaciones ambientales.

En las tierras secas, los pastores y la vida silvestre han coexistido durante siglos. Sin embargo, la competencia por unos recursos escasos como los pastos y el agua se está recrudeciendo y los peligros para la biodiversidad y las posibilidades de que se produzcan conflictos entre la fauna y flora silvestres y los propietarios de ganado aumentan a medida que los pastores se trasladan a nuevas zonas o se establecen en los alrededores de zonas protegidas. Los principales factores que impulsan esta transformación son la creciente presión demográfica, la expansión de los cultivos, la reducción de los pastizales y la expansión de las zonas protegidas.  

Los principales problemas ambientales en las tierras secas son los siguientes:

  • degradación de la tierra y desertificación potencial provocadas por el ganado
  • pérdida de biodiversidad
  • degradación de los recursos hídricos
  • sequías recurrentes y cambio climático

Enfoque de LEAD para la resolución de estos problemas

El enfoque de la Iniciativa para Ganadería, Medio Ambiente y Desarrollo (LEAD) sobre todos los puntos críticos identificados en la esfera de la ganadería y el medio ambiente en las tierras secas comporta varias actividades encaminadas a:

  • Apoyar la adaptación de los sistemas pastorales a un contexto cambiante en relación, por ejemplo, a los mercados, el acceso a los recursos, el cambio climático y la inseguridad.
  • Elaborar mecanismos de reparto de los beneficios por la utilización sostenible de la biodiversidad, el manejo del agua y la retención de carbono, a fin de modificar las conductas y orientarlas hacia una ordenación sostenible e idónea de estas zonas agroecológicas vulnerables.
  • Facilitar el proceso de adopción de decisiones mediante el desarrollo de herramientas destinadas a lograr una mejor comprensión de los problemas en la esfera de la ganadería y el medio ambiente en el contexto de las tierras secas, así como apoyar que estas cuesiones queden contempladas en los planes nacionales de políticas y de acción.

La Iniciativa ha tratado de alcanzar los objetivos mencionados mediante la ejecución de cuatro proyectos en dos regiones del mundo donde los sistemas pastorales tienen gran importancia: el África subsahariana y el Asia meridional. Los proyectos son los siguientes: 

  1. Proyecto regional SIPSA (Sistema de información sobre el pastoralismo en el Sahel)
  2. Interacciones ganadería-vida silvestre-medio ambiente en el Chad (terminado)
  3. Nuevas formas de integración de la ganadería y la vida silvestre en áreas adyacentes a zonas protegidas en África – República Unida de Tanzanía (en curso de ejecución)
  4. Interacciones ganadería-medio ambiente en cuencas hidrográficas – India (terminado)
  5. Mejora de la gestión de los recursos pastorales en el Chad - Fase piloto
Bookmark and Share