AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Tema Editorial: detalle

Extensionismo agrario y sistemas de innovación
Fecha de publicación: 31/10/2012

La FAO, en coordinación con el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal de Bolivia (INIAF), ha desarrollado en la ciudad de Santa Cruz en Bolivia el taller sobre “Extensión agrícola orientada al mercado”. Dicho evento, junto con la tercera reunión de la Red Latinoamericana de Servicios de Extensión Rural (RELASER), tuvo como objetivo aumentar la sensibilización y estimular el debate sobre experiencias de extensión y servicios de asesoría agrarios incluyendo la labor que la FAO y otras instituciones están realizando en este sentido. Estibalitz Morras, Ingeniero Agrónomo de FAO, habla con agronoticias sobre el contenido de ambos eventos y nos cuenta cómo ha evolucionado el extensionismo agrario en la región Latinoamericana y el Caribe. 

La FAO, en coordinación con el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal de Bolivia (INIAF), ha desarrollado en la ciudad de Santa Cruz en Bolivia el taller sobre “Extensión agrícola orientada al mercado”. Dicho evento, junto con la tercera reunión de la Red Latinoamericana de Servicios de Extensión Rural (RELASER), tuvo como objetivo aumentar la sensibilización y estimular el debate sobre experiencias de extensión y servicios de asesoría agrarios incluyendo la labor que la FAO y otras instituciones están realizando en este sentido. Estibalitz Morras, Ingeniero Agrónomo de FAO, habla con agronoticias sobre el contenido de ambos eventos y nos cuenta cómo ha evolucionado el extensionismo agrario en la región Latinoamericana y el Caribe. 

La extensión agraria consiste en facilitar a los productores procesos a través de los cuales puedan desarrollar y fortalecer su propia labor: enseñando nuevas prácticas y tecnologías; resolviendo problemas e incentivando la participación de comunidad; promoviendo además cambios de actitud, mentalidad y comportamiento con el objetivo de generar un impacto real que mejore las condiciones de vida de los mismos.

 

Los servicios de extensión agraria se originaron con el objetivo de difundir nuevas tecnologías y educar al productor para mejorar su desempeño productivo. Actualmente se busca no sólo un aumento de la productividad agrícola, sino un servicio que promueva el desarrollo de la comunidad, que facilite procesos de intercambios y alianzas con los diferentes actores que forman parte del sistema de innovación, sean ONG, sector privado, academia, fundaciones, organizaciones de productores, etc. Los servicios de extensión deben convertirse en un motor del desarrollo y un medio para alcanzar la seguridad alimentaria y luchar contra la pobreza desde una perspectiva de desarrollo territorial.

“Lo que se pretende, subraya Estibalitz, es transformar el patrón de transmisión de conocimientos tradicional - que iba desde la investigación hacia el extensionista y por el último el agricultor - para que todos los actores implicados trabajen dentro de un sistema conectado donde la retroalimentación entre ellos redunde en el beneficio colectivo. Nuevos roles y actores toman importancia y se recupera el valor del conocimiento local y el rol de los promotores comunitarios. La demanda debe partir de los productores y, el asesoramiento, sea público y/o privado, debe saber adaptarse y responder a las verdaderas necesidades del pequeño productor.

 

El nuevo rol del extensionista en respuesta a las demandas de los productores

 

El extensionismo agrario debe facilitar a los productores la aplicación y adaptación de técnicas, conocimientos y metodologías - desarrolladas a través de la investigación científica o provenientes de conocimientos tradicionales y/o indígenas - que generen un verdadero impacto en su bienestar y que puedan ser replicadas de manera sencilla y gradual. El extensionista debe acompañar a los productores, acelerando los procesos de innovación que respondan a sus necesidades.

 

Actualmente se trata que los productores confíen en el rol del extensionista, y vean en dicha persona a un “promotor del desarrollo territorial” y no solamente a un perito agrícola o veterinario. Para ello es imprescindible que el extensionista realice su trabajo teniendo en cuenta las relaciones sociales así como de producción dentro de la comunidad donde trabaja y que sirva como ¨catalizar del cambio positivo¨ usando un enfoque de desarrollo territorial. No se está pidiendo que el extensionistas sea súper experto que sepa de todos los temas agronómicos pero sí que  facilite la búsqueda de soluciones y acompañe a los productores en su toma de decisiones.

 

Del extensionismo al servicio de asesoramiento agrario orientado al mercado

 

El perfil del extensionista ha ido evolucionando no sólo para adaptarse a las nuevas demandas de los productores, sino también para buscar nuevas oportunidades como por ejemplo el acceso al mercado. Cuando se habla de Servicio de Asesoramiento Agrarios Orientado al Mercado (SAAOM*), Estibalitz nos explica que se trata de ir más allá del cambio de paradigma de ‘vender lo que se produce’ a ‘producir lo que se vende’. Supone apoyar a los productores a superar retos que se dan en su entorno como territorio para valorizar la producción local dentro de las oportunidades de mercado. Con este tipo de servicios, apoyados por el sector privado y/o público, se busca que mediante la asociatividad y la competitividad (entendida como desarrollo de competencias) los productores puedan beneficiarse de oportunidades del mercado que generen un impacto real en sus predios. Cuando se menciona extensión orientada al mercado se refiere no sólo a la parte de transferencia de tecnologías, sino a la forma de promover la comercialización agrícola y la diversificación de las empresas, lo que implica que los agricultores tienen que ser más sensibles a las condiciones cambiantes del mercado y los desafíos y riesgos que esto conlleva.

 

En apoyo a este nuevo enfoque la extensión agrícola y los servicios de asesoramiento requieren de una reorientación para conseguir no sólo un aumento de la producción sino sobre todo una mejora en la gestión de las explotaciones, el acceso al mercado y la agroindustria.El contenido de la extensión también debe adecuarse y orientarse más hacia el mercado. Actualmente, los agricultores requieren de asesoría en una serie de nuevas áreas temáticas como manejo post cosecha, certificación de la calidad del producto, gestión de negocios de las explotaciones, contratación, mercados y  vínculos financieros.

 

La importancia de los equipos multidisciplinares y la institucionalización de la extensión

 

Hoy día existen varias iniciativas exitosas en la provisión de servicios de extensión y asesoramiento técnico. Un factor clave del éxito es contar con equipos multidisciplinares. Estos equipos entienden la extensión con una mayor diversidad, donde en vez de ¨reproducir el conocimiento¨ se facilita la ¨apropiación del mismo¨; se pasa de la difusión de tecnologías y agregación de valor a la apropiación y adaptación de tecnologías mediante saberes locales y adaptación a su territorialidad. Esto conlleva una difícil reto y es asumir el hecho de que hay una fragmentación en los saberes y que el extensionista más que conocimientos técnicos, aunque importantes, debe asumir actitudes para el cambio así como posturas participativas. Debe tener una visión holística y capacidad de análisis ante problemas complejos y sobre todo capacidad para el dialogo interdisciplinario.

 

En este sentido Estibalitz Morras recuerda que “hay que reforzar no sólo las capacidades individuales de los extensionistas sino sobre todo las condiciones de las instituciones que los apoyan, de ahí la importancia del apoyo que presta FAO a los sistemas nacionales de extensión e innovación agrícola en países como México, República Dominicana, Perú o Bolivia, entre otros”.

 

La FAO a través del Centro de Inversiones apoya a los Institutos de Innovación para la mejora y modernización de sus modelos de transferencia de tecnología en pro del pequeño productor. Actualmente se está trabajando con el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal de Bolivia (INIAF) así como el Instituto Nacional de Innovación Agraria de Perú (INIA). En este mismo sentido se han dado experiencias similares con el Instituto Dominicano de Investigaciones Agrarias y Forestales (IDIAF) así como otras iniciativas más enfocados a los sistemas de extensión como el proyecto piloto que actualmente el Ministerio de Agricultura Dominicano está implementando en la región de Azua para desarrollar el nuevo rol del extensionistas como promotor de la comunidad.

 

Según Estibalitz, también queda mucho por hacer desde el punto de vista de la sistematización y difusión de experiencias exitosas así como los nexos de unión entre la extensión y la investigación. Además se debe trabajar para que el rol del sector público sea sobre todo de promotor apoyando el trabajo y la participación activa de otros actores en los servicios de asesoramiento y extensión que apoyen entre todos el beneficio de los pequeños productores.

 

Para más información por favor véase los blogs realizados por la Claudia Baya, Oficial de comunicaciones de FAO Bolivia:

 

http://ciatcapacity.cgiar.org/en/2012/10/taller-fao-1/

 

http://ciatcapacity.cgiar.org/en/2012/10/concepto-saaom/

 

http://ciatcapacity.cgiar.org/en/2012/10/el-nuevo-extensionista-moass/

 

http://ciatcapacity.cgiar.org/en/2012/10/institucionalizacion-moass/

 

 

* En el taller se definió SAAOM como es un servicio de extensión que tiene como eje de su quehacer promover la inserción de los agricultores y poblaciones rurales a los diversos mercados, de forma sostenible, de tal manera de incrementar sus ingresos y lograr una mejor posición en el mercado.