AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Editorial

Los enfoques territoriales sistémicos son esenciales para avanzar en la erradicación del hambre, la malnutrición y la pobreza de las zonas rurales

En la última década, América Latina y el Caribe ha logrado que más de 70 millones de personas salieran de la pobreza, sin embargo, la región todavía se enfrenta a un gran desafío como es combatir la pobreza extrema que afecta a más de 130 millones de latinoamericanos . La principal característica de la población afectada por la pobreza extrema es que se ubican en áreas rurales, viviendo con una alta posibilidad de verse afectada por inseguridad alimentaria y malnutrición. 

 

La mayoría de los pobres rurales son pequeños agricultores, ganaderos o pescadores que desarrollan sus actividades agropecuarias principalmente para subsistir. Muchos de ellos se ubican en medios rurales remotos donde sus actividades cotidianas se convierten en grandes desafíos diarios debido a la  gran dificultad de acceso a servicios básicos y sociales; crédito; aseguración; infraestructura; asistencia técnica; etc; lo que les genera la  casi imposibilidad de salir del  círculo de pobreza. 

 

El enfoque de desarrollo territorial rural para combatir la pobreza propone la interrelación entre distintos sectores, aprovechando sus respectivas sinergias. La perspectiva del desarrollo territorial es multidimensional, y entre ellas  (i) la dimensión económico-productiva fortalece la base económica local, ya sea a través de la diversificación de las actividades productivas como también del aprovechamiento de las sinergias entre los diversos sectores, y de relaciones entre actividades productivas y no productivas, con el objetivo de aumentar la competitividad del territorio; (ii) la dimensión socio-cultural refuerza la identidad y el capital social del territorio; (iii) la dimensión ambiental gestiona el territorio de una manera sostenible; y (iv) la dimensión político-institucional garantiza una gestión democrática de la sociedad local.
 

La mayoría de los gobiernos de la región así como los principales organismos internacionales e instituciones financieras están integrando en sus agendas el desarrollo territorial rural. Un buen ejemplo de ello es la Iniciativa Regional de Agricultura Familiar y Desarrollo Territorial de la oficina regional de FAO para América Latina y el Caribe. Esta iniciativa tiene como objetivo reducir la pobreza extrema en áreas rurales y eliminar la inseguridad alimentaria y la malnutrición mediante el desarrollo territorial rural. Este enfoque consiste en crear un entorno favorable para la agricultura familiar, teniendo en cuenta las particularidades y necesidades desde el respeto a los medios de vida rurales de una manera sostenible. La iniciativa asiste a los gobiernos en el fortalecimiento institucional mediante la creación de políticas públicas inclusivas, especialmente para la población rural vulnerable, indígena, mujeres. , que fomente el acceso de los pequeños agricultores a los servicios públicos, a los recursos naturales y productivos, y a los mercados. 

 

Para conocer en profundidad esta iniciativa, le invitamos a leer la entrevista que hemos realizado a Tito Díaz,  Coordinador de la Iniciativa Regional de Agricultura Familiar y Desarrollo Rural en América Latina y el Caribe, en el marco de la Ventana de Territorios Inteligentes.

 

 

Referencias:

  1. http://www.bancomundial.org/es/region/lac/overview
  2. http://www.fao.org/americas/perspectivas/agricultura-familiar/es/
  3. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), “Enfoque de desarrollo territorial”. Programa Nacional de Apoyo al Desarrollo de los Territorios. Documento de trabajo número 1, Octubre 2007.

 

    

Documentos sobre el tema editorial

País 
Perú
   Temas 
Comercio y mercados
Las exportaciones de alimentos orgánicos peruanos sumaron entre enero y julio del 2015 año 110 millones de dólares
Fecha de publicación
  31/08/2015
 
Fuente 
Fresh Plaza   
Publicado por 
ElProductor.com   
    
1