AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Editorial

América Latina y el Caribe necesitan crear mayor cohesión e inclusión social para afrontar con éxito los desafíos tanto internos como externos

Equipo Territorios Inteligentes

Desde que se iniciaran en el año 2000, se han dado grandes pasos hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), y se ha conseguido avanzar en (i) la paridad entre los géneros en la enseñanza primaria; (ii) el acceso al empleo y (iii) el acceso a los espacios públicos. Sin embargo, muchos países siguen lejos de cumplirlos, incluso aquellos en los que ha habido avances importantes, algunos grupos (como los pueblos indígenas, los habitantes de barriadas o áreas remotas, las minorías religiosas o sexuales y los discapacitados) siguen siendo marginados.

 

La nueva agenda mundial post-2015 para el desarrollo que sucederá a los ODM refleja una conciencia más clara sobre la importancia de la inclusión y enfatiza la “necesidad de poner fin a la discriminación y enfrentar las causas de la pobreza, la exclusión y la desigualdad”.

América Latina y el Caribe es la región menos igualitaria del mundo, y presenta enormes desigualdades en cuanto a distribución de la renta, activos y bienes y servicios tales como la tierra, la educación y el acceso al crédito. Aunque hay ahora más clase media que pobres en la región, y entre 1990 y 2011 la incidencia de pobreza extrema se redujo de 12.2% a 4.6% (es decir, 25.5 millones de latinoamericanos dejaron de vivir en esa condición), alrededor de 80 millones de personas siguen viviendo en la pobreza extrema, la mitad de ellos en Brasil y México. Además millones más que han salido de la pobreza corren el riesgo de volver a ella debido a las crisis económicas y a las condiciones meteorológicas adversas fruto del cambio climático. Los elevados niveles de desigualdad y exclusión social que se encuentran en los países de la región representan una seria traba para el buen funcionamiento de la democracia.

De especial relevancia en el ámbito de la inclusión social son las políticas de equidad de género, en cuanto que no sólo están dirigidas a crear una cultura institucional sino también a proporcionar “un paradigma igualitario y de derechos humanos que tiene como centro a los seres humanos” (CEPAL, 2001a, p. 13). Aunque en las últimas décadas se han logrado avances significativos en los diferentes ámbitos para alcanzar la equidad de género en ALC, aún se necesita desarrollar más estas políticas, junto con acciones que visibilizarían la aportación que las mujeres realizan a las economías rurales y urbanas.

Junto con la igualdad de género, las acciones dirigidas a los grupos étnicos minoritarios son otro de los ejes prioritarios de las intervenciones de inclusión social en la región latinoamericana. En América Latina y el Caribe existen casi novecientos pueblos indígenas, y en el año 2010 agrupaban a cerca de 45 millones de personas, es decir, el 8% de la población total de la región. Brasil posee la mayor cantidad de pueblos indígenas, seguido por Colombia, Perú y México. Aunque el número de indígenas que hoy en día vive en la pobreza ha disminuido, la brecha que existe entre ellos y el resto de los latinoamericanos ha aumentado, en un claro ejemplo de que los avances sociales y económicos de la última década no alcanzaron a todos los grupos sociales.Los pueblos indígenas representan a uno de los colectivos más desfavorecidos de la región con respecto a la tierra y los derechos territoriales , y sufren a menudodesposesión, desplazamiento y otras situaciones de inseguridad.

Además, hay un atractivo creciente de muchas tierras indígenas (para fines productivos o de extracción minera) para gobiernos y empresas transnacionales que en algunos casos intentan comprarlas (o arrendarlas a largo plazo) y en otros casos simplemente desalojan a las comunidades residentes sin una adecuada compensación que se ajuste a la legislación nacional y a los principios internacionales de derechos humanos. Los resultados negativos son múltiples: por un lado, a las comunidades les resulta más difícil reivindicar con éxito el derecho a las tierras ancestrales. Por otro lado, se alimenta el conflicto entre las comunidades mismas, pues si bien hay comunidades y personas dispuestas a vender, también hay otras que quieren seguir viviendo conforme a sus tradiciones. Por su parte, el aumento de la degradación del medio ambiente y los riesgos asociados al cambio climático amenazan especialmente los recursos naturales de los que muchas comunidades indígenas dependen para su supervivencia, cultura, identidad y modo de vida.

Por otra parte, ALC sigue padeciendo la lacra del trabajo infantil. Si bien la problemática en términos de magnitud y tasa se sigue concentrando en el África Sub-Sahariana donde 30% de los niños trabajan, en América Latina la situación no ha mejorado de manera importante en relación a la última medición global de trabajo infantil de 2012. El sector agrícola sigue siendo el que agrupa a la mayor cantidad de niños en trabajo infantil en la región, con diferencias importantes según subregión. En la Región Andina el 61,5% de los niños en trabajo infantil está en la agricultura mientras en la Región Sur este porcentaje se reduce a 38,4%. La falta de oportunidades de trabajo decente causa desaliento y frustración entre la población, y tiene incluso consecuencias sobre el sentimiento de pertenencia y de confianza en las instituciones, especialmente entre los más jóvenes.

Una proyección al 2020, tomando como punto de partida los valores absolutos de los años 2008 y 2011 para la población de ocupados, trabajo infantil y trabajo peligroso, así como las tasas negativas de crecimiento anual (que en un escenario conservador se asume no varían en el tiempo), muestran que al 2016 en América Latina y el Caribe todavía habrá una presencia importante de trabajo infantil y de peores formas de trabajo infantil, por lo que la meta de eliminación no sería alcanzada, ni en el 2016 ni en el 2020.

Los gobiernos habrán de reforzar su compromiso y tendrán que implementar políticas territoriales integrales más contundentes que incluyan a la educación, desarrollo social, salud y trabajo (Nota resumen – Estudio sobre trabajo infantil para ALC (2008-2011)- OIT). En un contexto de globalización e incertidumbres, América Latina y el Caribe necesita crear mayor cohesión social para afrontar con éxito los desafíos tanto internos como externos. Los enfoques territoriales pueden contribuir a mejorar las tendencias de crecimiento inclusivo por tres vías: estimulando los flujos de inversión hacia territorios rurales afectados por la pobreza y la desigualdad; "territorializandon" dichas inversiones con la finalidad de que respondan a las condiciones locales; y modificando los marcos institucionales para constituir actores territoriales y para la inclusión de los sectores pobres y excluidos(Berdegué y Shejtman, 2008).

En este sentido, desde la Ventana de territorios inteligentes trabajamos en recomendaciones, metodologías e indicadores para mejorar, en el marco del desarrollo territorial, el diseño de intervenciones e inversiones territoriales que tengan como objetivo reducir la pobreza rural y que incluyan acciones en ejes transversales como género, poblaciones indígenas y juventud.

 

 

 

 

 

 

 

    

Documentos sobre el tema editorial

Mundial
   Temas 
Desarrollo rural y seguridad alimentaria
El modelo de producción agrícola que predomina hoy en día no es adecuado para los nuevos retos de la seguridad alimentaria del siglo XXI, aseguró hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.
Fecha de publicación
  20/02/2015
 
Fuente 
FAO   
Publicado por 
FAO   
    
Mundial
   Temas 
Recursos naturales y cambio climático
"Cuando los líderes proactivos están dispuestos a formular políticas y realizar inversiones adecuadas, se puede lograr que la calidad del aire mejore en las ciudades".
Fecha de publicación
  19/02/2015
 
Fuente 
Banco Mundial    
Publicado por 
Banco Mundial   
    
País 
Colombia
   Temas 
Agricultura
En las próximas semanas, la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica) abrirá una nueva oficina en Manizales que cubrirá las necesidades que en transferencia de tecnología se presentan en la región del Eje Cafetero.
Fecha de publicación
  19/02/2015
 
Fuente 
Corpoica   
Publicado por 
Corpoica   
    
1