AgroNoticias América Latina y el Caribe
 

Editorial

El rol clave de América latina para las Perspectivas Agrícolas 2016-2025

Por Jorge Soguero y Holger Matthey, Equipo de proyecciones a medio plazo, División de Comercio y Mercados, FAO.

Perspectivas Agrícolas 2016-2025 (Perspectivas) es un trabajo conjunto de la OCDE y la FAO, publicado anualmente durante los últimos 12 años y que se ha convertido en obra de referencia sobre el panorama mundial de los mercados agrícolas. En ella se reúnen los conocimientos de ambas organizaciones sobre productos básicos, políticas y países, así como la aportación de los países miembros con el fin de ofrecer una evaluación de las perspectivas a mediano plazo (horizonte de diez años) de los mercados nacionales, regionales y mundiales de productos agrícolas. La publicación presenta cada año un capítulo especial sobre un tema de interés con el objetivo de profundizar en temas relacionados con las proyecciones. La edición de 2016, por ejemplo, se centra en las perspectivas y desafíos del sector agrícola en África subsahariana.

Las proyecciones se realizan en base a un modelo matemático, que se encuentra en continuo proceso de actualización y ampliación para responder de la mejor manera posible a solicitudes de gobiernos nacionales, organizaciones regionales y oficinas de FAO en todo el mundo para el análisis de temas emergentes en materia de política y mercados.

 

Una demanda global en crecimiento

Las Perspectivas nos dicen que la demanda mundial de productos agrícolas continuará creciendo durante la próxima década, aunque lo hará a una tasa menor que en la última década. El incremento poblacional y su ingreso per cápita hacen prever que la mayor parte de la demanda adicional tendrá su origen en países en vías de desarrollo. De hecho, se estima que el 95% del crecimiento poblacional de los próximos diez años tenga lugar en países en desarrollo y, que además, una parte significativa de los ingresos adicionales previstos serán gastados en productos alimenticios.

Conforme el ingreso per cápita en países en desarrollo aumenta, la composición de la dieta cambia hacia un mayor porcentaje de proteína animal. Esta transición nutricional, junto con el crecimiento progresivo de la población, requerirá de una expansión mundial del sector ganadero. El índice alto de transformación del alimento en masa corporal, su bajo coste y su mayor aceptación cultural han hecho de las aves de corral una fuente de proteína animal mayoritariamente elegida por productores y consumidores, particularmente en países en vías de desarrollo. Se espera también un crecimiento considerable de la producción en el sector porcino con China y, en menor medida, Estados Unidos como principales impulsores.

Hacia 2025 se necesitarán 21 millones de toneladas (Mt) adicionales de carne de ave y 14 Mt de carne de cerdo a nivel mundial para satisfacer la creciente demanda de proteína animal, y que representan alrededor del 72% de la demanda mundial del sector ganadero.

 

Las perspectivas para América Latina y el Caribe

A tenor de lo anteriormente expuesto, se estima una consecuente necesidad de harina proteica adicional -reflejada en el incremento de la producción de piensos, principalmente del maíz y la soya. En el ámbito mundial, se espera que la mayor parte de esta producción adicional provenga de mejoras en el rendimiento por hectárea de los cultivos. Sin embargo, en América Latina, sobre todo en Brasil donde la disponibilidad de tierras y recursos naturales son menos restrictivas que en otras partes del planeta, habrá un crecimiento de la producción fundamentado tanto en mejoras en el rendimiento como en la expansión del área. Para 2025 se proyecta un incremento del área total de cultivo en América Latina (excluyendo las islas del mar Caribe) de 22.5 millones de hectáreas (Mha), o lo que es lo mismo: un crecimiento del 24% respecto al período 2013-2015.

La soya será el cultivo de mayor expansión. De hecho, dentro de diez años Brasil destinará 11 Mha adicionales para su cultivo, convirtiéndose así en el mayor productor a nivel mundial. En base a estas proyecciones, cerca del 43% (48 Mt) de las exportaciones mundiales de grano de soya serán suministradas sólo por Brasil en 2025; si a ello incorporamos las de toda América Latina este mismo porcentaje alcanzará el 60%.

En América Latina, además del crecimiento de las exportaciones, el consumo doméstico de productos cárnicos y lácteos, que ya es alto en relación a otras regiones en vías de desarrollo, aumentará aún más. Se espera además que la demanda regional de pescado crezca un 20% a lo largo de la próxima década; una tendencia que ya es común en todas las regiones del mundo. Para este producto, la mayor parte del crecimiento de la producción vendrá de la acuicultura, con un incremento en torno al 40% para 2025, principalmente en Brasil. La pesca de captura continuará dominando la producción en el sector pesquero, con Perú y Chile como principales fuentes de suministro de la demanda regional. No obstante, y comparando con los casos de África y Asia, el consumo de pescado per cápita permanecerá bajo, y la producción de pescado de América Latina seguirá siendo modesta desde una perspectiva mundial, con una proyección de 16 Mt de las 195 Mt totales que se esperan producir en el mundo para 2025.

América Latina ha hecho grandes progresos en la erradicación del hambre y la ingesta calórica por persona ha aumentado de manera significativa. En general, un mayor consumo de carne, lácteos y pescado se ha traducido en dietas más diversificadas y una mayor ingesta proteica por persona. Dicho esto, una parte considerable del incremento en ingesta calórica proviene de azúcares y aceites vegetales. El consumo de azúcar supone una especial preocupación: América Latina presenta una tasa de consumo de azúcar per cápita mucho más alta en comparación con otras regiones en el mundo.

 

Favorecer la exportación global

En síntesis, durante la próxima década es dable esperar que los mercados mundiales estén sujetos a una dependencia cada vez mayor de los suministros latinoamericanos. Ello fortalecerá la posición estratégica del sector agrícola de muchos países latinoamericanos, atrayendo con ello mayores inversiones - particularmente en infraestructura, ya que ésta suele ser el mayor obstáculo a la hora de exportar. No obstante, confiar el suministro de productos agrícolas a un pequeño número de países exportadores puede traer consigo riesgos potenciales. Por ejemplo interrupciones comerciales  o situaciones de contracción de la oferta en aquellos países que asumen una parte significativa de las exportaciones, pueden causar dificultades a nivel global para cubrir el déficit generado, al menos a corto plazo.

 

La versión en español de Perspectivas Agrícolas OCDE-FAO 2016-2025 estará disponible en octubre.

Visite nuestra página web www.agri-outlook.org

Para mayor información o consultas por favor contacte con Holger Matthey (EST-Projections@fao.org).

 

Agronoticias quiere agradecer a Jorge SogueroHolger Matthey Pedro Marcelo Arias su generosa colaboración en este artículo.

 

Foto 1: Portada de Perspectivas Agrícolas 2016-2015
Foto 2: Sunset Photo, de Derek Gavey via Flickr (CC BY 2.0)
Foto 3: Granja comercial de aves, de Matthew H via Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)
Foto 4: Soja en Cubatao, Brasil, de Márcio Garoni via Flickr (CC BY-NC 2.0) 
Foto 5: Contenedores en el canal de Panamá, de Patrick Denker via Flickr (CC BY-NC 2.0)

    

Documentos sobre el tema editorial

No se hallaron datos.