AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Brasil propone más bosques en lugar de carne
Fecha de publicación:22/03/2011
País: Brasil
Fuente: Ambito Financiero

El acuerdo de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Evitadas (REDD por sus siglas en inglés) será parte central de un nuevo protocolo de protección del clima que reemplazará al de Kioto en 2013, difundió Econoticias.

Se trata de un acuerdo que permite pagar a los países en desarrollo o a sus comunidades para que conserven sus bosques, para de ese modo lograr reducir la cantidad de emisiones de CO2 (dióxido de carbono) en todo el mundo derivadas de la deforestación, que es una de las causas del calentamiento global.

Brasil es uno de los mayores productores del mundo de porotos de soja y de carne, y la tala de la selva tropical se ha llevado a cabo en este país principalmente para contar con superficies para el cultivo y el pastoreo de animales.

El vecino país posee la selva tropical más grande del globo, el Amazonas, y las autoridades de ese país anunciaron que quieren reducir la deforestación en más de un 60%, pero los medioambientalistas piensan que la posición del Gobierno brasileño en cuanto a la protección de bosques no es del todo convincente.

Verde sin fin hasta donde alcanza la vista: ése era, hasta hace unos años, el paisaje de la Amazonia profunda. El Mato Grosso es la frontera exterior de una batalla entre el desarrollo y la preservación de la naturaleza.

«Existe una mentalidad de ocupación en el Mato Grosso. La gente considera que el bosque es un obstáculo. Hasta acostumbraban a decir que un buen bosque es uno que ha sido cortado», explica Paulo Moutinho, director ejecutivo del Instituto de Investigación Forestal de la Selva Amazónica.

Moutinho piensa que un nuevo pacto internacional de reducción de emisiones -el acuerdo REDD- podría lograr cambiar esta forma de pensar.

Para Moutinho, en el nuevo contexto climático, la preservación forestal puede generar un valor agregado.

El acuerdo REDD compensa medidas dirigidas a reducir las emisiones provocadas por la deforestación tropical, y crea un mercado de servicios que no se ven a simple vista: el oxígeno y el equilibrio del ecosistema que brinda el bosque.

Así como Brasil exporta soja y carne, también provee de servicios medioambientales al mundo, señala el experto.

En 2010, Brasil prometió reducir la deforestación en un 80% hasta 2020, y rechazó la injerencia de otros países para monitorear los progresos logrados.

Thelma Krug, quien negocia el pacto REDD para Brasil, arguye que ese país se ha vuelto líder en el seguimiento y el reporte de la destrucción de bosques. «En Brasil hemos aumentado significativamente la vigilancia usando sistemas de monitoreo en tiempo real», señala.

«Un ochenta por ciento de la selva amazónica está intacta. Es el área de bosque tropical más grande del mundo y contamos con la única asociación del planeta que tiene la posibilidad de concretar el sueño de un desarrollo sostenible, con la conservación de los recursos naturales como motor. Soy muy optimista. Si no, no estaría trabajando en esto», concluye el medioambientalista.

Palabras clave: Bosques, REDD,CO2
Publicado por: Acciones Net