AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Colombia quiere ser una despensa mundial de alimentos
Fecha de publicación:12/04/2012
País: Colombia

Convertir a Colombia en una despensa de alimentos para el mundo como lo propuso el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, no es una idea descabellada. Extensas áreas cultivables ocupadas por ganadería intensiva, diversidad de climas, disponibilidad de agua y excelente ubicación geográfica, hacen parte del potencial inexplorado que tiene la agricultura colombiana. No en vano, varios de los empresarios más reconocidos del país (Luis Carlos Sarmiento Angulo, Germán Efromovich), han comenzado a incursionar en proyectos rurales de palma de aceite, piña, café y banano, entre otros, con proyectos productivos modernos que tienen como objetivo el mercado internacional.

Las nuevas condiciones de seguridad que ofrece el país abren oportunidades de negocios para el campo que ahora goza de acceso preferencial a mercados como los de Canadá, Suiza, México, Centroamérica, Chile, Venezuela y los vecinos andinos, y que tiene al frente la opción de abastecer la demanda de alimentos de Estados Unidos, la Unión Europea, Corea del Sur, Turquía e Israel, cuyos tratados de libre comercio están pendientes. El bajo crecimiento del sector en los últimos años (1,0 por ciento en el 2010 y 2,0 por ciento el año pasado), afectado por el mediocre desempeño del café, ha impedido que esta actividad, una de las cinco locomotoras de la economía que el Gobierno se propuso impulsar, avance a la misma velocidad que el resto de los sectores productivos.

Y es que los resultados del sector han sido impactados por diversos factores, especialmente el invierno, que en los últimos dos años inundó 1,2 millones de hectáreas y ocasionó grandes pérdidas a los productores. A ello se agrega el desánimo de los cultivadores por falta de políticas claras y la dificultad para acceder a nuevos mercados. Sin embargo, las perspectivas son de optimismo, pues las condiciones climáticas previstas para los próximos años son favorables, al tiempo que el panorama de la demanda internacional de alimentos ha comenzado a dar señales positivas, gracias a las medidas adoptadas para frenar la crisis europea y la leve recuperación de la economía estadounidense.

La baja inversión en el campo propiciada por los problemas de seguridad que enfrentó el país durante las últimas décadas ha comenzado a quedar atrás. Regiones como los Llanos Orientales, la Costa Caribe y el Pacífico están en la mira de los inversionistas. El Ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, asegura que Colombia tiene un gran potencial agrícola, el cual no ha podido desarrollar debido a la baja inversión en riego e infraestructura productiva, que hace que los agricultores no sean competitivos frente a los de países vecinos, donde esta actividad ha comenzado a recibir un mayor volumen de capital.

CULTIVOS DE EXPORTACIÓN, MEDIANO Y TARDÍO RENDIMIENTO, LOS QUE MÁS PROMETEN

Según los propios agricultores, las perspectivas del agro para este año son de optimismo. Así lo revela la última Encuesta de Opinión Empresarial sectorial, cuyos resultados indican que el 66 por ciento de los empresarios rurales consultados piensa que este año le irá mejor. Las perspectivas positivas se registran especialmente en los cultivos de exportación, mediano y tardío rendimiento, tales como caña de azúcar, flores, palma de aceite caucho y cacao.

En los cultivos semestrales, las mayores posibilidades se presentan en productos como frutas, hortalizas, legumbres y demás alimentos frescos, que poco a poco han ido ganando terreno en los mercados externos y que se verán favorecidos por los Tratados de Libre Comercio.

DISPONIBILIDAD DE INSTRUMENTOS DE APOYO

Como impulso a la actividad agrícola, el Gobierno ha diseñado una serie de instrumentos de apoyo. Se destacan el programa de Desarrollo Rural con Equidad (DRE); la asignación de recursos de crédito con bajas tasas de interés; el Incentivo a la Capitalización Rural (ICR), la reducción de aranceles para importación de maquinaria y equipos; apoyo a sistemas de riego; subsidio para renovación cafetera; libertad de importación de fertilizantes; coberturas cambiarias, y seguros de riesgo climático con pólizas subsidiadas.

A lo anterior se agregan los beneficios tributarios establecidos para el impulso de proyectos agroindustriales como la producción de biocombustibles.

Palabras clave: Colombia, producción alimentos, seguridad alimentaria, despensa
Publicado por: Portafolio.co