AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Detectado un caso de "vaca loca" en Estados Unidos
Fecha de publicación:25/04/2012
País: Mundial
Fuente: Reuters

 

Las autoridades estadounidenses reportaron el martes el primer caso del mal de las vacas locas en seis años en el país y rápidamente aseguraron a consumidores e importadores mundiales que la carne del animal lechero de California no entró en la cadena alimentaria. A pesar de las garantías otorgadas por el secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, de que el hallazgo no representa "riesgos al suministro de alimentos ni a la salud humana", dos grandes minoristas surcoreanos detuvieron las ventas de carne estadounidense.

El Gobierno surcoreano dijo además que podría suspender las inspecciones de cuarentena, una medida que efectivamente detendría las importaciones. Los temores de una reacción negativa de los consumidores y los grandes importadores de carne de Estados Unidos provocaron una liquidación el martes en los futuros del ganado vivo en la bolsa de Chicago. 

El primer caso del mal de la vaca loca apareció por primera vez en el país en el 2003 y produjo un derrumbe de 3.000 millones de dólares en las exportaciones de carne del año siguiente. Se necesitó hasta el 2011 para que las exportaciones se recuperaran plenamente. México dijo que mantendría el comercio de carne con Estados Unidos, mientras que Japón, que sólo importa ganado estadounidense de menos de 20 meses de vida debido a los casos previos del mal de las vacas locas, dijo que no tomaría medidas de inmediato.

Expertos dicen que el caso es "atípico", lo que significa que se trata de un inusual brote en el que las vacas contraen la enfermedad de manera espontánea, en lugar de a través de los alimentos. Las vacas pueden contraer la enfermedad de forma espontánea en casos excepcionales y ésta no puede ser transmitida a menos que el tejido cerebral o espinal sea consumido por el ser humano u otro animal, según los científicos.

Se cree que el mal de la vaca loca, o encefalopatía espongiforme bovina, causa en los seres humanos que comen partes de animales infectados la variante de la mortal enfermedad cerebral Creutzfeldt-Jakob. Si bien no hay evidencias de que un humano pueda contagiarse por el consumo de leche de una vaca infectada, los temores a un rechazo de los consumidores y los grandes importadores hundieron a los futuros de ganado en Chicago. Sin embargo, el Gobierno trató de poner paños fríos y aseguró que la carne y los productos lácteos de la cadena alimentaria de Estados Unidos son seguros. "Los sistemas y medidas de seguridad para proteger la salud humana y animal trabajaron como estaba previsto para identificar este caso rápidamente y asegurar que no representa riesgos para el suministro de alimentos o para la salud humana", dijo el secretario de Agricultura, Tom Vilsack.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos empezó el proceso de notificación a las autoridades internacionales de sanidad animal y a sus socios comerciales, pero el descubrimiento no debería afectar las exportaciones de carne del país, dijo Clifford. El USDA sigue rastreando la vida exacta del bovino, que se detectó en una planta procesadora no identificada del centro de California.

Los restos de la vaca, que USDA dijo que estaban infectados con una forma "atípica" del mal, serán destruidos. El organismo dijo que no creía que el animal se haya enfermado por el consumo de alimentos contaminados. "Realmente, no hay motivo para alarmarse sobre este animal. Tanto la salud humana como la animal están protegidas", dijo Clifford a periodistas.

Antes del anuncio, los futuros de ganado en pie bajaron a un límite diario de pérdidas de 3 centavos de dólar por libra por una liquidación de fondos ante las especulaciones sobre la aparición de la enfermedad. Sin embargo, los precios recortaron sus pérdidas parcialmente tras conocerse que el animal no había entrado en la cadena alimentaria.

 

Dennis Luckey, vicepresidente ejecutivo de Baker Commodities Inc, un procesador privado de subproductos de origen animal de Los Angeles, confirmó que el cadáver fue manipulado en una de las instalaciones de su compañía. El cuerpo de la vaca lechera fue llevado al centro de recolección en Hanford, California, el pasado miércoles y una muestra de tejido fue tomado de su cerebro y se envió a la Universidad de California en Davis. La muestra regresó sin resultados concluyentes y después fue enviada a las instalaciones del USDA en Ames, Iowa, para volver el martes como un caso positivo. "El material está en cuarentena", dijo Luckey, quien agregó que Baker Commodities está a la espera de que el USDA le diga los pasos para deshacerse del cuerpo.

PROBLEMAS EN LA CARNE

"El impacto no debería afectar las expectativas. Ahora, no estoy diciendo que lo hará o no, pero no debería", dijo Clifford, quien destacó que Estados Unidos es reconocido por las autoridades por haber tomado medidas para controlar las riesgos de la enfermedad. Las exportaciones de carne de Estados Unidos se hundieron un 75 por ciento en el 2004 tras el incidente de vaca loca del 2003 y el USDA registró cancelaciones de ventas de carne en cinco de las seis primeras semanas posteriores al brote del mal.

En general, las exportaciones de carne cayeron a 321.967 toneladas en el 2004 desde los 1,27 millones de toneladas del año previo. Las ventas no rebotarían a más de un millón de toneladas hasta el 2010. El valor total de las exportaciones de carne se redujo a 809 millones de dólares en el 2004 desde los 3.860 millones del 2003, según datos de la Federación de la Carne de Estados Unidos.

México, un importante comprador de carne estadounidense, dijo el martes que mantendrá sus importaciones. La mayoría de las importaciones mexicanas de Estados Unidos son de carne de bovino deshuesada, que alcanzaron los 3.36 millones de kilos en el 2011, muy por encima de los 825,000 kilos que recibió de Australia. La filial estadounidense de JBS, el mayor frigorífico del mundo, dijo que confiaba en que las exportaciones de carne de Estados Unidos, que subieron a un récord el año pasado, no se verán afectadas.

Sin embargo, las dudas en el mercado existen. "La preocupación es que los países importadores podrían prohibir las compras de la zona afectada (...) En el pasado han prohibido las importaciones, por lo que ahora depende de lo que hacen nuestros clientes en el exterior", dijo Shawn McCambridge, analista de granos de Jefferies Bache. Horas después del anuncio de la aparición del caso, Corea del Sur dijo que estaba considerando interrumpir las inspecciones de cuarentena sobre la carne importada desde Estados Unidos.

El país no implementaría una veda formal a la carne estadounidense, dijeron funcionarios del ministerio de Agricultura, aunque minoristas coreanos como Lotte Mart tomaron medidas para suspender las ventas. "Necesitamos saber qué sucedió exactamente en Estados Unidos. Tomaremos una decisión en breve sobre las medidas necesarias", dijo un portavoz del ministerio de Agricultura coreano. "No será una veda de importación, pero posiblemente sea una suspensión de cuarentena", añadió.

 

Palabras clave: Estados Unidos, vaca loca, carne, exportación, Encefalopatía Espongiforme Bovina, EEB
Author: Roberta Rampton / Juan Lagorio / Mónica Vargas