AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Las posibilidades de la banana mexicana en Europa
Fecha de publicación:14/12/2012
País: México

Como productor de bananas, México siempre ha centrado sus exportaciones al mercado de EE.UU, pero con la reciente firma de un acuerdo para bajar el arancel a las importaciones de bananas desde Latinoamérica a Europa, ¿será el país capaz de tener algún impacto en el mercado europeo? Cuando finalmente se alcanzó el acuerdo entre la Unión Europea y 11 países de América Latina para disminuir el pago de entrada para labanana, a muchos dentro de la industria se les puede haber escapado que México se encontraba entre los firmantes.

Si bien el país azteca está lejos de los grandes exportadores de la fruta, eclipsado por Ecuador, Colombia y Costa Rica, entre otros, México es un importante productor de la fruta, con cerca de 75,000 hectáreas, de las cuales 15,000 están ubicadas en los dos principales estados productores, Chiapas y Tabasco.

México sólo tiene una pequeña parte del mercado europeo de la banana, con ventas que el año pasado alcanzaron los €4.7 millones (US$6.1 millones).

En su totalidad, las exportaciones de banana mexicana se estiman en US$72.8 millones, de las cuales cerca del 80% se destina a EE.UU.

Debido a los efectos de costos negativos de la tarifa de importación sobre el banano en la Unión Europea y el hecho que Ecuador y otros productores dominan las ventas de banana latinoamericana, no es de extrañar que México cuente con una presencia periférica en el mercado europeo, sólo beneficiándose ocasional e intermitente de pequeñas ventanas en el suministro de sus competidores.

¿Podría cambiar esta situación? Según el especialista de ventas de banana de Coliman, Audeé Ríos, sin duda habrá mayores posibilidades para los exportadores mexicanos de aumentar sus negocios en el viejo continente una vez que el cambio de tarifa entre en efecto.

En la actualidad Coliman, gran productor y comercializador de bananas y paltas, entre otros productos, sólo exporta una pequeña proporción – alrededor de 50 toneladas cada año – de su producción total de bananas a Europa, principalmente a través del puerto holandés de Rotterdam.

“Actualmente exportamos bananas al Reino Unido, Holanda y Bélgica – no en el mismo porcentaje que a EE.UU, que es nuestro principal destino de exportación, pero comenzamos en Europa hace unos cuatro años y hemos recibido una muy buena respuesta en cuanto a la calidad del producto”, dice. Si bien Ríos señala que es poco probable que los productores de banana mexicana puedan competir en precio con los otros países de América Latina, cree que este sí puede competir cuando se trata de calidad y vida útil de la fruta.

“Hay mucha competencia, pero la diferencia de nuestras bananas en comparación con las de Centroamérica es que la nuestra posee considerablemente una mayor vida útil”, afirma.

“La región donde producimos también es más estable, con menos condiciones climáticas extremas, así que podemos garantizar suministros a los clientes”.

Con sus plantaciones de banano en el estado de Colima, el “mercado natural” para la banana de Coliman ha sido EE.UU, entrando a través de centros de distribución en San Diego y Phoenix.

Sin embargo, siendo Coliman uno de los pocos productores de banana en obtener la certificación de GlobalG.A.P en México – que Ríos dice es “prácticamente un requisito en Europa” – aumentar las exportaciones a la Unión Europea se está convirtiendo en un factor cada vez más importante.

“Obviamente tenemos que cuidar nuestro mercado principal primero y luego empezar a mirar otros posibles mercados, incluyendo Europa, pero para 2013 esperamos aumentar considerablemente el volumen que exportamos a Europa en comparación con años anteriores”, explica.

Ríos cree que el reciente acuerdo UE-Latinoamérica, en última instancia, podría ayudar a los productores mexicanos a entrar en el mercado europeo de la banana, haciendo su producto “más atractivo y más competitivo”.

Sin embargo Francisco Hueso, del Consejo Nacional de Productores de Banana de México, indicó que hay una serie de desafíos que el sector de la banana en México debe superar antes de poder considerar convertirse en un rival de las fuentes más conocidas de banana de América Latina.

Comentó que la sobreoferta en mercados claves como EE.UU y Europa ha significado que la venta de bananasprocedentes de México en los últimos 12 meses no haya sido fácil, al tiempo que el poder adquisitivo de los consumidores se ha visto afectado por los efectos de la recesión mundial.

“Este año ha sido difícil porque no somos inmunes a los efectos del mercado global. Todos los países productores de banana de América del Sur tienen a EE.UU y Europa como sus principales mercados y esos mercados han estado difíciles”, dice.

Los estados de Chiapas y Tabasco siguen dominando la producción en el país, con el primero produciendo alrededor de 250.000 toneladas de bananas al año sobre un estimado de 7.000 hectáreas, un porcentaje de los cuales se exporta, principalmente por Chiquita, a EE.UU.

La producción de Tabasco, el segundo mayor estado productor, también tiene como destino principalmente EE.UU, pero durante las últimas temporadas ha despachado envíos de prueba a Europa. El estado también ha comenzado a exportar una pequeña proporción de su cosecha anual a Rusia, mientras Hueso revela que la posibilidad de iniciar las exportaciones a China están bajo investigación.

En total, actualmente hay un estimado 75, 000 hectáreas cultivados con la fruta en México, no sólo en Chiapas y Tabasco, sino también en Veracruz, Colima, Michoacán, Jalisco, Nayarit, Puebla y Guerrero, en donde 50,000 hectáreas son de la variedad Cavendish.

Hace siete años sólo el 5% de la producción nacional se exportaba, pero Hueso nos señala que las ventas en el extranjero han crecido paulatinamente.

Explica que hasta ahora la tarifa sobre labanana ha hecho “prácticamente imposible” las exportaciones a Europa, a pesar de varios esfuerzos por parte del gobierno mexicano por lograr una reducción modesta.

Hueso considera que la conclusión de las negociaciones para reducir los aranceles se traduce en “más posibilidades de exportación para la banana mexicana”.

Sin embargo, para aprovechar realmente el acuerdo, argumenta que debe haber una mayor regulación y consolidación dentro del sector. Hueso estima que el 70% del área total de la producción en la zona del Pacífico central de México – aproximadamente 12,000 hectáreas – se divide entre pequeños productores, lo que significa que los niveles de calidad en las plantaciones varían enormemente.

Por el contrario en Chiapas y Tabasco, la presencia de grandes plantaciones generalmente significa más control de calidad.

Hueso también argumenta que el gobierno mexicano debe actuar como un árbitro independiente de las exportaciones de banana del país para tener un mayor control sobre qué fruta se envía a los clientes en el extranjero.

“El problema es que no todo el sector tiene la capacidad de hacer las cosas bien, así que si bananas de mala calidad llegan a los consumidores en Europa, afecta a la imagen de México como exportador”, dice. “Tenemos la calidad de la tierra y un clima lo suficientemente bueno como para poder producir bananas que son tan buenas como las de Ecuador, Costa Rica o Colombia. El problema es que somos muchos sin la suficiente regulación”.

Palabras clave: México, banana, producción, exportación, Europa, comercio
Publicado por: PortalFrutícola