AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Tecnología australiana convierte residuos de banana en electricidad
Fecha de publicación:04/01/2013
País: Mundial

En el estado australiano de Queensland, un grupo de agricultores frutícolas está en búsqueda del financiamiento necesario para avanzar en el desarrollo de una tecnología bio-digester que convierte los residuos de la bananaen electricidad o combustible. Growcom ya ha desarrollado un prototipo de trabajo que tiene como objetivo llegar al siguiente nivel. Alex Livingstone, CEO de Growcom comentó a portalfruticola.com que si el producto es ampliamente comercializado, éste podría reducir los costos de los productores australianos y, potencialmente, beneficiar a los países productores de banana subdesarrollados. Alrededor del 20% de la cosecha de banana en Australia se desperdicia cada año, ya sea a través de la recolección o en el transporte de la fruta a los galpones de empaque, que suman alrededor de 60.000 toneladas métricas (TM).

A la vista de este recurso sin explotar y con el desafío de los crecientes costos de los combustibles y energía, en 2005 el Consejo Australiano de Productores de Banano (ABGC por su sigla en inglés) – en colaboración con Ergon Energy – investigó si las bananas podían ser utilizadas como materia prima para generar energía a través de un proceso llamado digestión anaeróbica.

El proceso consiste en tomar bananas dañadas o sus tallos y romper los hidratos de carbono en ausencia de aire, produciendo una mezcla de metano y dióxido de carbono. Con la ayuda de fondos del Queensland Sustainable Energy Innovation Fund (QSEIF), pruebas en la Universidad de Queensland mostraron que las bananas eran muy adecuadas, con un rendimiento de unos 240 litros por kilogramo de banana seca.

El biogás resultante resultó ser un sustituto adecuado para el combustible diesel en motores de combustión, con 40% de metano y pequeñas cantidades de sulfuro de hidrógeno y otros contaminantes. Growcom fue objeto de la siguiente tarea, que consistía en aplicar estos resultados en la granja de una manera práctica. “Esto significa la construcción del digestor con materiales bastante fáciles de obtener, y cuando esté funcionando, no es necesario tener una tribu de hombres de bata blanca para que siga funcionando”, dice Livingstone.

“Tiene que ser capaz de seguir funcionando en un entorno agrícola, por lo que se construyó un digestor. Colocamos materia prima en él, lo hicimos producir metano, y el metano es utilizado para alimentar un generador bastante considerable y también para alimentar algunos vehículos. Ha quedado demostrado que funciona”.

El producto era un digestor anaeróbico de 460.000 litros con la capacidad para procesar 2.500 toneladas debanana por año, produciendo 85.000 metros cúbicos de metano. Growcom estima que con este nivel de producción de biogás, se podría generar continuamente 35kW de poder o satisfacer las necesidades de combustible de 100 vehículos convertidos a gas.

Growcom ha contribuido con US$ 79.661 para el proyecto, mientras que QSEIF aportó US$195.034. Sin embargo, lo más de tres años de investigación terminaron costando mucho más de lo previsto y Livingstone dice que Growcom ha contribuido con la mitad de los costos totales. Como consecuencia de algunos eventos meteorológicos – como ciclones – el proyecto quedó en suspenso por varios años.

Mirando hacia el futuro

Growcom ya está listo para continuar el proyecto donde lo dejó, pero Livingstone dice que la próxima etapa tendrá un costo de “cientos de miles de dólares”. “Una de las cosas que se identifica en la construcción de un prototipo es todo lo que hay que hacer mejor. Hemos diseñado un nuevo sistema de alimentación incluido algunas bombas diferentes y piezas, por lo que todos tienen que ser adaptados a la unidad”.

“Eso no quiere decir que estamos empezando de nuevo, sólo que hemos diseñado un nuevo sistema de alimentación”. “Si obtenemos la inversión mañana y encontramos un director correcto para el proyecto correcto, probablemente podríamos tenerlo en funcionamiento en pocos meses, porque ya está funcionando. Ahora es sólo cuestión de hacer algunos cambios.”

Dice que una vez que el modelo de trabajo final se haya completado, el proceso de comercialización necesitaría más experiencia en ingeniería para ajustar la tecnología. “En esencia, en el momento en el que usamos es una cámara grande en la tierra. Eso tiene algunos bonos, ya que es grande, negro y absorbe el calor, que es lo que quieres, y que no se pegue al subir de la tierra, de modo que cuando hayan ciclones no destruyan la instalación. 

Livingstone añade que también hay potencial de construir un producto que pueda ser empacado en recipientes. “Usted podría llevarlo a lugares como Papua Nueva Guinea, donde hay mucho calor, una gran cantidad de materia prima y no  mucha electricidad. Podrías iniciar el suministro de energía en los países en vías de desarrollo a nivel de aldea por aldea.”

Él dice que los beneficios son altos para el desarrollo de las naciones, ya que la tecnología también reduce los gases de efecto invernadero. “Normalmente, la materia prima se lanza de nuevo en el campo y se deja pudrir, así que esto reduciría los gases de efecto invernadero, ahorraría energía”. “También se puede usar el agua del digestor para la fertilizar, obteniendo los nutrientes de vuelta en el suelo, pero de una manera muy controlada, por lo que hay un montón de cosas positivas”.

Palabras clave: Investigación, desarrollo, tecnología, electricidad, energía, bananas, residuos
Publicado por: PortalFrutícola