AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Desafíos y oportunidades de la ganadería en Uruguay
Fecha de publicación:08/02/2013
País: Uruguay

 

Se sabía que sucedería, pero no por eso dejó de ser un dato impactante. El stock vacuno de Estados Unidos sigue bajando imparable, y alcanza para algunas categorías mínimos de población en varias décadas. La sequía del año pasado que disparó los precios del maíz venía precedida de otra en Texas en 2011 que golpeó al corazón criador de la mayor ganadería del mundo.

Pero la pérdida de población vacuna es un proceso que viene de mucho antes. Y que simplemente se ha agudizado hasta alcanzar a fin de 2012 la menor cantidad de vacunos en 60 años. La población de vacunos cayó 2% de 90,8 a 89,3 millones. Un millón y medio menos de vacunos. Y como suele suceder en la ganadería, la recuperación no va a darse en el corto plazo.

Porque, como suele suceder cuando hay sequía, el golpe más fuerte lo lleva la cría. El descenso en la cantidad de terneros superó las expectativas. Eso puede observarse en la población de terneros, que se ubicó en 34,28 millones de cabezas. Un millón menos que al empezar el 2012. En julio se había estimado que habrían 34,5 millones por parte del USDA y los privados esperaban 34,6 millones.

La baja en la producción de terneros, persistentemente mayor a lo estimado, podría parecer estructural. Da muestras del impacto que han tenido las sequías y de la caída de expectativas que se dio del 2003 en adelante. El descenso en la población de terneros lleva a que inevitablemente la oferta de carne vaya a ser reducida hasta mediados de 2015. La baja en la oferta ya está ocurriendo. La población de ganado en feedlots es 5% menor a la de un año atrás, la producción de carne de 2013 será casi 4% menor a la de 2012.

¿Empieza a revertirse el ciclo?

Pero hay otros datos que dan la pauta de que en el mediano plazo vendrá un período de reconstrucción del rodeo estadounidense. Hay una única categoría que crece en el rodeo de Estados Unidos y es la que está iniciando la reconstrucción de la oferta. Las vaquillonas de razas carniceras que son retenidas para integrarse a los rodeos aumentaron. Y lo hicieron por segundo año consecutivo. En el año pasado aumentó la población en 100 mil. No es una gran cifra para lo que significa el conjunto de la ganadería estadounidense. Pero es significativo de la actitud de los ganaderos estadounidenses, que con lógica están tomando el dato de los precios récord de los terneros y están apostando a la reconstrucción de los rodeos.

El precio de los terneros en Estados Unidos está en el entorno de US$ 3,55 por kilo en pie. Aproximadamente un dólar por kilo más que en Uruguay, es el precio más alto de la historia y generará una respuesta productiva. Si además se agrega que  la próxima cosecha de maíz, que promete ser récord, puede llevar a que baje el costo de alimentación, entonces el rebote de la ganadería estadounidense puede afianzarse.

Y es un rebote importante, porque la productividad de la ganadería estadounidense por cabeza ha mantenido un ritmo muy fuerte de aumento, básicamente por el uso de promotores de crecimiento. De modo que tanto en la ganadería de carne como en la lechera, un aumento en la población genera un incremento más que proporcional en la producción.

El stock uruguayo confirmó la expansión
En el caso de Uruguay, Dicose publicó los datos definitivos de población vacuna en 2012, que corrigieron fuertemente al alza las estimaciones primarias. En la estimación primaria la población vacuna crecía en 127 mil animales, de 11,1 a 11,27 millones. Las cifras definitivas ubican la población de vacunos en Uruguay en otras 150 mil cabezas.

Los vacunos pasaron de 11,1 a 11,41 millones de animales, es decir que a mediados del año pasado la población de vacunos creció en 300 mil animales, o sea más del doble de lo que fue estimado inicialmente. También corrigió al alza el dato de población ovina, pero en este caso, levemente.

La población lanar a mediados del año pasado totalizó 8,23 millones de animales, 28 mil más de los contabilizados en forma primaria. De la diferencia entre los datos primarios y finales surgen varios datos confirmatorios del potencial salto ante el que está la ganadería.

Hay 50 mil vacas entoradas más de lo que se suponía, y 170 mil más que en 2011. Hay otras 50 mil vaquillonas más que lo contabilizado primariamente. La mayoría vaquillonas de uno a dos años que no habían sido entoradas, pero que seguramente entraron este verano a formar parte de los rodeos de cría.

La cantidad de terneros fue corregida también al alza en 30 mil. De modo que la diferencia con los terneros respecto a 2011 se estira a 55 mil. Tras el golpe de la sequía de 2009 que llevó los terneros a 2,3 millones en 2011 se pasó a 2,63 y en 2012 a 2,69 millones. La contabilización de 2013 marcará 2,75 millones.

En 2014, como consecuencia del muy favorable entore en curso, se aproximará por primera vez a los tres millones. Empezará allí un gran desafío para colocar carne en la segunda mitad de esta década. Porque si los ganaderos de Estados Unidos finalmente recomponen su rodeo y siguen aumentando la productividad, la competencia de mediano plazo será intensa.

El secreto de Estados Unidos

Estados Unidos producía 15% más terneros en 1995 de los que produjo en 2012. Pero la producción de carne en 2012 fue casi 15% mayor que la de mediados de la década de los años 90. El secreto de Estados Unidos ha sido aumentar el peso de los animales a la faena y al mismo tiempo seguir bajando la edad a la faena. Cada animal gana en promedio mucho más peso por día.

Ciertamente eso es una combinación de genética, manejo, alimentación y sustancias agregadas, llamadas “promotores del crecimiento”. En un principio lo que se usó fueron hormonas, como la somatotropina, que está presente naturalmente en el organismo.

Sin embargo el uso de hormonas generó restricciones comerciales, la más notoria la del mercado europeo. Un segundo grupo de sustancias usadas para aumentar la ganancia de peso son los llamados “beta agonistas”, que operan a nivel celular y no son hormonas.

Rusia anunció una prohibición a la carne producida usando este tipo de productos que ha jaqueado el comercio desde Estados Unidos y otros países. Estados Unidos seguirá aumentando su productividad seguramente, pero las batallas referidas a las reglamentaciones comerciales prometen ir para largo. Uruguay en esa materia va más lento, pero más seguro.

 

Palabras clave: Uruguay, ganadería, exportación, comercio, producción, crisis, EEUU
Author: Blasina y Asociados
Publicado por: El Observador (Uruguay)