AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Momento decisivo para la agricultura mundial
Fecha de publicación:09/08/2013
País: Mundial
Fuente: El Observador

En estos días está comenzando en EEUU un momento clave para la agricultura mundial. Los cultivos de maíz están en floración y necesitan de humedad para que los óvulos sean fecundados por el polen y así formar los granos de maíz. Luego vendrá la polinización de la soja, bastante más sencilla. Por cómo ha sido el desarrollo de los cultivos hasta el momento, casi puede darse como un hecho: EEUU tendrá una cosecha récord de maíz y soja y la agricultura de los próximos años no volverá a ser la de estos últimos 10 años.

Las reservas mundiales de granos van ahora en ascenso y el etanol ya no es protagonista. Sin embargo el mercado todavía tiene dudas y apenas aparece un pronóstico que signifique una amenaza para la polinización del maíz estadounidense, los precios tienen un repunte, que no debería dejarse pasar a la hora de tomar posiciones en maíz o soja.

Es posible que en estos días la incertidumbre climática de la oportunidad de asegurar precios de soja por encima de US$ 450 por tonelada. Es una oportunidad que habría que pensar dos veces antes de dejarla pasar, porque el mercado con condiciones normales debería ajustar a la baja.

Los cultivos de maíz están en un momento decisivo. La polinización está empezando y la humedad no falta. Pero es una polinización que empieza inusualmente tarde. Un año atrás la misma ya estaba en curso, en pésimas condiciones. La sequía y las altísimas temperaturas aseguraban ya un mal resultado de la zafra. En este momento hay un 16% de los cultivos en condiciones de empezar la polinización, en el estado llamado silking, es decir cuando la flor femenina “las barbas del choclo” empiezan a emerger y quedan receptivas al polen. Normalmente ya debería estar dos tercios del cultivo en esa situación, pero la muy tardía siembra es lo que mantiene una situación de riesgo. Las próximas tres semanas serán decisivas. El estado de los cultivos es en general bueno. Según el informe de esta semana del Departamento de Agricultura respecto a la calidad de los mismos, dos tercios están en estado bueno o muy bueno.

También dos tercios de la soja está en estado bueno o muy bueno. De modo que tiene que ocurrir un problema grave en los próximos días para que los precios se sostengan. Un año atrás eran récord y la soja en Uruguay se llegaba a pagar cerca de US$ 600. Pero la situación es diferente. En los últimos 12 meses en EEUU los precios del maíz han caído 31%, los de trigo 24% y los de soja 11%, mereciendo destaque la firmeza que ha sostenido la oleaginosa, como siempre gracias a las compras de China.

El dato clave será el del maíz, donde el stock mundial quedaría por encima de 150 millones de toneladas por primera vez desde 2001/02. Eso daría una holgura que no ha estado en el mercado en los últimos años.
Pero todavía falta para que se concrete y los pronósticos iniciales ya han tenido recortes. En mayo el USDA esperaba reservas mundiales de 154,6 millones de toneladas. Luego ha ido recortando mes a mes las proyecciones hasta 151,8 millones en junio y 151 millones en julio. Es posible que haya algún recorte adicional, pero en cualquier caso, el nivel de reservas será nítidamente mayor a las 123 millones de toneladas que hay actualmente disponibles y que mantienen un nivel de precios todavía alto.

En soja el stock mundial crecerá tan fuerte como en el maíz, lo que lleva las reservas a un nuevo récord. En 2011/12 con la sequía golpeando en el Mercosur las reservas cayeron a 55 millones de toneladas. Actualmente hay una cierta recuperación por la gran cosecha de nuestra región, por lo que las reservas se ubican en 61 millones de toneladas, pero esa inercia de recuperación se acelerará a 74 millones de toneladas el año que viene, lo que dará más comodidad a los compradores. Es lógico razonar que los US$ 500 que acompañaron a la soja por estos dos años se retiran y dan lugar a un precio que se ubicará en torno a los US$ 450.

En cambio el trigo, uno de los cultivos que a priori genera menos pasiones entre los agricultores locales, ha tenido correcciones importantes en sus previsiones y no recuperará reservas a nivel mundial. Las correcciones a la baja en la producción de la ex Unión Soviética, y la mediocre producción estadounidense se mantendrán como factores para llevar las reservas al nivel más bajo desde 2008.

De modo que la zafra agrícola 2013/14 debe presentar resultados más parejos entre cultivos de invierno y verano. Si los rendimientos son normales, los de invierno tendrán un mejor resultado que el año anterior, mientras que los de verano reducirán sus márgenes.

En tanto, ajeno a los vaivenes de los demás granos, el arroz sigue su camino gradual de aumento de stocks que mantiene a raya a los precios internacionales.

Es decir que en suma, si las próximas dos semanas son normales, EEUU concretará una gran cosecha de maíz. El pronóstico de la semana pasada del Departamento de Agricultura lleva las reservas del principal productor, consumidor y exportador mundial de 18 a 49 millones de toneladas. Si eso se concreta toda la agricultura uruguaya tendrá que adaptarse a una nueva lógica de precios más bajos que los dos años anteriores.

Ante esa perspectiva, paradojalmente, la apuesta volverá a ser fuerte a la soja. Es el cultivo de menor costo y menor riesgo climático.

Los precios pueden irse formando por anticipado. Y por ahora viene resistiendo bastante bien las presiones bajistas que desde comienzos del año están instaladas en el mercado.

Pero con los planes de uso y manejo de suelo en vigencia, la apuesta a la soja en la próxima primavera será confirmatoria de una apuesta a la diversificación y un mayor uso de gramíneas en la primavera siguiente. De modo que en 2014 la expansión de maíz, sorgo y pasturas será importante. Y encontrará a una población importante de vacunos a los que será necesario proveer de granos.

La baja en el precio de los granos puede significar un nuevo salto en la producción de carne y lácteos. Es decir pasturas y granos con valor agregado.

Otros factores presionarán a los precios

En EEUU empiezan a aparecer de la mano de la reactivación económica los primeros síntomas de inflación. Subió el precio de los combustibles por ejemplo, pese a que la producción es muy abundante. En otras palabras, más tarde o más temprano vendrá un ajuste monetario. Se terminará la inyección de dinero y la disponibilidad a tasas casi cero. Y eso será un factor de reducción de precios de las materias primas por dos vías. Por un lado un dólar más alto significa que a igualdad de los demás factores el precio debe bajar ya que cada unidad del precio se ha valorizado. Por otro, apostar a las materias primas pasa a tener más competencias desde esas tasas de interés favorables.

Por lo tanto, con un stock mayor de granos, tasas de interés en ascenso y un dólar más fuerte, la tendencia bajista en el precio de los granos puede instalarse por un buen tiempo. Aunque los precios no volverán a los niveles del siglo XX y las proteínas están bastante resguardadas en el corto plazo de esta tendencia, la necesidad de cuidar costos en el agro uruguayo será más pertinente que en años anteriores. Y todo empieza en las próximas dos semanas con la polinización del maíz estadounidense.

El cultivo de trigo en el Norte ya está en plena cosecha. En setiembre seguirá el maíz y en octubre la soja. Si ese proceso no tiene contratiempos, empieza una etapa nueva y más desafiante.

Palabras clave: Internacional, EEUU, agricultura, Maiz,producción, exportación, precios alimentos , economía, comercio, mercados
Author: Redacción
Publicado por: elobservador.com.uy