AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

El caso de "vaca loca" en EEUU genera diversas reacciones en los mercados
Fecha de publicación:01/05/2012
País: Mundial
Fuente: El Observador (Uruguay)

El reciente caso de vaca loca en Estados Unidos (donde hacía seis años la enfermedad estaba ausente) mantiene a todo el mundo expectante. Por un lado, algunos mercados clave (Japón, Canadá y México, por ejemplo) han manifestado que no modificarán sus compras y seguirán importando carne vacuna estadounidense. Otros, en cambio, han puesto límites, como Colombia e Indonesia y algunos dudan sobre qué hacer, como Corea del Sur. En el caso de Uruguay, como informó El Observador Agropecuario en su última edición, los industriales piensan que la reaparición de la enfermedad es inconveniente.

El caso Colombia

El gobierno colombiano mantendrá la restricción a la entrada de ganado bovino de Estados Unidos, ante la aparición de un brote de la enfermedad de la vaca loca en California, sin importar la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) binacional. "Continuarán suspendidas hasta nueva orden, independientemente de la entrada en vigencia del TLC el próximo 15 de mayo, las importaciones de bovinos vivos procedentes de Estados Unidos al territorio colombiano", dijo un comunicado conjunto de los Ministerios de Agricultura y Salud, divulgado por el portal ansalatina.com.

La medida también implica la prohibición para las "importaciones de todo tipo de corte de carnes que contengan partes de la medula espinal". Desde 2002, Colombia suspendió el ingreso de bovinos en pie de países donde se detectó animales con Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), también llamada enfermedad de la vaca loca, incluido Estados Unidos. El gobierno colombiano anunció que ante este rebrote de la enfermedad activó el Sistema de Alerta en puertos, aeropuertos y pasos fronterizos, tal como lo establecen los protocolos internacionales.

Investigación y calma

Por otra parte, en el portal nacion.cl se expuso que las autoridades sanitarias estadounidenses calificaron de “atípico” el nuevo caso de enfermedad de la vaca loca, en tanto se mostraron confiadas en evitar la propagación de la enfermedad originada en la alimentación animal. “La FDA (Food and Drug Administration) confía en la eficacia de los sistemas de control de la alimentación animal para evitar la propagación” de la encefalopatía espongiforme bovina. Tanto las autoridades sanitarias como el ministerio de Agricultura insisten que no existe una amenaza para los consumidores.

“La FDA trabajará con el USDA (Departamento de Agricultura) para llevar adelante una completa investigación epidemiológica”, anunció un comunicado. Ya se han enviado muestras a los laboratorios, por otra parte. Las autoridades insistieron además en que la EEB no se transmite a la leche.

Casos anteriores de este mal (atribuido a la alimentación con restos de ganado) en Estados Unidos, Canadá, Israel, Europa y Japón causaron masivos problemas en el comercio de alimentos por miles de millones de dólares y resultaron en el sacrificio de lotes enteros de ganado. EEUU exportó carne de res en 2011 por US$ 5.400 millones

Lo cierto es que, según consigna el portal mexicano univisión.com, las exportaciones son un gran negocio para la industria ganadera estadounidense, que el año pasado vendió a varios países, entre los que destacan sus vecinos Canadá y México, un récord de US$ 5.400 millones en carne de res. Fue la primera vez que las ventas anuales superaron a las de 2003 cuando las exportaciones a Asia se colapsaron por el temor al primer caso registrado en Estados Unidos de encefalopatía espongiforme bovina.

Antes de que se anunciara el hallazgo de una vaca enferma en California, el Departamento de Agricultura previó que las importaciones bajarían significativamente este año a medida que los ganaderos limitaban la producción debido a la sequía y altos costos de alimentación.

Respaldos a su proveedor

El año pasado, 14% de la carne producida en Estados Unidos fue enviada al extranjero. Medido por ventas y por volumen, las exportaciones subieron más de 20%, según la Federación Estadounidense de Exportación de Carne. En cuatro países, Canadá, México, Japón y Corea del Sur, se vendió 65% de las exportaciones de carne roja el año pasado. Por países, Canadá importó 191.047 toneladas de carne estadounidense en 2011, 25% más que en 2010, y anunció que no limitará sus compras por el caso de vaca loca detectado en Estados Unidos. México importó el año pasado 256.938 toneladas, un aumento de 4% respecto de 2010. El país es uno de los que compra más variedad de carnes, sobre todo partes que los estadounidenses desdeñan como lenguas, hígados y otros órganos. El gobierno mexicano dijo que continuará con las importaciones.

El gobierno estadounidense insistió en que la carne vacuna producida en su territorio no encierra riesgos sanitarios, después de la decisión de Indonesia de prohibir las importaciones del producto a causa del primer caso del mal de la vaca loca detectado en seis años.

Indonesia cortó las compras

Más allá de las actitudes de Canadá y México, Indonesia, un mercado relativamente pequeño para la carne estadounidense, suspendió la importación de carne vacuna debido al ESB. "Hemos decidido detener la importación de carne con hueso, vísceras y carne deshuesada de Estados Unidos pero las importación de carne sin hueso continuará", anunció el viceministro de Agricultura, Rusman Heriawan, a AFP. "La suspensión empieza hoy y no sabemos cuánto tiempo será efectiva", dijo, añadiendo que los barcos que están en camino no se verán afectados.

Por su parte, el gobierno de Japón ha asegurado que no tomarán medidas para impedir la entrada de carne estadounidense. En Corea del Sur, en cambio, podrían adoptar alguna medida de cautela. Casos anteriores de este mal -atribuido a la alimentación con restos de ganado- en Estados Unidos, Canadá, Israel, Europa y Japón, causaron masivos problemas en el comercio de alimentos, por miles de millones de dólares, y resultaron en el sacrificio de lotes enteros de ganado.

Palabras clave: EEUU, vaca loca, encefalopatía espongiforme bovina
Author: Juan Samuelle